Mur­mu­llo

El Mundo - - OPINIÓN - POR MA­NUEL HI­DAL­GO

PRI­ME­RO fue la cri­sis eco­nó­mi­ca y des­pués, so­la­pán­do­se, lle­gó en Oc­ci­den­te la cri­sis po­lí­ti­ca: de­cai­mien­to de las ideo­lo­gías tra­di­cio­na­les; ex­tin­ción o mengua de los par­ti­dos ha­bi­tua­les; lle­ga­da al po­der de in­quie­tan­tes lí­de­res; brus­cos gi­ros so­bre de­seos y pro­yec­tos co­lec­ti­vos; asun­ción de que los cam­bios tec­no­ló­gi­cos crean una inex­plo­ra­da e in­ti­mi­dan­te si­tua­ción; des­qui­cian­te ava­lan­cha al mi­nu­to de no­ti­cias so­bre su­ce­sos tur­bios y desa­zo­nan­tes; con­ta­mi­na­ción con las aguas ne­gras de las re­des so­cia­les; to­rren­cial cau­dal de plan­tea­mien­tos

ra­di­ca­les y rup­tu­ris­tas y, tam­bién, ines­pe­ra­da reac­ti­va­ción de vie­jas ten­den­cias amor­ti­za­das o dor­mi­das.

Cual­quie­ra di­ría que la char­la­ta­ne­ría mi­le­na­ris­ta que, en vís­pe­ras del 2000, tu­vo su mi­nu­to de glo­ria se ha ma­te­ria­li­za­do des­pués. Trans­for­ma­ción es la pa­la­bra más sua­ve que se es­cu­cha pa­ra de­fi­nir lo que su­ce­de. Unos se afe­rran a su sen­ti­do más es­pe­ran­za­dor y expectante –no pa­sa na­da irre­me­dia­ble, sino que, al con­tra­rio, la cri­sis pre­lu­dia un mun­do me­jor– y otros, qui­zá más, tie­nen sen­sa­ción de fi­nal ca­te­gó­ri­co. Otean des­truc­ción, ce­ni­za y

rui­nas: bár­ba­ros de dis­tin­ta con­di­ción se apres­tan, en un pla­ne­ta en­fer­mo, a tras­pa­sar las mu­ra­llas de Ro­ma y aca­bar con la ci­vi­li­za­ción.

So­bre ana­lis­tas tem­pla­dos y so­se­ga­dos, se al­za el grito de los de­ma­go­gos, los fal­sos pro­fe­tas, los pre­di­ca­do­res hi­per­ven­ti­la­dos, los ar­bi­tris­tas, los ven­de­do­res de cre­ce­pe­lo ful, los ‘ha­me­li­nes’ que to­can su flau­ta pa­ra que les si­ga­mos co­mo ra­tas. Ra­tas con mie­do a la pes­te que va a aso­lar la ciu­dad.

En es­te pai­sa­je es­tá ocu­rrien­do al­go in­tere­san­te. Pre­gun­tas in­di­vi­dua­les: ¿Quién y

qué soy yo?, ¿qué quie­ro?, ¿pien­so co­mo siem­pre he creí­do y di­cho que pen­sa­ba?, ¿qué cla­se de vi­da de­seo vi­vir? Se no­ta un sus­pi­ro de bas­ta ya. ¿Y en qué se no­ta? En que, al mar­gen de la po­lí­ti­ca, se per­ci­be una cre­cien­te atrac­ción ha­cia quie­nes, en la ga­la­xia cul­tu­ral, se sa­len de los re­ba­ños, pien­san y ac­túan por su cuen­ta y no tie­nen mie­do al re­pro­che de los con­sa­bi­dos. Es el es­ca­pa­ra­te de al­go di­fe­ren­te. O un mer­ca­do, ojo, de la im­pos­tu­ra. Pe­ro hay un mur­mu­llo de has­tío que, co­mo siem­pre, tie­ne que ver con la li­ber­tad, con su con­quis­ta o con su pér­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.