Pro­me­sas, men­ti­ras y po­pu­lis­mo

El Mundo - - OPINIÓN - POR IÑA­KI GIL

VOX, Vox, Vox. ¿Es Vox de ex­tre­ma derecha? ¿Mon­ta tan­to San­tia­go Abascal co­mo Ma­ri­ne Le Pen? Me sor­pren­dió la on­mi­pre­sen­cia del te­ma en mi vi­si­ta na­vi­de­ña a Es­pa­ña. In­clu­so en Bar­ce­lo­na, don­de ha sus­ti­tui­do al mo­no­te­ma del ‘pro­cés’.

El de­ba­te ha sal­ta­do los Pi­ri­neos. La pren­sa fran­ce­sa es­pe­cu­la so­bre si la au­sen­cia de un dis­cur­so eu­roes­cép­ti­co, co­mún en to­dos los po­pu­lis­mos eu­ro­peos, es «sin­ce­ra o cal­cu­la­da». El Elí­seo «vi­gi­la de cer­ca» a Cs y le pre­vie­ne so­bre po­si­bles alian­zas.

Sos­ten­go que los po­pu­lis­mos son la respuesta de­ma­gó­gi­ca a los erro­res, co­rrup­cio­nes y, so­bre

to­do, a de­jar po­drir los problemas e in­que­tu­des de la ciu­da­da­nía por parte de los par­ti­dos del sis­te­ma. Mu­chos se es­can­da­li­zan hoy de la de­man­da de re­cen­tra­li­zar com­pe­ten­cias, sin­gu­lar­men­te, las edu­ca­ti­vas. Son los mis­mos que ca­lla­ron ayer an­te los evi­den­tes ex­ce­sos de la nor­ma­li­za­ción lin­güís­ti­ca en Ca­ta­lu­ña que sig­ni­fi­ca la ex­clu­sión del cas­te­llano co­mo len­gua vehi­cu­lar en la en­se­ñan­za. El PSC, que en­du­re­ció las san­cio­nes a los co­mer­cios por ro­tu­lar só­lo en cas­te­llano, que flir­teó du­ran­te años con el ‘de­re­cho a de­ci­dir’, no pue­de in­dig­nar­se por­que al­guien

pro­pon­ga aca­bar con las au­to­no­mías. A mí me parece un dis­pa­ra­te, pe­ro tam­po­co me gus­tó la de­ri­va iden­ti­ta­ria del so­cia­lis­mo ca­ta­lán.

Se ras­gan la ca­mi­sa y lan­zan aler­tas an­ti­fas­cis­tas des­de Po­de­mos por las crí­ti­cas a la le­gis­la­ción so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro. Es una rup­tu­ra del con­sen­so cla­man los que po­nen en cues­tión la mo­nar­quía, uno de los con­sen­sos bá­si­cos de la Cons­ti­tu­ción. ¿Se pue­de de­fen­der la au­to­de­ter­mi­na­ción y cen­su­rar a quien pro­po­ne re­cen­tra­li­zar el Es­ta­do? ¿Se pue­de pe­dir un cor­dón sa­ni­ta­rio con­tra Vox y dar por bue­nos los vo­tos de Bil­du y de

quie­nes pro­cla­ma­ron la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña pa­ra ha­cer pre­si­den­te a Sánchez?

Char­les Pas­qua, que fue ministro de In­te­rior ‘gau­llis­ta’ y fon­ta­ne­ro de to­dos los desagües del Es­ta­do fran­cés, de­cía que «só­lo es­tán obli­ga­dos a cum­plir las pro­me­sas elec­to­ra­les los que se las creen». De aquel ci­nis­mo (y de explotar la de­ses­pe­ra­ción de los en­ga­ña­dos) vi­ve Le Pen. «Vi­gi­lar de cer­ca», di­cen en el Elí­seo. Y van a re­mol­que de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’.

Vox es la ma­la respuesta a to­dos los problemas que PP y PSOE no afron­ta­ron por­que era más có­mo­do mi­rar a otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.