Dos al­mas II

El Mundo - - OPINIÓN - POR MA­NUEL HI­DAL­GO

LOS PO­LÍ­TI­COS, se­gún el CIS, son aho­ra el se­gun­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les. No es de ex­tra­ñar. Ade­más, el nú­me­ro dos les vie­ne al pe­lo.

Les vie­ne al pe­lo por­que los cua­tro prin­ci­pa­les lí­de­res pa­re­cen te­ner dos al­mas. Ya es­cri­bí otra vez so­bre es­to. Si la go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña se ha com­pli­ca­do con la con­cu­rren­cia de cua­tro par­ti­dos –y aho­ra aso­ma un quin­to–, se re­que­te­com­pli­ca al cons­ta­tar la bi­po­la­ri­dad ma­ni­fies­ta de sus cua­tro lí­de­res, un fac­tor mul­ti­pli­ca­ti­vo que da co­mo re­sul­ta­do ocho in­cli­na­cio­nes. De preo­cu­par, des­de lue­go.

En tér­mi­nos psi­quiá­tri­cos, es­ta­mos an­te lo que se lla­ma un tras­torno di­so­cia­ti­vo de la iden­ti­dad. Re­su­mi­ré con inevi­ta­ble sim­pli­fi­ca­ción.

Pe­dro Sán­chez unas ve­ces se com­por­ta

co­mo un so­cial­de­mó­cra­ta cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y otras co­mo un iz­quier­dis­ta ca­paz de ser la al­ter­na­ti­va ra­di­cal a sí mis­mo. Pa­blo Ca­sa­do tan pron­to se es­pon­ja con con­ser­va­do­ra mo­de­ra­ción eu­ro­peís­ta co­mo se frun­ce con eléc­tri­co de­re­chis­mo post­fra­guis­ta. Pa­blo Igle­sias tie­ne ra­tos de ur­ba­ni­za­da do­mes­ti­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal y ho­ras de aler­ta ce­ni­za co­mo ja­co­bino de ba­rri­ca­da. Y lo de Al­bert Ri­ve­ra es, bien mi­ra­do, ca­si más com­ple­jo: unos días posturea y se pos­tu­la co­mo dis­tin­to a

to­dos y otros días se en­re­da en la com­pla­cen­cia de ser la­za­ri­llo y som­bra de és­tos y aqué­llos. ¡Có­mo no van a preo­cu­par! No hay ma­ne­ra de pi­llar­les ni el ro­llo ni el pun­to.

Aho­ra que los es­pa­ño­les va­mos a es­tar de vacaciones vir­tua­les en­tre el 21 de di­ciem­bre y el 7 de enero, lo ideal se­ría que es­tos cua­tro lí­de­res se re­ti­ra­ran, por se­pa­ra­do, a me­di­tar a un bal­nea­rio ve­gano o se re­clu­ye­ran en una ca­sa de re­po­so. A ver si, de ca­ra al año nue­vo, lo­gran sa­ber –con ayu­da de psi­co­fár­ma­cos, si fue­ra me­nes­ter– qué son,

quié­nes son y qué dia­blos quie­ren y ofre­cen.

Pe­ro no, ni ellos van a te­ner esa opor­tu­ni­dad ni no­so­tros esa suer­te. Con sus dos al­mas por bar­ba y con sus ocho per­so­na­li­da­des en to­tal de­be­rán ocu­par­se del pas­tel envenenado de An­da­lu­cía, don­de San­tia­go Abas­cal –fir­me el ade­mán– ya con­tri­bu­ye a que to­da­vía se acla­ren me­nos. Lo ló­gi­co es que ha­ya que re­pe­tir las elec­cio­nes. Y quién sa­be si, de se­guir oyen­do vo­ces, dos ve­ces. Lo que di­ga la ni­ña de ‘El exor­cis­ta’ que ca­da uno lle­va den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.