Ca­tó­li­ca, cen­tris­ta y re­pre­sen­tan­te del ala social

El Mundo - - MUNDO - C. V. BER­LÍN

Su nom­bre es un tra­ba­len­guas has­ta pa­ra sus com­pa­trio­tas: An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer. Y eso ex­pli­ca que to­dos la lla­men AKK. O Mi­ni Mer­kel, en re­fe­ren­cia a su sim­bio­sis con la can­ci­ller y su men­to­ra. AKK, co­mo Mer­kel, per­te­ne­ce al ala cen­tris­ta y más social del par­ti­do. Co­men­zó sien­do la «mu­cha­cha» de al­guien. An­ge­la Mer­kel lo fue del can­ci­ller Hel­mut Kohl y AKK del mi­nis­tro pre­si­den­te del Sa­rre, Pe­ter Mü­ller.

La nue­va pre­si­den­ta de la CDU in­gre­só en el par­ti­do de rebote y des­de aba­jo. De no ha­ber si­do por Mer­kel, que pre­mió su leal­tad, tra­ba­jo y sen­ci­llez, abrién­do­le las puer­tas a su su­ce­sión al ha­cer­la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, siem­pre se hu­bie­ra que­da­do en la pro­vin­cia. Des­de que ate­rri­zó en Ber­lín, AKK ha si­do tra­ta­da por los me­dios y ana­lis­tas co­mo la «prin­ce­sa he­re­de­ra».

Kramp-Ka­rren­bauer na­ció ha­ce 55 años en Völ­klin­gen, en el pe­que­ño es­ta­do fe­de­ra­do de Sa­rre. Es­tá ca­sa­da con el in­ge­nie­ro Hel­mut Ka­rren­bauer –con­ser­va el ape­lli­do Kramp en ho­nor a su pa­dre, que mu­rió cuan­do era ni­ña– y es ma­dre de tres hi­jos ya adul­tos. Es ca­tó­li­ca prac­ti­can­te.

Ha si­do je­fa de las ju­ven­tu­des en el Sa­rre y mi­nis­tra de In­te­rior y de Educación has­ta 2011, cuan­do fue ele­gi­da ca­be­za de un Gobierno con Los Ver­des y el Par­ti­do Li­be­ral. En 2012 rom­pió el tri­par­ti­to y fue a elec­cio­nes re­gio­na­les an­ti­ci­pa­das, que ga­nó cuan­do el par­ti­do se de­san­gra­ba en otros la­res. Eso, la sim­bio­sis con Mer­kel y su cer­ca­nía a la mi­li­tan­cia han pues­to en su mano la re­no­va­ción del par­ti­do con­ser­va­dor más im­por­tan­te de Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.