EL PRI­MER ANTICONCEPTIVO HOR­MO­NAL MAS­CU­LINO SE­RÁ UN GEL Y SE DA­RÁ EN EL HOM­BRO

POR QUÉ NO HAY PAS­TI­LLA ‘ANTIBABY’ PA­RA HOM­BRES

El Mundo - - PORTADA - POR CRISTINA G. LU­CIO

Se­quía far­ma­co­ló­gi­ca. Ha­ce ca­si 60 años que la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va re­vo­lu­cio­nó la vi­da de las mu­je­res. Sin em­bar­go, aún no se ha desa­rro­lla­do una ver­sión mas­cu­li­na del fár­ma­co de­bi­do a fal­ta de in­te­rés eco­nó­mi­co, di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas y tam­bién machismo. Un nue­vo en­sa­yo in­ten­ta­rá aca­bar con el blo­queo

En el Ins­ti­tu­to Chi­leno de In­fer­ti­li­dad, Ga­brie­la Noé ul­ti­ma los de­ta­lles de una in­ves­ti­ga­ción que po­dría dar un gi­ro a la an­ti­con­cep­ción tal y co­mo la co­no­ce­mos.

Aún es­tá dan­do sus pri­me­ros pa­sos, pe­ro es­te en­sa­yo clí­ni­co in­ter­na­cio­nal po­dría ser el que de­fi­ni­ti­va­men­te ha­ga po­si­ble el desa­rro­llo de un anticonceptivo hor­mo­nal mas­cu­lino: un análo­go a la fa­mo­sa píl­do­ra que des­de ha­ce ca­si 60 años per­mi­te a mi­llo­nes de mu­je­res de to­do el mun­do con­tro­lar su sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va.

En vez de una pas­ti­lla, en es­te ca­so se tra­ta de un gel que los hom­bres de­ben apli­car­se dia­ria­men­te so­bre sus hom­bros pa­ra evi­tar ser fér­ti­les.

La cre­ma per­mi­te, li­te­ral­men­te, que los va­ro­nes se echen a la es­pal­da la res­pon­sa­bi­li­dad con­tra los em­ba­ra­zos.

El pro­duc­to (NES/T) es una com­bi­na­ción de dos hor­mo­nas –tes­tos­te­ro­na y la pro­ges­ti­na sin­té­ti­ca nes­to­ro­ne–, que «con­si­gue su­pri­mir la pro­duc­ción de es­per­ma­to­zoi­des a una con­cen­tra­ción con­si­de­ra­da in­fér­til, es de­cir in­fe­rior a un mi­llón por mi­li­li­tro de se­men» de for­ma se­gu­ra y sin que la ca­li­dad de vi­da del va­rón se vea afec­ta­da, ex­pli­ca a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co Noé.

Su equi­po, al igual que otros nue­ve cen­tros de Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Sue­cia, Ke­nia e Ita­lia, es­tá se­lec­cio­nan­do a en­tre 30 y 60 pa­re­jas –se­gui­rán a un má­xi­mo de 420– pa­ra que en los pró­xi­mos cua­tro años prue­ben la ido­nei­dad del mé­to­do.

«Sa­be­mos [por es­tu­dios pre­vios] que el gel es re­ver­si­ble y efec­ti­vo pa­ra su­pri­mir los es­per­ma­to­zoi­des», aclara. Aho­ra, el ob­je­ti­vo es con­fir­mar que pue­de lle­gar a ser un mé­to­do anticonceptivo via­ble en mu­chos as­pec­tos; al­go que no es ta­rea fá­cil, re­co­no­ce la in­ves­ti­ga­do­ra.

Aun­que ha ha­bi­do di­fe­ren­tes in­ten­tos por lle­var al mer­ca­do la ver­sión mas­cu­li­na de la píl­do­ra; es de­cir un mé­to­do hor­mo­nal re­ver­si­ble, ba­ra­to y se­gu­ro que apa­gue la fer­ti­li­dad del va­rón, nin­gu­na ha lle­ga­do a buen puer­to por di­fe­ren­tes ra­zo­nes.

A día de hoy, una mu­jer que no quie­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da en Es­pa­ña pue­de ele­gir en­tre al me­nos 11 mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos (mu­chos de ellos hor­mo­na­les).

En cam­bio, un hom­bre se­xual­men­te ac­ti­vo sin in­ten­ción de de­jar des­cen­den­cia dis­po­ne bá­si­ca­men­te de dos: el con­dón y la va­sec­to­mía.

Mien­tras que las op­cio­nes de con­trol de la na­ta­li­dad di­ri­gi­dos a las mu­je­res se han mul­ti­pli­ca­do des­de la lle­ga­da de la pri­me­ra píl­do­ra –en EEUU la au­to­ri­za­ción con fi­nes an­ti­con­cep­ti­vos se lle­vó a ca­bo en 1960, mien­tras que en Es­pa­ña no se des­pe­na­li­zó has­ta 1978– pa­ra los va­ro­nes las al­ter­na­ti­vas lle­van dé­ca­das es­tan­ca­das y se re­du­cen a uti­li­zar un mé­to­do de cu­yo uso ya hay cons­tan­cia en el si­glo XVI o pa­sar por el qui­ró­fano pa­ra so­me­ter­se a una in­ter­ven­ción mu­chas ve­ces irre­ver­si­ble.

¿Por qué exis­ten es­tas enor­mes di­fe­ren­cias en­tre las op­cio­nes an­ti­con­cep­ti­vas pa­ra hom­bres y mu­je­res? ¿Qué im­pi­de el desa­rro­llo de una

pil­do­ra mas­cu­li­na? La res­pues­ta a es­tas pre­gun­tas no es sen­ci­lla y en ella hay una mez­cla de machismo, di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas e in­tere­ses eco­nó­mi­cos.

«La úl­ti­ma vez que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca pa­tro­ci­nó un en­sa­yo clí­ni­co con an­ti­con­cep­ti­vos hor­mo­na­les mas­cu­li­nos fue ha­ce unos 10 años», se­ña­la Roberto Lert­xun­di, miem­bro del co­mi­té de di­rec­ción de la So­cie­dad Eu­ro­pea de Con­tra­cep­ción, quien aclara que to­da la in­ves­ti­ga­ción que hoy en día se lle­va a ca­bo so­bre la ma­te­ria es­tá im­pul­sa­da por agen­cias na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les –NIH, OMS– u or­ga­nis­mos sin áni­mo de lu­cro, cu­ya ca­pa­ci­dad pa­ra im­pul­sar los en­sa­yos es mu­cho me­nor que la de una em­pre­sa.

La big phar­ma ha aban­do­na­do la in­ves­ti­ga­ción en es­te cam­po por­que no con­si­de­ra, al me­nos hoy en día, que ha­ya un buen ne­go­cio en el desa­rro­llo de es­tos pro­duc­tos que, pa­ra ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do, de­ben ser ba­ra­tos, fá­ci­les de uti­li­zar, al­ta­men­te efec­ti­vos y no pro­vo­car efec­tos

«VI­VI­MOS EN UNA SO­CIE­DAD MA­CHIS­TA QUE DE­JA EN LA MU­JER LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE LA AN­TI­CON­CEP­CIÓN»

se­cun­da­rios re­se­ña­bles. Crear una píl­do­ra mas­cu­li­na no es tan sen­ci­llo co­mo co­piar el me­ca­nis­mo de la ver­sión fe­me­ni­na, ex­pli­ca Ig­na­cio Mar­tí­nez Sa­la­man­ca, es­pe­cia­lis­ta en Uro­lo­gía y An­dro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Puer­ta de Hie­rro de Ma­ja­dahon­da (Ma­drid). «El

pro­ce­so de pro­duc­ción de es­per­ma­to­zoi­des y, por tan­to, la po­si­bi­li­dad de blo­quear­lo sin efec­tos no desea­dos, es mu­cho más com­ple­jo en el hom­bre que en la mu­jer».

Las mu­je­res úni­ca­men­te

fa­bri­can una cé­lu­la se­xual al mes, el óvu­lo, mien­tras que el or­ga­nis­mo mas­cu­lino pro­du­ce con­ti­nua­men­te es­per­ma­to­zoi­des, se­ña­la. Ade­más, aña­de, en el ca­so de los va­ro­nes tam­bién es más com­ple­jo su­pri­mir el eje hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­sa­rio, el en­car­ga­do de la pro­duc­ción de es­per­ma­to­zoi­des, sin que la al­te­ra­ción hor­mo­nal afec­te a otras es­fe­ras de su vi­da.

Los en­sa­yos rea­li­za­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das han de­mos­tra­do que sí es po­si­ble desa­rro­llar un anticonceptivo hor­mo­nal mas­cu­lino, se­ña­la Fe­rran Gar­cía, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de An­dro­lo­gía, Me­di­ci­na Se­xual y Re­pro­duc­ti­va (ASESA) y res­pon­sa­ble de la Uni­dad de An­dro­lo­gía del Ins­ti­tu­to Mar­qués de Bar­ce­lo­na. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da has­ta aho­ra tam­bién ha mos­tra­do fa­llos que po­nen en cues­tión su atrac­ti­vo

co­mer­cial, co­mo una ta­sa de res­pues­ta va­ria­ble, la apa­ri­ción de al­te­ra­cio­nes a cor­to pla­zo –ac­né, au­men­to de pe­so, ele­va­ción en el re­cuen­to de gló­bu­los ro­jos– o la ne­ce­si­dad de usar una vía de ad­mi­nis­tra­ción mo­les­ta, co­mo las in­yec­cio­nes pe­rió­di­cas. «To­do es­to, sin du­da, ha con­tri­bui­do al de­sin­te­rés de la in­dus­tria», se­ña­la Gar­cía.

En la mis­ma lí­nea se pro­nun­cia Lert­xun­di: «És­te es un te­ma de ne­go­cios. Y pa­re­ce que la in­dus­tria ac­tual se con­for­ma con lo que tie­ne y no quie­re ha­cer in­ver­sión».

Pa­ra Iván Ro­te­lla, miem­bro de la Aso­cia­ción Es­ta­tal de Pro­fe­sio­na­les de la Se­xo­lo­gía (EAPS), el aban­dono por par­te de la in­dus­tria de es­ta área de in­ves­ti­ga­ción tam­bién se de­be «a que la sa­lud se­xual se si­gue vien­do co­mo una co­sa de mu­je­res».

«Vi­vi­mos en una so­cie­dad ma­chis­ta que ha de­ja­do en las mu­je­res la res­pon­sa­bi­li­dad de to­do lo que tie­ne que ver con la an­ti­con­cep­ción y tam­bién con la pro­tec­ción en las re­la­cio­nes se­xua­les [...]. En el fon­do, lo que se si­gue pen­san­do es que la que se que­da em­ba­ra­za­da es la mu­jer, que es ella quien tie­ne que preo­cu­par­se. Por eso la in­dus­tria no cree que co­mer­cial­men­te va­ya a ser ren­ta­ble un pro­duc­to di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te a los hom­bres», re­mar­ca.

Noé es­tá con­ven­ci­da de que, si con­ta­se con el apo­yo de una com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca, el gel que eva­lúa po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer anticonceptivo mas­cu­lino si­mi­lar a la píl­do­ra que lle­gue al mer­ca­do. Pre­ci­sa­men­te por­que sol­ven­ta va­rios de los pro­ble­mas de­tec­ta­dos con otras pre­sen­ta­cio­nes. En pri­mer lu­gar, el gel ofre­ce una vía de ad­mi­nis­tra­ción mu­cho más có­mo­da que las in­yec­cio­nes que se ha­bían uti­li­za­do has­ta aho­ra. Y, ade­más, los en­sa­yos pre­vios han mos­tra­do un ni­vel ba­jo de efec­tos se­cun­da­rios.

Sin em­bar­go, po­drían to­mar­le la de­lan­te­ra otras op­cio­nes no hor­mo­na­les, que tam­bién han mos­tra­do re­sul­ta­dos muy pro­me­te­do­res en en­sa­yos pre­li­mi­na­res. Una de ellas es el mé­to­do RISUG/VALSALGEL, que se ase­me­ja a una va­sec­to­mía re­ver­si­ble por­que con­sis­te en blo­quear los con­duc­tos de­fe­ren­tes –los en­car­ga­dos de lle­var a los es­per­ma­to­zoi­des ma­du­ros has­ta la ure­tra– me­dian­te un po­lí­me­ro in­yec­ta­ble. Si el hom­bre desea vol­ver a ser fér­til, el pa­so de los es­per­ma­to­zoi­des pue­de vol­ver a li­be­rar­se me­dian­te otra in­yec­ción que di­suel­ve el blo­queo.

Tam­bién se es­tá pro­ban­do, de mo­men­to só­lo en ani­ma­les, un mé­to­do que apa­ga la fer­ti­li­dad del va­rón evi­tan­do que los es­per­ma­to­zoi­des ma­du­ren ade­cua­da­men­te. El pro­duc­to, de­no­mi­na­do Ad­ju­din, es un análo­go de la lo­ni­da­mi­na, que en prin­ci­pio se desa­rro­lló co­mo fár­ma­co an­ti-cán­cer. Per­mi­te re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­to­ra cuan­do se aban­do­na su uso, aun­que preo­cu­pa su aso­cia­ción con efec­tos ad­ver­sos im­por­tan­tes.

De cual­quier for­ma, los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos creen que ha­ce fal­ta más vo­lun­tad pa­ra con­se­guir que cual­quie­ra de es­tos mé­to­dos lle­gue a las far­ma­cias.

En ese sen­ti­do, en 2016, una vein­te­na de ex­per­tos en con­tra­cep­ción fir­ma­ron en la Aca­de­mia Fran­ce­sa de Me­di­ci­na el Ma­ni­fies­to

de Pa­rís, un do­cu­men­to en el que re­cla­ma­ban la im­pli­ca­ción de la in­dus­tria, las agen­cias sa­ni­ta­rias, po­lí­ti­cos y or­ga­ni­za­cio­nes de to­do el mun­do pa­ra con­se­guir que «al me­nos un anticonceptivo mas­cu­lino fia­ble, re­ver­si­ble y ase­qui­ble es­té dis­po­ni­ble an­tes de 2026».

La píl­do­ra «fue un lo­gro muy im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res, que pu­die­ron ac­ce­der a ac­ti­vi­da­des so­cia­les y la­bo­ra­les sin el te­mor de los em­ba­ra­zos fre­cuen­tes», zan­ja Noé. «Pe­ro han trans­cu­rri­do dé­ca­das des­de en­ton­ces y es el mo­men­to de que hom­bres y mu­je­res com­par­tan esa res­pon­sa­bi­li­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.