Cs fil­tra el re­par­to con el PP de la Jun­ta ig­no­ran­do a Vox

Eco­no­mía, Edu­ca­ción, Em­pleo y Re­ge­ne­ra­ción De­mo­crá­ti­ca se­rían pa­ra el par­ti­do de Ri­ve­ra Los ‘po­pu­la­res’, mo­les­tos por la re­ve­la­ción del pac­to, ten­drían las car­te­ras de Ha­cien­da y Sa­ni­dad Vox di­ce que «los ta­bu­re­tes con dos pa­tas no son es­ta­bles» y exi­ge u

El Mundo - - PORTADA - CHE­MA RO­DRÍ­GUEZ

Ciu­da­da­nos fil­tró ayer el re­par­to de com­pe­ten­cias pac­ta­do con el PP pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno an­da­luz. Los po­pu­la­res asu­mi­rían Ha­cien­da y Sa­ni­dad, mien­tras que Cs se que­da­ría con las car­te­ras de Eco­no­mía, Edu­ca­ción, Em­pleo y Re­ge­ne­ra­ción De­mo­crá­ti­ca (en­car­ga­da de des­mon­tar los «chi­ri­gui­tos po­lí­ti­cos» de los so­cia­lis­tas). El PP mos­tró ayer su ma­les­tar por una fil­tra­ción que se pro­du­ce jus­to an­tes de la reunión de hoy en­tre su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Teodoro Gar­cía Egea, y su ho­mó­lo­go de Vox, Ja­vier Or­te­ga Smith. La for­ma­ción ver­de pi­de un ges­to a Cs y avi­sa: «Los ta­bu­re­tes de dos pa­tas no son es­ta­bles».

Ciu­da­da­nos vol­vió a de­jar cla­ro ayer que no quie­re a Vox den­tro del pac­to de go­bierno que negocia con el PP pa­ra des­alo­jar al PSOE del po­der en An­da­lu­cía. Ni en el Eje­cu­ti­vo ni en el pro­gra­ma a apli­car en los pró­xi­mos cua­tro años. Ni mu­cho me­nos en las ne­go­cia­cio­nes que se es­tán lle­van­do a ca­bo en am­bas ma­te­rias.

El par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra qui­so re­mar­car has­ta qué pun­to lo que el PP negocia con Vox –hoy se reúnen los nú­me­ros dos de am­bas for­ma­cio­nes– ni le im­por­ta ni le ata­ñe –«ni te­ne­mos ca­bi­da ni nos in­tere­sa», di­je­ron el sá­ba­do–, y lo hi­zo fil­tran­do el re­par­to del fu­tu­ro go­bierno bi­par­ti­to pe­se a que aún no se ha ce­rra­do en la me­sa de ne­go­cia­ción en Se­vi­lla.

Un día an­tes del en­cuen­tro que man­ten­drán el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP, Teodoro Gar­cía Egea, y el de Vox, Ja­vier Or­te­ga Smith, Ciu­da­da­nos se des­col­gó con el anun­cio de que su lí­der en An­da­lu­cía y pre­vi­si­ble vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta –si no hay sor­pre­sas–, Juan Ma­rín, asu­mi­rá la ta­rea de su­pri­mir los «chi­rin­gui­tos po­lí­ti­cos» que el PSOE ha ido cons­tru­yen­do en los 36 años que lle­va al fren­te de la Jun­ta. Se­rá des­de la Con­se­je­ría de Re­ge­ne­ra­ción De­mo­crá­ti­ca, en la que tam­bién es­ta­rán las com­pe­ten­cias pa­ra su­pri­mir pri­vi­le­gios (co­mo los afo­ra­mien­tos) o la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Pe­ro, ade­más, el par­ti­do na­ran­ja se ha­bría que­da­do, se­gún es­te re­par­to, con las áreas de Eco­no­mía, Edu­ca­ción, Igual­dad y Em­pleo, lo que de­ja­ría a los po­pu­la­res, teó­ri­ca­men­te, las de Ha­cien­da o Sa­ni­dad.

Di­chas áreas ten­drían que con­cre­tar­se en con­se­je­rías que asu­mi­rían, en fun­ción del ob­je­ti­vo de re­du­cir la es­truc­tu­ra pac­ta­do por PP y Cs, ma­te­rias que hoy cons­ti­tu­yen de­par­ta­men­tos in­de­pen­dien­tes. En es­te sen­ti­do, so­bre la me­sa de la ne­go­cia­ción se ha pues­to que la Con­se­je­ría de Re­ge­ne­ra­ción asu­ma las com­pe­ten­cias de Jus­ti­cia e In­te­rior, que que­da­rían en ese ca­so en ma­nos de Ma­rín. De Eco­no­mía po­dría de­pen­der Uni­ver­si­da­des o Tu­ris­mo, y de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y/o De­por­te. Pe­ro, por aho­ra, son só­lo po­si­bi­li­da­des que se ana­li­zan en las con­ver­sa­cio­nes que man­tie­nen las dos for­ma­cio­nes que de­ben cul­mi­nar con la in­ves­ti­du­ra de Juanma Mo­reno co­mo pre­si­den­te an­da­luz en sus­ti­tu­ción de Su­sa­na Díaz. De he­cho, fuen­tes del PP An­da­luz se mos­tra­ron ayer sor­pren­di­das por es­ta fil­tra­ción y ase­gu­ra­ron que la dis­tri­bu­ción de las com­pe­ten­cias es un pun­to al que aún no se ha lle­ga­do en las con­ver­sa­cio­nes que man­tie­nen las dos for­ma­cio­nes. Por aho­ra, se­ña­la­ron es­tas fuen­tes, se tra­ba­ja en el di­se­ño de la es­truc­tu­ra de go­bierno, al­go que es­pe­ran te­ner ce­rra­do a fi­na­les de es­ta se­ma­na, de ma­ne­ra que en­tre el sá­ba­do y el do­min­go se en­tra­ría de lleno en el re­par­to y en con­cre­tar qué de­par­ta­men­to co­rres­pon­de­ría a ca­da par­ti­do.

«No he­mos ha­bla­do na­da de re­par­to aún», en­fa­ti­za­ron des­de el PP An­da­luz. Es más, en el equi­po de Mo­reno Bo­ni­lla sor­pren­dió el mo­vi­mien­to de Ciu­da­da­nos cuan­do hay un obs­tácu­lo con­si­de­ra­ble en el ca­mino a la in­ves­ti­du­ra y, por lo tan­to, a la for­ma­ción de ese go­bierno de coa­li­ción: Vox. No pa­re­ce ca­sual, en es­te sen­ti­do, que el anun­cio del re­par­to de com­pe­ten­cias se pro­du­je­ra un día an­tes de que los po­pu­la­res se sien­ten con Vox, cu­yos vo­tos son im­pres­cin­di­bles pa­ra que el PP y Cs go­bier­nen en An­da­lu­cía y evi­tar el fan­tas­ma de una re­pe­ti­ción de elec­cio­nes, que ya ha agi­ta­do en va­rias oca­sio­nes el par­ti­do de de­re­cha ra­di­cal y que el PSOE aca­ri­cia co­mo la úni­ca po­si­bi­li­dad de sal­var­se del desas­tre. En es­ta es­tra­te­gia es­tá el PP, que lle­va días cor­te­jan­do y pre­sio­nan­do, a par­tes igua­les, a los de San­tia­go Abas­cal. Por un la­do, co­mo ayer re­pi­tió Teodoro Gar­cía Egea, los po­pu­la­res es­tán abier­tos a re­vi­sar y «me­jo­rar» la Ley de Vio­len­cia de Gé­ne­ro –una de las ban­de­ras de Vox–, pe­ro por otra par­te aviEn

Ma­rín se en­car­ga­ría de Re­ge­ne­ra­ción, con el re­to de des­mon­tar «los chi­rin­gui­tos»

Gar­cía Egea ad­vier­te a Vox de que re­pe­tir elec­cio­nes só­lo be­ne­fi­cia­ría al PSOE

san de que el es­ce­na­rio de unos nue­vos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos só­lo ten­drían un be­ne­fi­cia­rio, el PSOE de Su­sa­na Díaz. El nú­me­ro

dos de Pa­blo Ca­sa­do re­pi­tió ayer en va­rias en­tre­vis­tas en te­le­vi­sión la dis­po­si­ción de su par­ti­do de to­car la le­gis­la­ción so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro, siem­pre que sea en el Con­gre­so de los Dipu­tados y no «en Twit­ter o en los pla­tós».

«To­das las le­yes se pue­den me­jo­rar», des­ta­có Gar­cía Egea fren­te a las exi­gen­cias de Vox de mo­di­fi­car la nor­ma­ti­va pa­ra que am­pa­re a «to­dos los se­res hu­ma­nos», in­clu­yen­do por tan­to a los hom­bres. Eso sí, el PP quie­re un de­ba­te «so­se­ga­do y ri­gu­ro­so».

La de are­na vino por el la­do de la po­si­bi­li­dad de unas se­gun­das elec­cio­nes en An­da­lu­cía si Vox blo­quea la in­ves­ti­du­ra de Mo­reno Bo­ni­lla. En es­ta lí­nea, la­men­tó que el de­ba­te es­té ale­jan­do el fo­co de lo «ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te», el cam­bio en An­da­lu­cía, an­te lo que rei­te­ró que «la úni­ca es­pe­ran­za de Su­sa­na Díaz de se­guir al fren­te de la Jun­ta se lla­ma Vox». Se­gún Gar­cía Egea, el acuer­do fi­nal con Ciu­da­da­nos es co­sa de «ho­ras» y, ad­vir­tió de que «na­die pue­de ne­gar­se a ese cam­bio». El en­cuen­tro que hoy man­ten­drá con Or­te­ga Smith se­rá, se­gún el PP, una reunión de tra­ba­jo en la que se abor­da­rán cues­tio­nes pro­gra­má­ti­cas que com­par­ten las dos for­ma­cio­nes. Aun­que des­de Ciu­da­da­nos su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, hi­zo hin­ca­pié en que del acuer­do pro­gra­má­ti­co que ya se ce­rró con el PP no se va a to­car «ni una co­ma» pa­ra con­ten­tar a nin­gún otro par­ti­do, aun­que es­te sea Vox y sus vo­tos sean esen­cia­les.

JU­LIO MU­ÑOZ / EFE

El lí­der de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía, Juan Ma­rín, vo­ta en la se­sión de cons­ti­tu­ción del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co de­lan­te de Su­sa­na Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.