La Po­li­cía se har­ta del fút­bol

Los sin­di­ca­tos pi­den me­jo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los agen­tes en el dis­po­si­ti­vo de la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res / Ca­si la mi­tad de los po­li­cías vie­nen de fue­ra y tie­nen 70 eu­ros pa­ra co­mer y dor­mir / Ayer fue de­por­ta­do otro ra­di­cal de Ri­ver Pla­te

El Mundo - - DEPORTES - CAR­LOS GUISASOLA MA­DRID

Ha­ce nue­ve días, Ma­drid –y la Po­li­cía–, se en­con­tra­ron de so­pe­tón con un par­ti­do de fút­bol que no es­ta­ba mar­ca­do en nin­gún ca­len­da­rio. Un even­to in­ter­na­cio­nal, el Ri­ver-Bo­ca de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res que a na­die se le ha­bría pa­sa­do por la ca­be­za co­mo una po­si­bi­li­dad real. Ese duelo de al­to ries­go exi­gía la ela­bo­ra­ción de un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad de si­mi­lar en­ver­ga­du­ra, y to­do ello, ade­más, en mi­tad de uno de los puen­tes más tra­di­cio­na­les de to­do el ca­len­da­rio es­pa­ñol. De ahí la in­ver­sión, ci­fra­da ayer en 650.000 eu­ros, só­lo en Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra ese plan de se­gu­ri­dad de­no­mi­na­do Ope­ra­ti­vo CA­BA –acró­ni­mo de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res– que arran­có ayer y du­ra­rá has­ta la ma­dru­ga­da del pró­xi­mo do­min­go, cuan­do el par­ti­do ha­ya con­cluí­do y gran par­te de los des­pla­za­dos has­ta la ca­pi­tal se en­cuen­tren vo­lan­do de vuel­ta a Ar­gen­ti­na, pre­via ce­le­bra­ción, eso sí, de la hin­cha­da que sal­ga vic­to­rio­sa.

En es­te ope­ra­ti­vo ha­brá, se­gún las ci­fras que dio ayer el de­le­ga­do del Gobierno en Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Ro­drí­guez Uri­bes, 2.054 po­lí­cias na­cio­na­les, que se­rán la mi­tad de los efec­ti­vos to­ta­les (al­re­de­dor de 4.000). Y de ellos, ca­si la mi­tad, cer­ca de 900, vie­nen de fue­ra de Ma­drid, por lo que es ne­ce­sa­rio el pa­go de die­tas. Unos plu­ses que en la ma­yo­ría de los ca­sos son de 70 eu­ros (in­fe­rio­res a los que re­ci­ben en la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal) y con los que de­ben so­lu­cio­nar los días que du­re su ser­vi­cio. «Son can­ti­da­des [esos 70 eu­ros] que no se re­vi­san des­de 2003, y con eso tie­nen que so­lu­cio­nar el alo­ja­mien­to y la co­mi­da. Mu­chos se van a dor­mir a 100 ki­ló­me­tros del lu­gar en el que van a es­tar tra­ba­jan­do», ex­pli­ca

Ra­món Co­sío, por­ta­voz del Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía. Des­de allí se re­cla­ma que una par­te de los be­ne­fi­cios que la or­ga­ni­za­ción (la CON­ME­BOL) ob­tie­ne por el even­to re­vier­tan en la pro­pia po­li­cía. Esos be­ne­fi­cios son una in­cóg­ni­ta, aun­que hay otros más vi­si­bles: se­gún da­tos ofre­ci­dos de la pa­tro­nal ma­dri­le­ña (CEIM), se­rán 42 los mi­llo­nes de eu­ros que de­je la fi­nal en la eco­no­mía ma­dri­le­ña.

El fút­bol vie­ne sien­do, ca­da fin de se­ma­na, uno de los gran­des do­lo­res de ca­be­za pa­ra la po­li­cía. «No se en­tien­de que si­ga sa­lien­do gra­tis a los clu­bes. No es só­lo una pro­ble­má­ti­ca pa­ra es­te Ri­ver-Bo­ca, ocu­rre en ca­da par­ti­do de fút­bol», la­men­tan des­de den­tro de la Po­li­cía Na­cio­nal. Es­te do­min­go, ni la CON­ME­BOL (or­ga­ni­za­dor del even­to), ni el Real Ma­drid (que ce­de el es­ta­dio), ni la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (que ha da­do el per­mi­so ne­ce­sa­rio pa­ra la dispu­ta del par­ti­do) cam­bia­rán esa ten­den­cia, que cho­ca con la ce­le­bra­ción de otros even­tos de­por­ti­vos. Por ejem­plo, en la Vuel­ta Ciclista a Es­pa­ña, Uni­pu­blic pa­ga die­tas (apar­te de esos 70 eu­ros) pa­ra el gru­po que acom­pa­ña a la ca­rre­ra.

Esos 650.000 eu­ros que van a sa­lir de las ar­cas del Es­ta­do cu­bren, por ejem­plo, ca­da ho­ra de vue­lo del he­li­cóp­te­ro, que exi­ge 2.000 eu­ros só­lo en com­bus­ti­ble y man­te­ni­mien­to. O el tra­ba­jo del gru­po de An­ti­dis­tur­bios, la Uni­dad Ca­ni­na, de Sub­sue­lo, la Bri­ga­da Mó­vil, la de In­for­ma­ción o los An­ti­dis­tur­bios. Tam­bién, los fur­go­nes, ca­si la mi­tad, que lle­ga­rán des­de fue­ra de la ciu­dad, sie­te por ca­da uno de los 30 gru­pos del ope­ra­ti­vo. To­do pa­ra in­ten­tar que no ocu­rra na­da ni en las ho­ras pre­vias ni en las pos­te­rio­res al cho­que. Las me­di­das de se­gu­ri­dad es­tán ple­na­men­te ope­ra­ti­vas des­de ayer en las ca­lles y des­de ha­ce va­rios días en el ae­ro­puer­to de Ma­drid. Tras la de­por­ta­ción de Ma­xi Maz­za­ro, lí­der ul­tra de Bo­ca Ju­niors, el jue­ves, ayer le to­có el turno a un se­gun­do hin­cha ar­gen­tino. Se tra­ta de Ch­ris­tian Ariel Ghis­let­ti, uno de los ba­rras bra­vas más co­no­ci­dos y pe­li­gro­sos de Ri­ver. La Po­li­cía le de­ne­gó la en­tra­da a Es­pa­ña por con­si­de­rar­lo de al­to ries­go. La aten­ción es máxima y los ru­mo­res se dis­pa­ran. Du­ran­te al­gu­nas ho­ras de ayer, al­gu­nos tes­ti­gos de­cían ha­ber vis­to a Ra­fa Di Zeo, lí­der de los ul­tras de Bo­ca, en Ma­drid, ex­tre­mo que no pu­do ser con­fir­ma­do.

Di Zeo ob­tu­vo per­mi­so pa­ra via­jar a Ma­drid, pe­ro él mis­mo trans­mi­tió a tra­vés de su abo­ga­do que no lo ha­ría, pues tam­bién es­tá san­cio­na­do en Ar­gen­ti­na con la prohi­bi­ción de en­tra­da a re­cin­tos de­por­ti­vos. Ayer la cal­ma pre­si­día los al­re­de­do­res del Ber­na­béu y las zo­nas cén­tri­cas de Ma­drid a la es­pe­ra de que hoy se pro­duz­ca el des­em­bar­go de la in­men­sa ma­yo­ría de ar­gen­ti­nos.

E. OYANA / EFE

Afi­cio­na­dos de Ri­ver Pla­te y de Bo­ca Ju­niors po­san jun­tos ayer fren­te a la fa­cha­da prin­ci­pal del Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.