La re­con­ci­lia­ción pú­bli­ca del Rey y Don Juan Car­los

El Mundo - - PORTADA - POR EDUAR­DO ÁL­VA­REZ

Don Fe­li­pe ha re­sis­ti­do las pre­sio­nes de quie­nes le acon­se­ja­ban que el ac­to por el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción no die­ra to­do el pro­ta­go­nis­mo al Mo­nar­ca Emé­ri­to. El Rey creía de justicia reivin­di­car a su pa­dre, quien aún es­ta­ba do­li­do por los des­plan­tes ins­ti­tu­cio­na­les su­fri­dos.

FAL­TA­BAN DOS MI­NU­TOS pa­ra la una del me­dio­día. Una gran ova­ción de la ma­yo­ría de los pre­sen­tes es­te jue­ves en el Con­gre­so pa­ra asis­tir al ac­to por el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción –no así los par­la­men­ta­rios de Uni­dos Po­de­mos– in­te­rrum­pía por pri­me­ra y úni­ca vez el dis­cur­so de Fe­li­pe VI, que aca­ba­ba de reivin­di­car a su pa­dre. La emo­ción bro­tó en el ros­tro de Don Juan Car­los, quien, jun­to a Do­ña So­fía, tam­bién ha­bía re­ci­bi­do el sa­lu­do más cá­li­do al en­trar en el sa­lón de ple­nos.

El re­co­no­ci­mien­to al Rey Emé­ri­to era un ac­to de justicia. Y, sin em­bar­go, los pro­ta­go­nis­tas de es­te úl­ti­mo epi­so­dio pa­ra la His­to­ria han te­ni­do que ven­cer gran­des obs­tácu­los pa­ra que los he­chos se pro­du­je­ran tal co­mo han aca­ba­do ocu­rrien­do. Se­gún ha po­di­do con­fir­mar LOC de fuen­tes muy pró­xi­mas a La Zar­zue­la, mu­chas vo­ces han acon­se­ja­do en los úl­ti­mos tiem­pos a Don Fe­li­pe que no die­ra to­do el pro­ta­go­nis­mo a su pa­dre en el ho­me­na­je a la Cons­ti­tu­ción. Dis­tin­tos con­se­je­ros le ha­brían in­ten­ta­do per­sua­dir pa­ra en­con­trar fór­mu­las de tri­bu­to a Don Juan Car­los y Do­ña So­fía sin que el ac­to cen­tral del 40º aniver­sa­rio aca­ba­ra gi­ran­do so­bre la figura del pri­me­ro. Esas vo­ces ad­ver­tían a Don Fe­li­pe de que la ima­gen pú­bli­ca del an­te­rior Je­fe del Es­ta­do se ha vis­to da­ña­da y te­mían que se arrui­na­ra la pro­yec­ción de la Corona co­mo fuen­te de con­sen­so en una efe­mé­ri­des tan im­por­tan­te. La inopor­tu­na fo­to­gra­fía en Abu Da­bi del Rey Juan Car­los y el prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí re­cru­de­ció las po­si­cio­nes de al­gu­nos con­se­je­ros áu­li­cos.

Pe­ro las mis­mas fuen­tes nos ase­gu­ran que es­ta vez el Rey es­ta­ba de­ci­di­do a ha­cer ca­so omi­so a los más crí­ti­cos con Don Juan Car­los. Don Fe­li­pe te­nía to­ma­da des­de ha­ce tiem­po la de­ci­sión. Sen­tía que bue­na par­te de los es­pa­ño­les no com­pren­de­rían un re­co­no­ci­mien­to al má­xi­mo ni­vel a los lla­ma­dos Pa­dres

de la Cons­ti­tu­ción y que se arrin­co­na­ra a quien to­dos los his­to­ria­do­res se­ña­lan co­mo el gran mo­tor del cam­bio. Pe­ro, ade­más, pe­sa­ba en es­te ca­so un mo­ti­vo mu­cho más per­so­nal. El Rey sen­tía que de­bía a su pa­dre un ges­to pú­bli­co de reha­bi­li­ta­ción, pues­to que Don Juan Car­los aún te­nía la es­pi­ni­ta por lo que con­si­de­ró una trai­ción sha­kes­pe­rea­na el 28 de ju­nio del año pa­sa­do.

LA EX­CLU­SIÓN DE LA DIS­COR­DIA

Aquel día, en el Con­gre­so de los Dipu­tados se con­me­mo­ra­ron los 40 años de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en nues­tro país. Don Juan Car­los no es­tu­vo pre­sen­te. A pe­sar del amor y de la leal­tad que sien­te por su hi­jo, fue aquel un ja­rro de agua fría, otro cas­ti­go que se le in­fli­gía des­de Zar­zue­la. Y ex­plo­tó. Aquel mis­mo día trans­mi­tió a EL MUN­DO su “gran do­lor”. “Has­ta han in­vi­ta­do a las nie­tas de La Pa­sio­na­ria, y a mí me han ex­clui­do”, la­men­tó con pe­sar. Des­de la Ca­sa del Rey se in­ten­tó qui­tar hie­rro jus­ti­fi­can­do la au­sen­cia por un pro­ble­ma irre­so­lu­ble de pro­to­co­lo, ya que dos re­yes no po­dían pre­si­dir el ac­to en el He­mi­ci­clo. Pe­ro la reali­dad era bien dis­tin­ta. Con­se­je­ros co­mo los que aho­ra no han lo­gra­do tor­cer la vo­lun­tad de Don Fe­li­pe sí le con­ven­cie­ron ha­ce año y me­dio de que po­día da­ñar la ima­gen de la Corona con­ver­tir el ac­to en un ho­me­na­je al Emé­ri­to. Y se plan­teó mi­ni­mi­zar su pro­ta­go­nis­mo sen­tán­do­lo en la tribuna de in­vi­ta­dos –igual que ha­bía he­cho Do­ña So­fía en la pro­cla­ma­ción de Fe­li­pe VI en 2014–. Pa­ra Don Juan Car­los ser tra­ta­do co­mo un flo­re­ro re­sul­ta­ba in­sul­tan­te. El Mo­nar­ca Emé­ri­to pa­só va­rios días re­clui­do en su área pri­va­da del Pa­la­cio de La Zar­zue­la, sin que­rer re­ci­bir ape­nas vi­si­tas y con la úni­ca com­pa­ñía de su ayu­da de cá­ma­ra. La ten­sión en­tre los dos Re­yes aque­llas fe­chas fue más que no­ta­ble. Y los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res di­fi­cul­ta­rían que las aguas vol­vie­ran a su cau­ce.

En la Ca­sa del Rey se las pro­me­tían muy fe­li­ces al arran­car 2018. Da­do que es­te año iban a cum­plir 80 años tan­to Don Juan Car­los co­mo Do­ña So­fía, se em­pe­zó a di­se­ñar una pro­gra­ma­ción de ac­tos es­pe­cia­les pa­ra ho­me­na­jear­les. De he­cho, el 5 de enero se ce­le­bró una mul­ti­tu­di­na­ria co­mi­da en La Zar­zue­la pa­ra fes­te­jar el cum­plea­ños de Don Juan Car­los, que reunió a to­dos sus fa­mi­lia­res le­ja­nos, to­do un cón­cla­ve di­nás­ti­co. Fal­ta­ron, sin em­bar­go, la In­fan­ta Cristina, su ma­ri­do y sus hi­jos. Aún tar­da­ría en pro­du­cir­se el acer­ca-

mien­to fa­mi­liar de la pri­me­ra, hoy en mar­cha.

Pe­ro pa­ra el Rey Emé­ri­to esa reha­bi­li­ta­ción pú­bli­ca re­sul­ta­ba ya por en­ton­ces agri­dul­ce. Por­que su de­seo de vol­ver a ser te­ni­do en cuen­ta con pe­so en la agen­da ins­ti­tu­cio­nal de la Corona con­tras­ta­ba con sus pro­ble­mas fí­si­cos, que ca­da vez le coar­ta­ban más la mo­vi­li­dad y le im­pe­dían sen­tir­se có­mo­do en au­dien­cias pú­bli­cas. En esas, sal­tó la no­ti­cia a prin­ci­pios de abril de que Don Juan Car­los te­nía que vol­ver a ser in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te pa­ra cam­biar­le la pró­te­sis de su ro­di­lla de­re­cha. Aun­que la ope­ra­ción fue un éxi­to, se­gún los mé­di­cos, la mo­vi­li­dad del Rey ca­da vez va a es­tar más li­mi­ta­da por­que tie­ne muy de­te­rio­ra­da la ca­de­ra. Una reali­dad que preo­cu­pa y en­tris­te­ce mu­cho a Don Juan Car­los, quien te­me ver­se obli­ga­do al­gún día a te­ner que usar una si­lla de rue­das co­mo le ocu­rrió a su ma­dre, Ma­ría de las Mercedes, los úl­ti­mos años de su vi­da.

Se aña­de el he­cho de que, pe­se a sus 80 años cum­pli­dos, el Mo­nar­ca se re­sis­te a per­der cier­ta co­que­te­ría. Por ello sor­pren­dió, pe­ro al mis­mo tiem­po arro­jó luz so­bre la reali­dad de la si­tua­ción, que a fi­na­les de ma­yo Zar­zue­la hi­cie­ra pú­bli­cas unas fo­to­gra­fías en las que se le veía en esa si­lla de rue­das que tan­to re­cha­za, con mo­ti­vo de la vi­si­ta a los Re­yes que rea­li­za­ron la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, cus­to­dia de la Corona ru­ma­na, y su es­po­so, Ra­du Du­da.

NUE­VO ES­CÁN­DA­LO

Se­ma­nas des­pués, cuan­do to­do es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra que la Fa­mi­lia Real pa­sa­ra un agos­to en Ma­llor­ca más re­la­ja­do que el de los úl­ti­mos años, y con el anun­cio de que iban a vol­ver a coin­ci­dir Don Juan Car­los y su hi­jo en las re­ga­tas de ve­la, ex­plo­tó el gran es­cán­da­lo de las gra­ba­cio­nes del ex co­mi­sa­rio Villarejo, en las que se es­cu­cha­ba a la an­ti­gua

ami­ga en­tra­ña­ble del Rey acu­sar­le de ha­ber­la usa­do co­mo tes­ta­fe­rro. Los peo­res nu­ba­rro­nes vol­vie­ron a cer­nir­se so­bre Zar­zue­la. Y, una vez más, Don Fe­li­pe se vio obli­ga­do a ex­ten­der un cor­dón sa­ni­ta­rio. La pri­me­ra con­se­cuen­cia fue la de im­pe­dir que el Rey Emé­ri­to se tras­la­da­ra a Ma­ri­vent. Se in­for­mó en­ton­ces de un inopor­tuno pro­ble­ma de mu­ñe­ca. A Don Juan Car­los, que en reali­dad se en­con­tra­ba bas­tan­te bien de salud co­mo se vio en la ce­na en To­rre­lo­do­nes jun­to a amigos co­mo Ja­vier So­la­na o Est­her Ko­plo­witz des­ve­la­da en ex­clu­si­va por LOC, se le pi­dió que man­tu­vie­ra la máxima dis­cre­ción po­si­ble has­ta que se vie­ra en qué que­da­ba ju­di­cial y po­lí­ti­ca­men­te el Co­rin­na­ga­te.

A re­ga­ña­dien­tes, Don Juan Car­los se hi­zo in­vi­si­ble ca­si to­do el ve­rano. Ape­nas asis­tió a una co­rri­da de to­ros a me­dia­dos de agos­to en San Sebastián, o pos­te­rior­men­te a San­xen­xo pa­ra las re­ga­tas. Pe­ro vol­vió a to­mar­se co­mo una afren­ta el que du­ran­te más de tres me­ses fue­ra com­ple­ta­men­te apar­ta­do de la agen­da ins­ti­tu­cio­nal. Hu­bo acon­te­ci­mien­tos tan irri­tan­tes co­mo el he­cho de que el Gobierno anun­cia­ra que se­ría él quien re­pre­sen­ta­ra a Es­pa­ña en la to­ma de po­se­sión, en agos­to, del nue­vo pre­si­den­te de Co­lom­bia y que Mon­cloa se des­di­je­ra a las po­cas ho­ras ar­gu­yen­do que to­do ha­bía si­do “un error”.

El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal que in­ves­ti­gó los au­dios de Co­rin­na dio car­pe­ta­zo a la cau­sa en sep­tiem­bre. Pe­ro no só­lo por­que los su­pues­tos he­chos hu­bie­ran ocu­rri­do en un tiem­po en el que Don Juan Car­los era in­vio­la­ble. Sino por­que no exis­tían in­di­cios só­li­dos que per­mi­tie­ran in­cri­mi­nar­le.

Con el es­ce­na­rio ju­di­cial des­pe­ja­do y con el cie­rre de fi­las de los prin­ci­pa­les par­ti­dos, en es­pe­cial del PSOE, se vol­vió a res­pi­rar en Zar­zue­la. Y Don Fe­li­pe ya no tu­vo du­das de que el 40º aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción iba a dar el má­xi­mo pro­ta­go­nis­mo a su pa­dre.

Pe­ro aún ha­bría de lle­gar un úl­ti­mo epi­so­dio des­agra­da­ble. El pa­sa­do 25 de no­viem­bre Don Juan Car­los se en­con­tró con el prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí, Moha­med bin Sal­man, en el pal­co de au­to­ri­da­des del cir­cui­to de Yas Ma­ri­na, en Abu Da­bi, don­de pre­sen­cia­ron la prue­ba de Fór­mu­la 1 con la que se des­pe­día Fer­nan­do Alon­so. La fo­to re­ci­bió un sin­fín de crí­ti­cas por la inopor­tu­ni­dad. Hay que te­ner en cuen­ta que Sal­man aca­ba­ba de ser se­ña­la­do por la CIA co­mo res­pon­sa­ble úl­ti­mo del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi. El Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res sau­dí di­fun­dió con gran in­ten­ción la ins­tan­tá­nea por­que Juan Car­los I se con­ver­tía en el pri­mer di­ri­gen­te oc­ci­den­tal que sa­lu­da­ba al he­re­de­ro des­de el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo, bus­can­do trans­mi­tir nor­ma­li­dad en un ac­to lú­di­co.

Al día si­guien­te, Zar­zue­la se vio obli­ga­da a de­jar cla­ro que ha­bía si­do un via­je pri­va­do del Emé­ri­to, «no ins­ti­tu­cio­nal». Y el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, tu­vo que ex­pli­car que «el Gobierno no es res­pon­sa­ble de la agen­da de Don Juan Car­los», po­nien­do en evi­den­cia la in­co­mo­di­dad que cau­sa el com­por­ta­mien­to tan po­co dis­cre­to que a ve­ces ca­rac­te­ri­za al ex je­fe del Es­ta­do.

Es­te úl­ti­mo es­cán­da­lo fue bien apro­ve­cha­do por Po­de­mos y por otros par­ti­dos an­ti­sis­te­ma que apo­yan al Gobierno pa­ra pre­sio­nar y tra­tar de re­ba­jar el pro­ta­go­nis­mo de Don Juan Car­los en el ac­to ins­ti­tu­cio­nal del 6 de di­ciem­bre.

Na­da ha im­pe­di­do, sin em­bar­go, que es­ta vez el Rey que pi­lo­tó la Tran­si­ción fue­ra ho­me­na­jea­do en las Cor­tes. Y las fuen­tes con­sul­ta­das por LOC ase­gu­ran que Don Juan Car­los es­tá fe­liz, que se sien­te agra­de­ci­do y que es­tá muy sa­tis­fe­cho con el com­por­ta­mien­to de su hi­jo, que ha he­cho ca­so omi­so a cier­tos can­tos de si­re­na.

Pe­se a los pro­ble­mas fí­si­cos que no pu­do di­si­mu­lar el jue­ves, y que le obli­ga­ron a par­ti­ci­par en el cóc­tel del Con­gre­so des­de una si­lla al­ta dis­pues­ta pa­ra él, dis­fru­tó con el ca­ri­ño que le de­mos­tra­ron mu­chos de los asis­ten­tes, en­tre ellos Fe­li­pe Gon­zá­lez o Adol­fo Suá­rez Illa­na, que fue­ron al­gu­nos de los más aten­tos. Don Juan Car­los se sin­tió rei­vin­di­ca­do por su hi­jo. Se cie­rra así una he­ri­da real que to­da­vía su­pu­ra­ba.

El Rey Emé­ri­to se ha sa­ca­do la es­pi­ni­ta por su ex­clu­sión del Con­gre­so en 2017 Rei­vin­di­ca­do por su su­ce­sor, Don Juan Car­los se sien­te ple­tó­ri­co

EFE

LA FO­TO PO­LÉ­MI­CA El Rey Juan Car­los, jun­to al prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­dí, en el cir­cui­to de Yas Ma­ri­na, en Abu Da­bi, una ins­tan­tá­nea que pro­vo­có un sin­fín de crí­ti­cas.

EFE

BER­NAR­DO DÍAZ

EX PRE­SI­DEN­TES Don Juan Car­los con­ver­sa ani­ma­do con Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Ma­ría Az­nar, es­te jue­ves, en el Con­gre­so, du­ran­te el ac­to por la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.