Men­ti­ra

El Mundo - - OPINIÓN - AN­TO­NIO LU­CAS

EN LA FO­TO­GRA­FÍA apa­re­cen Gar­cía Egea (PP) y Or­te­ga Smith (Vox). Los her­mo­sos se­gun­do­nes. Fir­man al­gún pa­pel. Mi­ran a cá­ma­ra. Des­plie­gan un ges­to ufano de es­tar de acuer­do. Bien de acuer­do. Lue­go fingen an­te los mi­cró­fo­nos que en­tre ellos hay mu­cho ma­te y mu­cha con­fu­sión, pe­ro la ima­gen es de cal­ma im­pe­ca­ble. Es­tán ju­gan­do al fu­tu­ro de An­da­lu­cía des­con­tan­do de sus pla­nes a mu­cha An­da­lu­cía. Pe­ro otra vez el tea­tro es cha­pu­ce­ro. (Ciu­da­da­nos en­re­da por me­dio, cla­ro, pe­ro di­lu­ci­dar a es­ta gen­te re­qui­re de un tarot.) Es­pa­ña es­tá por fin en lí­nea con lo peor de Eu­ro­pa, sin sa­lir de ca­sa.

Las con­di­cio­nes tra­pi­chean­tes de es­te acuer­do de Go­bierno pro­pi­cia que al­gu­nos ciu­da­da­nos es­tén vo­tan­do men­tal­men­te a Vox pa­ra cuan­do to­que ir a vo­tar. Así que el PP se ha co­si­do a la ga­vio­ta un pro­ble­ma. En po­lí­ti­ca no bas­ta ver lo que se ve, hay que adi­vi­nar­lo. Por eso la fo­to­gra­fía de los dos al­fi­les fir­man­do al­go de­la­ta que lo esen­cial es siem­pre mu­tuo. Y lo esen­cial aquí es que la de­re­cha quie­re ser más de­re­cha, de­ci­di­dos a con­vi­vir en paz des­de la có­le­ra de al­gu­nas me­di­das que trai­cio­nan tan­tas yar­das de pro­gre­so. (Pa­ra men­tir tam­po­co es ne­ce­sa­rio in­no­var).

Lo que he­mos so­por­ta­do es­tos días es una men­ti­ra dis­fra­za­da de úni­ca y de­fi­ni­ti­va pro­me­sa. Vox as­pi­ra a ji­ba­ri­zar la de­mo­cra­cia y el PP pro­po­ne que­dar­se con las ideas de Vox, que en tan­tos asun­tos son las propias pe­ro aho­ra re­ci­ta­das en voz al­ta. La de­re­cha trae un pac­to de se­gun­da mano con ella mis­ma, avan­zan­do la po­si­bi­li­dad de al­go rui­no­so. Un ve­neno que am­bos so­cios no han ter­mi­na­do de pur­gar.

Se­gui­mos ha­cien­do po­lí­ti­ca a la re­van­cha. Y eso, en vez de alen­tar el re­cha­zo, fa­ci­li­ta una boi­na tó­xi­ca don­de una por­ción de Es­pa­ña se com­por­ta co­mo si Fran­co no hu­bie­se su­ce­di­do to­da­vía, co­mo si al abri­go só­lo le hu­bié­se­mos da­do du­ran­te 40 años la vuel­ta.

Ha­brá cam­bio en la mer­ma­da y chu­lea­da An­da­lu­cía. Pe­ro aso­ma con él una to­xi­ci­dad po­lí­ti­ca ca­paz de nu­blar al­gu­nos lo­gros de la edu­ca­ción y la sa­ni­dad pú­bli­cas, de la li­ber­tad re­li­gio­sa, de los de­re­chos de in­mi­gran­tes no re­gu­la­dos, del com­ba­te con­tra el cri­men ma­chis­ta. No es bue­nis­mo, sino alar­ma an­te lo ul­tra cuan­do un país se ado­ba con re­sen­ti­mien­to his­tó­ri­co y ha­bla de Re­con­quis­ta sin pu­dor. El PP y Vox se unen en san­ti­dad y a que­ma­rro­pa. Ven­den ten­sión de fuer­zas, pe­ro mu­tua­men­te se lan­zan la len­gua de al­fom­bra. Su her­man­dad es un mis­te­rio de lo más cla­ro: di­cen an­dar con dis­tin­to pa­so, pe­ro van de­jan­do la mis­ma hue­lla. Tam­bién se ve en la fo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.