El fran­cés

El Mundo - - OPINIÓN - POR SAN­TIA­GO GON­ZÁ­LEZ

ABAS­CAL se ha re­fe­ri­do a Ma­nuel Valls lla­mán­do­le «el fran­cés de Ciu­da­da­nos» y es­to le ha si­do re­pro­cha­do por xe­no­fo­bia. Po­dría pa­re­cer que lla­mar «fran­cés» a un fran­cés es al­go pu­ra­men­te des­crip­ti­vo, pe­ro tie­ne su pun­to de in­ten­ción. Es un gen­ti­li­cio y só­lo los na­cio­na­lis­tas usan el gen­ti­li­cio pro­pio co­mo ca­li­fi­ca­ti­vo y el ajeno co­mo des­ca­li­fi­ca­ti­vo: ‘vas­co’ pa­ra los na­cio­na­lis­tas vas­cos y ‘ca­ta­lán’ pa­ra los ca­ta­la­nes, mien­tras ‘es­pa­ñol’ se­ría una des­ca­li­fi­ca­ción pa­ra cual­quie­ra de los dos. ¿Se­ría el mis­mo ca­so en­tre los ad­je­ti­vos ‘es­pa­ñol’ y ‘fran­cés’ pa­ra Vox?

Por otra par­te, fran­cés es una pa­la­bra po­li­sé­mi­ca. Es ad­je­ti­vo, pe­ro tam­bién sus­tan­ti­vo. Re­sul­ta que en el si­glo XVIII se ave­cin­dó en Ma­drid un con­tin­gen­te de pros­ti­tu­tas fran­ce­sas que se gran­jea­ron una jus­ta fa­ma en el fo­ro. Ellas prac­ti­ca­ban un lan­ce del amor ve­nal al que las pu­tas es­pa­ño­las, más hon­ra­das y de­cen­tes, se ne­ga­ban.

Lla­mar a al­guien ‘el fran­cés’ re­sul­ta equí­vo­co y no me aca­ba de gus­tar, aun­que tam­bién Valls me pa­re­ce equí­vo­co en sí mis­mo. Se cre­ce mu­cho cuan­do se le com­pa­ra, cla­ro. Pón­gan­lo us­te­des jun­to a Ada Co­lau y ya ve­rán. Pe­ro Ma­nuel Valls, co­mo mi­nis­tro

del In­te­rior, se jac­ta­ba de ha­ber ex­pul­sa­do de Fran­cia a 5.000 gi­ta­nos, o sea, que no aca­bo yo de ver el as­co que le pro­du­ce Vox por xe­nó­fo­bo. Tie­ne tam­bién un ego que no le ca­be en la ta­le­gui­lla, al re­tui­tear una pie­za pe­rio­dís­ti­ca cu­yo ti­tu­lar di­ce: «Valls tra­za la es­tra­te­gia de Ciu­da­da­nos en An­da­lu­cía», lo que Luis del Pino ca­li­fi­ca en su cuen­ta de Twit­ter de hu­mi­llan­te pa­ra Cs, y aña­de: «La man­se­dum­bre con que Ciu­da­da­nos lo acep­ta es más sor­pren­den­te aún».

Pe­ro hay oca­sio­nes en que se vie­ne arri­ba y ofre­ce la de cal, co­mo en la no­che de los pre­mios Na­dal. Un don na­die que ga­nó el pre­mio Pla hi­zo el plan­to de ri­gor por los «pre­sos po­lí­ti­cos» y «los exi­lia­dos» y aque­lla no­che, en­tre las au­to­ri­da­des in­vi­ta­das, só­lo Valls pa­re­cía do­ta­do del don de la pa­la­bra y se le­van­tó in­ter­pe­lán­do­les a to­dos, es­pe­cial­men­te, a la de­le­ga­da de Sán­chez, Cu­ni­lle­ra: «¿Pe­ro es que na­die va a de­cir na­da?» Di­jo más co­sas y acu­só a Mas: «Tú tie­nes la cul­pa». Valls fue des­ca­li­fi­ca­do por Ice­ta y la Co­lau, mien­tras el pre­mia­do Ar­ti­gau ale­gó no con­cer­le. ¿Com­pa­ra­do con quién? Me pre­gun­ta­ba an­tes. El fran­cés es un buen can­di­da­to, por in­só­li­to, a la Al­cal­día de Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.