De­te­ni­da en Plat­ja d’Aro (Ge­ro­na) una me­nor de 17 años que de­go­lló a su ma­dre

La jo­ven ad­mi­tió el cri­men en una no­ta ma­nus­cri­ta que apa­re­ció jun­to al ca­dá­ver

El Mundo - - PORTADA - AN­DRÉS NEF

Los Mos­sos d’Es­qua­dra de­tu­vie­ron ayer a me­dio­día en Plat­ja d’Aro (Ge­ro­na) a la me­nor de 17 años acusada de ha­ber ma­ta­do a cu­chi­lla­das a su ma­dre la no­che an­te­rior en su ca­sa de Ban­yo­les. La Di­vi­sión de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) si­gue investigando las cau­sas del ma­tri­ci­dio que la pro­pia me­nor con­fe­só de ma­ne­ra im­plí­ci­ta en una no­ta ma­nus­cri­ta que apa­re­ció jun­to al ca­dá­ver.

La re­cons­truc­ción del cri­men y la au­top­sia rea­li­za­da al cuer­po de la víc­ti­ma, de 53 años, ha per­mi­ti­do es­ta­ble­cer que la muer­te se pro­du­jo con al­ta pro­ba­bi­li­dad la ma­ña­na del miér­co­les, des­pués de que la mu­jer fue­ra de­go­lla­da. El cuer­po no fue ha­lla­do has­ta ca­si diez ho­ras des­pués por el hi­jo de la mu­jer, que vi­vía en el pi­so jun­to a su hi­ja adop­ti­va. El chi­co in­for­mó in­me­dia­ta­men­te a los ser­vi­cios de emer­gen­cia y, tras ha­llar la no­ta, co­men­zó la bús­que­da de la me­nor, fu­ga­da. Fi­nal­men­te fue de­te­ni­da ayer en un do­mi­ci­lio que la fa­mi­lia tie­ne en la lo­ca­li­dad de Cas­tell-Plat­ja d’Aro don­de pre­ten­día es­con­der­se.

Las prue­bas fo­ren­ses con­fir­ma­ron ayer que la cau­sa di­rec­ta de la muer­te fue un cor­te a la al­tu­ra del cue­llo, in­for­ma Efe. El cuer­po, que te­nía más cor­tes, tam­bién apa­re­ció des­nu­do, por lo que los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ran que fue ata­ca­da sin que le die­ra tiem­po a cam­biar­se. Jun­to al cuer­po apa­re­ció la no­ta ma­nus­cri­ta en la que, ade­más de ad­mi­tir im­plí­ci­ta­men­te el cri­men, anun­cia­ba dos ubi­ca­cio­nes en las que pre­ten­día sui­ci­dar­se. Se des­co­no­ce si fi­nal­men­te cam­bió de opi­nión o si fue una es­tra­ta­ge­ma pa­ra des­pis­tar a la po­li­cía.

Se­gún tras­cen­dió ayer, la me­nor na­ci­da en Ru­sia y adop­ta­da ha­ce años, po­dría su­frir al­gún ti­po de tras­torno pis­co­ló­gi­co de cu­yas con­se­cuen­cias en su com­por­ta­mien­to ha­bía da­do mues­tras úl­ti­ma­men­te.

La in­ves­ti­ga­ción apun­ta a que el cri­men se pu­do co­me­ter so­bre las 09:30 ho­ras, cuan­do los ve­ci­nos oye­ron gri­tos. Tras su­pues­ta­men­te aca­bar con la vi­da de su ma­dre, la jo­ven se fue con nor­ma­li­dad al ins­ti­tu­to don­de es­tu­dia en la mis­ma lo­ca­li­dad de Ban­yo­les. Los in­ves­ti­ga­do­res han ha­lla­do in­di­cios que se­ña­lan a la me­nor co­mo au­to­ra del cri­men, en­tre ellos que la vi­vien­da en la que con­vi­vía con su ma­dre no ha­bía si­do for­za­da.

Los ve­ci­nos del pi­so de Ban­yo­les ase­gu­ra­ron a la po­li­cía de que, fre­cuen­te­men­te, es­cu­cha­ban dis­cu­sio­nes en la vi­vien­da don­de vi­vían am­bas des­de que la mu­jer se se­pa­ró. La hi­ja fue tras­la­da­da ayer por la tar­de por los Mos­sos de nue­vo al pi­so pa­ra re­cons­truir có­mo su­ce­dió el cri­men. Es­te vier­nes es­tá pre­vis­to que pa­se a dis­po­si­ción de la Fis­ca­lía de Me­no­res, que so­li­ci­ta­rá al juez su in­ter­na­mien­to en ré­gi­men ce­rra­do, el equi­va­len­te a la pri­sión pro­vi­sio­nal en adul­tos.

La víc­ti­ma, Car­men P., re­gen­tó du­ran­te años con su ex ma­ri­do el Al­ber­gue De­por­ti­vo Sprint, al que acu­dían de for­ma asi­dua de­por­tis­tas de to­da Es­pa­ña que prac­ti­ca­ban re­mo en el la­go de Ban­yo­les, que fue se­de olím­pi­ca en los Jue­gos de Bar­ce­lo­na 92, in­for­ma Efe. La hi­ja aho­ra de­te­ni­da y úni­ca sos­pe­cho­sa del ma­tri­ci­dio tam­bién era ha­bi­tual en el al­ber­gue, se­gún re­cor­da­ban ayer a la pren­sa al­gu­nos de los asi­duos.

EM

La mu­jer ase­si­na­da po­sa con su hi­ja en el la­go de Ban­yo­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.