Cs tor­pe­dea el acuer­do par­la­men­ta­rio de PP y Vox

Ase­gu­ra que no de­ro­ga­rá la ley de Me­mo­ria y no ha­brá una con­se­je­ría só­lo de Fa­mi­lia ▶ Ca­sa­do da por fi­na­li­za­das las dis­cre­pan­cias en el PP

El Mundo - - PORTADA - TE­RE­SA LÓ­PEZ PA­VÓN

El Par­ti­do Po­pu­lar pro­me­tía ayer un «cam­bio tran­qui­lo» en An­da­lu­cía, pe­ro la fal­ta de sin­to­nía en­tre sus alia­dos ame­na­za con com­pli­car­le aún más a Juan Ma­nuel Mo­reno una le­gis­la­tu­ra ya es­pe­cial­men­te com­ple­ja pa­ra un go­bierno en coa­li­ción y en mi­no­ría. Tan só­lo ho­ras des­pués de fra­guar los acuer­dos que per­mi­ti­rán al can­di­da­to po­pu­lar eri­gir­se co­mo el pri­mer pre­si­den­te del PP en la his­to­ria de la au­to­no­mía an­da­lu­za, Vox y Ciu­da­da­nos se en­zar­za­ban en un cru­ce de de­cla­ra­cio­nes que au­gu­ra una tran­si­ción con­vul­sa.

La sus­ti­tu­ción de la ley an­da­lu­za de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca por una Ley de Con­cor­dia y la crea­ción de una Con­se­je­ría de Fa­mi­lia (con atri­bu­cio­nes ex­clu­si­vas se­gún exi­ge Vox) es­tán aho­ra en el cen­tro de la po­lé­mi­ca, des­pués de que Ciu­da­da­nos ha­ya ma­ni­fes­ta­do que no se sien­te «com­pro­me­ti­do» por los acuer­dos par­la­men­ta­rios al­can­za­dos en­tre el PP y la de­re­cha po­pu­lis­ta.

Los 100 días de cor­te­sía que la tra­di­ción po­lí­ti­ca su­gie­re con­ce­der a un go­bierno an­tes de juz­gar su ges­tión se an­to­jan una eter­ni­dad en los tiem­pos ace­le­ra­dos que co­rren. Ni la opo­si­ción es­tá dis­pues­ta a con­ce­der­le a Juan Ma­nuel Mo­reno mar­gen al­guno ni tam­po­co sus alia­dos –los so­cios de Ciu­da­da­nos, por un la­do, y Vox por otro– pa­re­cen que­rer aban­do­nar, ni si­quie­ra tem­po­ral­men­te, una bron­ca ba­ta­lla dia­léc­ti­ca que no fa­ci­li­ta de­ma­sia­do la tran­si­ción al nue­vo eje­cu­ti­vo.

A las ten­sio­nes propias de un go­bierno de coa­li­ción, el de PP y Cs ha de su­mar las di­fi­cul­ta­des de un go­bierno en mi­no­ría, al vai­vén de un par­ti­do con ten­den­cia a la so­bre­ac­tua­ción co­mo Vox y de una opo­si­ción ta­qui­cár­di­ca pre­pa­ra­da pa­ra ha­cer fren­te al tri­par­ti­to en los es­ca­ños y tam­bién en la ca­lle. Un es­ce­na­rio, en de­fi­ni­ti­va, po­co pro­pi­cio pa­ra el «cam­bio tran­qui­lo» que es­te jue­ves pro­me­tía la por­ta­voz del PP, Car­men Cres­po.

Des­de el mis­mo mo­men­to en que se ce­rró el pac­to a dos ban­das que ga­ran­ti­za la in­ves­ti­du­ra de Juan Ma­nuel Mo­reno, las acu­sa­cio­nes cru­za­das en­tre Ciu­da­da­nos y Vox no han ce­sa­do. Pa­ra em­pe­zar, el par­ti­do de San­tia­go Abas­cal ha he­cho una lec­tu­ra ses­ga­da (y en al­gu­nos ca­sos di­rec­ta­men­te fic­ti­cia) de su acuer­do con el PP y, a tra­vés de su pá­gi­na ofi­cial, su­gie­re, por ejem­plo, que los po­pu­la­res se han com­pro­me­ti­do a «co­la­bo­rar pa­ra la de­por­ta­ción de 52.000 in­mi­gran­tes en si­tua­ción irre­gu­lar». Na­da de eso se di­ce en el acuer­do fir­ma­do, don­de só­lo se re­gis­tra un com­pro­mi­so pa­ra evi­tar las me­di­das que su­pon­gan un «efec­to lla­ma­da» a la in­mi­gra­ción. Sin em­bar­go, es Vox, a tra­vés de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Ja­vier Or­te­ga Smith, el que acu­sa de «des­leal­tad» a Ciu­da­da­nos por re­pe­tir una y otra vez que no se sien­ten alu­di­dos por los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en­tre la for­ma­ción de la de­re­cha ra­di­cal y el Par­ti­do Po­pu­lar, en un acuer­do que Al­bert Ri­ve­ra ha ca­li­fi­ca­do co­mo «pa­pel mo­ja­do».

El can­di­da­to de Ciu­da­da­nos y fu­tu­ro vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta, Juan Ma­rín, in­sis­tía ayer en di­fe­ren­ciar dos pla­nos de esos acuer­dos: el de la ac­ción de go­bierno y el que co­rres­pon­de a la ini­cia­ti­va pro­pia de los gru­pos par­la­men­ta­rios. De es­ta for­ma, las 90 me­di­das que el PP y Ciu­da­da­nos han ne­go­cia­do y pac­ta­do se­rán im­pul­sa­das des­de el Go­bierno an­da­luz, mien­tras que to­do aque­llo que for­me par­te del com­pro­mi­so del PP con Vox ten­drán que pro­po­ner­lo por su cuen­ta los gru­pos par­la­men­ta­rios de am­bos par­ti­dos y ne­go­ciar­lo con el res­to si quie­ren que pros­pe­re.

A pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas, Ma­rín se re­fi­rió a la sus­ti­tu­ción de la Ley de la Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca an­da­lu­za por una Ley de Con­cor­dia, que es uno de los com­pro­mi­sos fir­ma­dos por el PP y Vox, apun­tan­do que Ciu­da­da­nos no es­tá en esa po­si­ción y que, por tan­to, se­rán el PP y Vox los que ten­gan que plan­tear la ini­cia­ti­va co­mo una pro­po­si­ción de ley y bus­car en el Par­la­men­to an­da­luz los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra que sal­ga ade­lan­te. «Pa­ra cam­biar una ley ha­ce fal­ta al­go más de 12 es­ca­ños. Exac­ta­men­te 55. Se­ría bueno que al­gu­nos em­pie­cen a en­ten­der el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes», aña­dió.

Otro de los mo­ti­vos de fric­ción en­tre Vox y Ciu­da­da­nos tie­ne que ver con la crea­ción de una Con­se­je­ría de Fa­mi­lia, com­pro­me­ti­da igual­men­te en el acuer­do en­tre Vox y el PP. La reali­dad es que, an­tes de sen­tar­se a ne­go­ciar con Vox, el PP y Ciu­da­da­nos ya ha­bían pre­vis­to des­ta­car de al­gu­na for­ma las po­lí­ti­cas de aten­ción a la fa­mi­lia en su es­truc­tu­ra de go­bierno (tal y co­mo pu­bli­có EL MUN­DO el pa­sa­do 3 de enero). Pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de for­ma ais­la­da de otras fun­cio­nes. De he­cho, da­do que el nue­vo Go­bierno an­da­luz dis­pon­drá só­lo de 11 con­se­je­rías, to­das ten­drán que asu­mir di­ver­sas áreas pa­ra abar­car to­das las com­pe­ten­cias que de­pen­den de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Así lo en­tien­de Ciu­da­da­nos pe­ro Vox se opo­ne a que el efec­to de ese com­pro­mi­so se «di­lu­ya» en una Con­se­je­ría a la que se su­men otras fun­cio­nes. Ade­más, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Vox se ha mos­tra­do con­tra­rio a que sea Ciu­da­da­nos el que asu­ma la di­rec­ción de esa con­se­je­ría en el re­par­to del go­bierno.

La fal­ta de sin­to­nía evi­den­te, in­clu­so en cues­tio­nes me­no­res, en­tre Vox y Ciu­da­da­nos per­mi­te en­tre­ver has­ta qué pun­to Juan Ma­nuel Mo­reno ten­drá que fa­jar­se en ne­go­ciar ca­da una de las ini­cia­ti­vas pa­ra las que ne­ce­si­te el re­fren­do del Par­la­men­to, em­pe­zan­do por los pre­su­pues­tos an­da­lu­ces pa­ra 2019, en los que ha­brá de em­plear­se a fon­do el nue­vo go­bierno na­da más to­mar po­se­sión. De mo­men­to, An­da­lu­cía fun­cio­na con los pre­su­pues­tos pro­rro­ga­dos de 2018, los úl­ti­mos apro­ba­dos por el go­bierno de Su­sa­na Díaz. La le­gis­la­tu­ra se le plan­tea, por tan­to, al pri­mer pre­si­den­te po­pu­lar de la his­to­ria de la au­to­no­mía co­mo un cam­po de mi­nas sem­bra­do por la opo­si­ción, que le anun­cia ya mo­vi­li­za­cio­nes en la ca­lle, pe­ro tam­bién por quie­nes con su vo­to ha­rán po­si­ble los pró­xi­mos días 15 y 16 de enero su in­ves­ti­du­ra.

GOGO LO­BA­TO

La pre­si­den­ta del Par­la­men­to, Mar­ta Bos­quet, re­ci­be a Juan Ma­rín y Ser­gio Ro­me­ro (Ciu­da­da­nos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.