«A Sán­chez no le pa­re­ce in­digno dar fuer­za a quie­nes quie­ren des­truir el Es­ta­do»

El dra­ma­tur­go de­nun­cia la me­tás­ta­sis cau­sa­da por los se­pa­ra­tis­tas: «A ellos no les une la ilu­sión por Ca­ta­lu­ña, sino el odio a Es­pa­ña»

El Mundo - - PORTADA - POR RAÚL CON­DE

Mor­daz, co­rro­si­vo, in­dó­mi­to. Y sin res­qui­cio al­guno pa­ra la equi­dis­tan­cia. Al­bert Boadella (Bar­ce­lo­na, 1943) qui­ta hie­rro a las coac­cio­nes su­fri­das en su ca­sa de Ge­ro­na, pe­ro sí re­cal­ca la me­tás­ta­sis del rup­tu­ris­mo en un te­rri­to­rio que él aban­do­nó mu­cho an­tes del ‘pro­cés’, cuan­do el «ejér­ci­to pu­jo­lis­ta» com­ple­tó sus hos­ti­li­da­des. Pu­bli­ca una nue­va edi­ción de ‘Adiós, Ca­ta­lu­ña’, un agu­do y vi­trió­li­co re­tra­to del na­cio­na­lis­mo.

Pre­gun­ta.– Se­ñor pre­si­den­te de Ta­bar­nia, ¿en qué que­dó el re­fe­rén­dum uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia que anun­ció pa­ra el 12 de oc­tu­bre?

Res­pues­ta.– Ah, pues sí se hi­zo. Tu­vi­mos unos nue­ve se­gun­dos más de in­de­pen­den­cia que Ca­ta­lu­ña.

P.– ¿El hu­mor es un an­tí­do­to im­pres­cin­di­ble pa­ra en­fren­tar­se al na­cio­na­lis­mo?

R.– El hu­mor sir­ve has­ta pa­ra en­fren­tar­se a la muer­te. El es­pec­tácu­lo que dan los in­de­pen­den­tis­tas es tal que es di­fí­cil que por sí so­lo no se pue­da cons­truir una sá­ti­ra for­mi­da­ble. Lo te­rri­ble es que no se dan cuen­ta. Si fue­ran cí­ni­cos yo se­ría más op­ti­mis­ta. El pro­ble­ma es que es­tán enaje­na­dos. Es­to es muy gra­ve. Te­ne­mos a dos mi­llo­nes y pi­co de per­so­nas, so­bre to­do, lo­ca­li­za­dos en la Ca­ta­lu­ña agro­pe­cua­ria, uni­das en el odio a Es­pa­ña. No es­tán uni­das en la ilu­sión de una Ca­ta­lu­ña utó­pi­ca o de un pa­raí­so fis­cal, co­sa que ya se in­ten­tó. To­do eso les im­por­ta un co­mino. Les da igual si se que­dan fue­ra o no de la UE. Es­tán uni­dos pa­ra ga­nar la gue­rra a es­ta Es­pa­ña ma­lig­na e in­to­le­ran­te.

P.– Sos­tie­ne que Ca­ta­lu­ña si­gue en un pro­ce­so au­to­des­truc­ti­vo. ¿Cuán­do co­men­zó?

R.– Jor­di Pu­jol tie­ne cla­ro lo que quie­re, co­sa que Ma­drid, por así de­cir­lo, no de­tec­ta. Él quie­re lle­gar don­de se ha lle­ga­do aho­ra. Es­te pro­ce­so se des­ba­ra­ta con Ar­tur Mas, pe­ro an­tes hay un he­cho cru­cial, que es la au­to­des­truc­ción de la opo­si­ción, cuan­do el PSC se pa­sa al na­cio­na­lis­mo, a par­tir de Ma­ra­gall. Aquí en­tra­mos en una si­tua­ción en la cual no hay opo­si­ción y se con­so­li­da una es­pe­cie de ré­gi­men en el que lo im­por­tan­te no es la po­lí­ti­ca, sino la con­se­cu­ción de una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te. Mas, que es un me­dio­cre, quie­re pa­sar a la his­to­ria co­mo el Moi­sés de Ca­ta­lu­ña.

P.– ¿Por qué ha­bla de la «trai­ción» del PSOE?

R.– La re­for­ma del Es­ta­tu­to de Za­pa­te­ro fue un punto de in­fle­xión. Hay que re­cor­dar que si los dis­tin­tos Go­bier­nos hu­bie­ran man­te­ni­do su es­truc­tu­ra le­gal in­to­ca­ble, no hu­bie­ra su­ce­di­do na­da.

P.– Sí por­que an­tes del Es­ta­tut, en el pac­to del Ma­jes­tic de 1996, Az­nar ce­dió has­ta el 30% del IRPF y el des­plie­gue to­tal de los Mos­sos.

R.– Sin du­da. Y una co­sa más gra­ve: la Ley de Po­lí­ti­ca Lin­güís­ti­ca, con la que la Ge­ne­ra­li­tat ha he­cho mu­chos dis­pa­ra­tes, fue ve­ta­da en el De­fen­sor del Pue­blo cuan­do el Gobierno iba a pre­sen­tar el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Eso lo ha­ce Az­nar.

P.– En Adiós, Ca­ta­lu­ña sos­tie­ne que «si se ne­go­cia con el enemi­go sig­ni­fi­ca que ha ven­ci­do».

R.– Ca­ta­lu­ña pre­sen­ta to­dos los in­gre­dien­tes de una sec­ta. Y una sec­ta só­lo per­mi­te la des­pro­gra­ma­ción, pe­ro no hay diá­lo­go po­si­ble. Es­tán en otro mun­do. En el ca­so de Sán­chez es una sim­ple ex­cu­sa pa­ra per­ma­ne­cer en el po­der. Sán­chez tie­ne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la psi­co­pa­tía: no dis­tin­gue en­tre el bien y el mal, y pue­de de­cir hoy una co­sa y ma­ña­na la con­tra­ria. Por tan­to, a él no le pa­re­ce in­digno ni in­mo­ral el que es­té dan­do fuer­za, áni­mo y san­gre a una gen­te que quie­re des­truir la es­truc­tu­ra del Es­ta­do.

P.– La reali­dad es que, des­de las elec­cio­nes de 2012 y al mar­gen de la co­rre­la­ción de fuer­zas en es­te blo­que, el se­ce­sio­nis­mo aglu­ti­na el 47% de los vo­tos en Ca­ta­lu­ña. Y To­rra fue ele­gi­do pre­si­dent por­que, tras con­cu­rrir a unas elec­cio­nes con­vo­ca­das al am­pa­ro del 155, su­mó ma­yo­ría par­la­men­ta­ria pa­ra for­mar Go­vern. Si no se ne­go­cia na­da y si no hay diá­lo­go po­si­ble, ¿en­ton­ces qué de­be ha­cer el Es­ta­do?

R.– Va­mos in­ver­tir la re­fle­xión. ¿Qué es lo que no de­be ha­cer? Pues lo que no pue­de con­ti­nuar es una educación que des­de par­vu­la­rio va­ya ha­cien­do nue­vos adep­tos a la sec­ta. Eso pa­ra em­pe­zar. Hay que con­se­guir que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos no ac­túen con­tra el pro­pio Es­ta­do. Exis­ten fór­mu­las le­ga­les pa­ra dic­ta­mi­nar que una au­to­no­mía no pue­de ser al­go que ac­túe con­tra el Es­ta­do. No sé si a tra­vés del 155 o el 250, pe­ro se­gu­ro que hay un re­cur­so le­gal. La des­pro­gra­ma­ción de la sec­ta de­be ha­cer­se des­de un la­do ac­ti­vo. Hay que lo­grar que, du­ran­te uno, dos o tres años, el ciu­da­dano na­cio­na­lis­ta vea que con es­te Es­ta­do in­to­le­ran­te y fascista, o co­mo quie­ran lla­mar­lo, con­ti­núa su vi­da na­tu­ral, sus hi­jos pue­den se­guir apren­dien­do el ca­ta­lán en las es­cue­las y con­ti­núa pu­dien­do ver TV3, pe­ro con una va­rian­te en sus con­te­ni­dos. Es­to quie­re de­cir in­ter­ve­nir di­rec­ta­men­te la educación y los me­dios. A es­tas al­tu­ras ya no hay fór­mu­las in­ter­me­dias. O es es­to o nos co­me­mos la in­de­pen­den­cia.

P.– En las úl­ti­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas, por pri­me­ra vez, Ciu­da­da­nos se im­pu­so al PSC en L’Hos­pi­ta­let y la corona me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na. ¿Eso sig­ni­fi­ca que el ca­ta­la­nis­mo es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te de­sin­te­gra­do?

R.– Hay un he­cho tras­cen­den­tal, que es la ma­ni­fes­ta­ción de So­cie­dad Ci­vil del 8 de oc­tu­bre. El ciu­da­dano que creía que es­ta­ba so­lo, de re­pen­te sa­le a la ca­lle y se en­cuen­tra con mu­cha gen­te lle­van­do la ban­de­ra de Es­pa­ña en Bar­ce­lo­na. Eso es un cam­bio esen­cial en Ca­ta­lu­ña. Ese ciu­da­dano, que es­ta­ba ami­la­na­do, se da cuen­ta que no es­tá so­lo y que hay mu­chos que pien­san co­mo él.

P.– En 2006 de­ci­dió ir­se de Ca­ta­lu­ña. En el li­bro di­ce que el «ejér­ci­to pu­jo­lis­ta uti­li­zó el me­jor ar­ma­men­to a su al­can­ce pa­ra neu­tra­li­zar­me o con­se­guir, si no la muer­te fí­si­ca, por lo me­nos la muer­te ci­vil».

R.– El de­to­nan­te fue la fun­da­ción de Ciu­da­da­nos. Co­mo yo era la per­so­na más co­no­ci­da del gru­po, me con­vier­to en el enemi­go a ba­tir. Fue la go­ta que col­mó el va­so. Me en­cuen­tro con un va­cío to­tal en el tea­tro. En­ton­ces acep­té la pro­pues­ta que me ha­bía he­cho dos años an­tes Es­pe­ran­za Agui­rre pa­ra di­ri­gir los Tea­tros del Ca­nal.

P.– ¿Qué en­con­tró en Ma­drid?

R.– Esa ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad de los des­arrai­ga­dos, que es una co­sa fan­tás­ti­ca. Na­die lu­cha por su iden­ti­dad. Uno, co­mo es un des­arrai­ga­do, a los 15 días ya es de Ma­drid. En es­te sen­ti­do, es una ciu­dad for­mi­da­ble.

P.– La iz­quier­da le acu­só de ser el «dra­ma­tur­go de cá­ma­ra» de Es­pe­ran­za Agui­rre. ¿Se arre­pien­te de ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca?

R.– No, en ab­so­lu­to. Hi­ce un tra­ba­jo de los me­jo­res de mi vi­da, con li­ber­tad ab­so­lu­ta. Agui­rre ja­más me di­jo na­da. Hi­ce lo que me pa­re­ció. Con­se­guí unos ín­di­ces de pú­bli­co es­pec­ta­cu­la­res. Du­ran­te ocho años, los Tea­tros fue­ron in­de­pen­dien­tes de la po­lí­ti­ca. Aho­ra vuel­ve a es­tar di­ri­gi­do por la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra.

P.– ¿Man­tie­ne víncu­los con Agui­rre?

R.– Sí, ha­blo con ella y nos te­le­fo­nea­mos. Es una mu­jer muy sin­gu­lar. Tie­ne una gran ca­li­dez per­so­nal y ten­go por ella una gran sim­pa­tía. Pue­do acep­tar que ha­ya co­me­ti­do los erro­res políticos que po­da­mos ima­gi­nar­nos. Se­gu­ra­men­te, es ex­ce­si­va­men­te con­fia­da. Tu­ve la im­pre­sión de que si hu­bie­ra que­ri­do es­ta­far­la lo hu­bie­ra he­cho con fa­ci­li­dad. Po­nía una con­fian­za ili­mi­ta­da en sus co­la­bo­ra­do­res. Es­to lo ha pa­ga­do ca­ro.

P.– Con mo­ti­vo de la re­pre­sen­ta­ción de La Tor­na (1977) su­frió un pro­ce­so mi­li­tar y fue en­car­ce­la­do. En su li­bro re­du­ce el mé­ri­to de la opo­si­ción an­ti­fra­quis­ta en la caí­da del ré­gi­men.

R.– Los de mi ge­ne­ra­ción éra­mos de­ma­sia­do fe­li­ces. Pa­ra aca­bar con aquel ré­gi­men ten­dría­mos que ha­ber te­ni­do unas con­di­cio­nes más opre­si­vas. Y es ver­dad que las te­nía­mos en al­gu­nos ni­ve­les, pe­ro la vi­da de los úl­ti­mos 10 años del fran­quis­mo era for­mi­da­ble: es­ta­bas con­tra el dic­ta­dor des­de las sie­te de la tar­de a las tres de la ma­dru­ga­da, en que caías me­dio trom­pa, co­rrías de­lan­te de unos po­li­cías con pro­ble­mas de obe­si­dad… De­cir que mi ge­ne­ra­ción no hi­zo na­da no se­ría jus­to, pe­ro no hi­ci­mos na­da pro­fun­do, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes que sí se la ju­ga­ron.

P.– ¿Por qué re­cha­zó en su mo­men­to di­ri­gir el cir­cui­to ca­ta­lán de TVE, tal co­mo le ofre­ció Pilar Mi­ró?

R.– Se­gu­ra­men­te por­que en­ton­ces es­ta­ba muy cen­tra­do en Els Jo­glars y re­cha­za­ba mu­chas co­sas, por ejem­plo, pe­lí­cu­las. De ahí el éxi­to hu­mano de la com­pa­ñía: mi de­di­ca­ción a Els Jo­glars era ín­te­gra. Aho­ra, hu­bie­ra si­do fan­tás­ti­co con­du­cir TVE en Ca­ta­lu­ña… [ríe]. So­bre to­do, pa­ra di­ri­gir los te­le­dia­rios.

P.– ¿Có­mo re­cuer­da a Jo­sep Pla?

R.– El Pla que yo co­no­cí era muy ma­yor, que co­mía po­co y se to­ma­ba mu­chos whis­kies. De­cía co­sas real­men­te pro­vo­ca­do­ras. Pla era un hom­bre muy to­ca­do por la Gue­rra Ci­vil. Se fue a Bur­gos por­que los de Es­que­rra fue­ron a bus­car­le a su ca­sa pa­ra fu­si­lar­le, pe­ro to­do lo que su­ce­dió en el otro la­do tam­po­co le gus­tó. El ca­so de Pla es el de Cam­bó, que es un per­so­na­je in­tere­san­tí­si­mo. Cam­bó re­pre­sen­ta el fra­ca­so del ca­ta­la­nis­mo. Él fue quien hi­zo el ca­ta­la­nis­mo de­fen­dien­do una con­vi­ven­cia fra­ter­nal con el con­jun­to de los es­pa­ño­les, pe­ro aca­ba pa­gan­do a Fran­co. Es­to quie­re de­cir que, en lo que se re­fie­re a los ras­gos di­fe­ren­cia­les de un te­rri­to­rio, cuan­do vas más allá del fol­klo­re y em­pie­za la ad­mi­nis­tra­ción po­lí­ti­ca, in­clu­so de es­te fol­klo­re, ya arran­ca un pro­ce­so cu­yo ele­men­to esen­cial es la di­fe­ren­cia. El ca­ta­la­nis­mo na­ce con la idea de que Es­pa­ña es más cu­tre, po­bre e in­to­le­ran­te, y que si Ca­ta­lu­ña no es más es por­que Es­pa­ña no le de­ja.

P.– ¿Es­tá di­cien­do que el ca­ta­la­nis­mo es la raíz de la xe­no­fo­bia del in­de­pen­den­tis­mo?

R.– Exac­ta­men­te. Con­te­ner una idea in­ter­me­dia de res­pe­to a los su­pues­tos va­lo­res di­fe­ren­cia­do­res y, al mis­mo, man­te­ner un diá­lo­go con el res­to del Es­ta­do, re­sul­ta im­po­si­ble. Es­to siem­pre aca­ba mal.

P.– Us­ted cla­vó el re­tra­to de Pu­jol en Ubú pre­si­dent

▶ Ac­tor, di­rec­tor, es­ce­nó­gra­fo y dra­ma­tur­go. Di­rec­tor du­ran­te 52 años de la com­pa­ñía Els Jo­glars. ▶ Au­tor de ‘Adiós, Ca­ta­lu­ña. Crónica de amor y de gue­rra’ (Es­pa­sa) ▶ En­tre sus mon­ta­jes des­ta­can ‘Los vir­tuo­sos de Fon­tai­ne­bleau’, ‘Ubú pre­si­dent’ y ‘Daaa­lí’.

mu­cho an­tes de la con­fe­sión fis­cal. ¿Có­mo in­tu­yó el fon­do del per­so­na­je?

R.– En 1981, seis me­ses des­pués de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, hi­ce Ope­ra­ción Ubú, que fue una co­pro­duc­ción en­tre Els Jo­glars y el Teatre Lliu­re. Cau­só cons­ter­na­ción por­que Els Jo­glars es­ta­ba des­ti­na­da a ser la com­pa­ñía na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña. Aque­llo fue el ini­cio de las hos­ti­li­da­des. Re­ci­bí mu­chos ata­ques del ejér­ci­to pu­jo­lis­ta.

P.– Cuan­do pre­si­día Ban­ca Ca­ta­la­na, Pu­jol le ne­gó un cré­di­to a Els Jo­glars.

R.– Sí. Ha­bía una le­tra pen­dien­te has­ta que un día los em­plea­dos me re­co­men­da­ron ir a ver al je­fe. Lle­gué allí y Pu­jol me di­jo: «ah sí, ya te co­noz­co. Ha­céis las co­sas muy bien, pe­ro cla­ro, lo que ha­céis vo­so­tros no es cul­tu­ra ca­ta­la­na...». En­ton­ces pi­dió a su se­cre­ta­ria el do­sier de Els Jo­glars. Cla­ro, me que­dé pa­ti­tie­so. ¿A qué te­nía Pu­jol un do­sier nues­tro si éra­mos me­dia do­ce­na de ti­ti­ri­te­ros sin más ca­pi­tal que las ma­yas ne­gras? Se pu­so a re­vi­sar lo que con­te­nía has­ta que, en un des­cui­do, cuan­do ya nos des­pe­día­mos, se le cae la car­pe­ta al sue­lo. ¡Y re­sul­ta que den­tro so­lo ha­bía un re­cor­te del pe­rió­di­co Te­le/eX­prés!

Me di cuen­ta que era un im­pos­tor pe­li­gro­sí­si­mo.

P.– ¿De­bió evi­tar el Gobierno el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O apli­can­do con an­te­rio­ri­dad el ar­tícu­lo 155?

R.– Sí. Ra­joy, al que pue­do acep­tar de­ter­mi­na­dos mé­ri­tos en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, es un fra­ca­so ab­so­lu­to en la cues­tión ca­ta­la­na. Se equi­vo­ca to­tal­men­te por­que es un hom­bre co­bar­de. Tie­ne una par­te de res­pon­sa­bi­li­dad cla­ra en la de­ri­va ca­ta­la­na por­que to­da­vía es­ta­ba a tiem­po de fre­nar­la. Un 155 bien apli­ca­do hu­bie­ra da­do bue­nos re­sul­ta­dos.

P.- ¿Se re­co­no­ce aho­ra en Ciu­da­da­nos, par­ti­do del que es co­fun­da­dor?

R.– No me re­co­noz­co al 100%, pe­ro sí es el par­ti­do del que es­toy más cer­ca. Es­te [Al­bert] Ri­ve­ra ac­tual es un hom­bre ma­du­ro que ha apren­di­do la po­lí­ti­ca. Es el que mues­tra más con­fian­za pa­ra lu­char con­tra el pro­ble­ma más gra­ve que te­ne­mos en Es­pa­ña.

P.– ¿Qué fue lo más di­fí­cil en su pues­ta en mar­cha? R.– Bueno, fue una co­sa di­ver­ti­dí­si­ma. El nú­cleo esen­cial en la fun­da­ción de Ciu­da­da­nos es Ar­ca­di Es­pa­da. Di­ji­mos que ha­bía que ha­cer al­go con­tra el PSC por­que Ca­ta­lu­ña se ha­bía que­da­do sin opo­si­ción. Ini­cial­men­te, so­lo cua­tro per­so­nas es­tá­ba­mos a fa­vor de fun­dar un par­ti­do: [Xa­vier] Pe­ri­cay, Te­re­sa Gi­mé­nez Bar­bat, Ar­ca­di Es­pa­da y yo. El res­to que­ría ha­cer un ma­ni­fies­to, pe­ro no un par­ti­do. Y nin­guno que­ría­mos ir en las lis­tas. El pri­mer con­gre­so fue un caos. Ape­nas 10 mi­nu­tos an­tes de aca­bar­se, el fra­ca­so era ab­so­lu­to y no ha­bía se­cre­ta­rio ge­ne­ral. En un es­ta­do de de­ses­pe­ra­ción, el pre­si­den­te de la Me­sa pro­pu­so ele­gir­lo por or­den al­fa­bé­ti­co. Y el pri­me­ro de la lis­ta era Al­bert Ri­ve­ra. ¡Así sa­lió! Des­pués se co­lo­có en la tribuna y pro­nun­ció un dis­cur­so for­mi­da­ble y emo­cio­nan­te.

P.– ¿Qué ocu­rri­ría si los to­ros, si­guien­do el ejem­plo de Ca­ta­lu­ña, se prohi­bie­sen en el res­to de Es­pa­ña?

R.– Lo pri­me­ro, un desas­tre eco­ló­gi­co. Cuan­do veo a eco­lo­gis­tas en con­tra de los to­ros pien­so en lo bu­rros que son. En se­gun­do lu­gar, des­apa­re­ce­ría un ar­te de la an­ti­güe­dad so­bre­ve­ni­do has­ta nues­tros días. El to­re­ro es una he­ren­cia de los hé­roes de la an­ti­güe­dad. Así co­mo se con­ser­van las ca­te­dra­les y el Mu­seo del Pra­do, te­ne­mos que con­ser­var los to­ros.

P.– ¿Un hu­mo­ris­ta que se sue­na los mo­cos con la ban­de­ra de Es­pa­ña me­re­ce un re­pro­che pe­nal?

R.– La ba­se de nues­tro ofi­cio es que con el má­xi­mo in­ge­nio, gra­cia y ma­li­cia, po­ne­mos en te­la de jui­cio los ta­búes de la so­cie­dad. En es­te ca­so, Da­ni Ma­teo tra­ba­ja pa­ra una au­dien­cia que sa­be que le ja­lea­rá. Es de­cir, de es­te asun­to me ca­brea que el se­ñor To­rra, ca­da cin­co mi­nu­tos, de­be pa­sar es­te ví­deo y se de­be mo­rir de ri­sa. Di­cho es­to, la li­ber­tad de ex­pre­sión no es­tá pa­ra de­fen­der lo que nos gus­ta, sino lo que no nos gus­ta.

FO­TO AN­TO­NIO HE­RE­DIA /

Boadella afir­ma que nun­ca cre­yó que la re­be­lión se­ce­sio­nis­ta al­can­za­ra tal «ni­vel de de­gra­da­ción mo­ral» .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.