El TS es­tu­dia si la di­rec­to­ra de la pri­sión pre­va­ri­có al ex­car­ce­lar sin per­mi­so a Rull

La pri­sión de Lle­do­ners le per­mi­tió ir al hos­pi­tal a ver a su hi­jo in­gre­sa­do sin con­tar con la au­to­ri­za­ción del Al­to Tri­bu­nal

El Mundo - - PORTADA - M. MARRACO / G. GON­ZÁ­LEZ

El Tri­bu­nal Su­pre­mo es­tu­dia si de­be in­ves­ti­gar­se a la di­rec­to­ra de la cár­cel de Lle­do­ners, Pau­la Mon­te­ro Bra­se­ro, por un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción, al ha­ber con­ce­di­do sin su au­to­ri­za­ción un per­mi­so de sa­li­da a Jo­sep Rull. El ex con­se­ller pu­do así vi­si­tar en el hos­pi­tal a su hi­jo, de seis años, que se ha­bía des­va­ne­ci­do en un en­cuen­tro en la pri­sión.

El Tri­bu­nal Su­pre­mo es­tu­dia si de­be in­ves­ti­gar­se a la di­rec­to­ra de la cár­cel de Lle­do­ners por un de­li­to de pre­va­ri­ca­ción al con­ce­der por su cuen­ta un per­mi­so ex­tra­or­di­na­rio de sa­li­da al ex con­se­ller Jo­sep Rull. Los ma­gis­tra­dos que juz­ga­rán el 1-O tu­vie­ron no­ti­cia el mar­tes, a tra­vés de un fax del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, de que el pa­sa­do día 5 se ha­bía au­to­ri­za­do al acu­sa­do a sa­lir del cen­tro du­ran­te unas ho­ras pa­ra vi­si­tar a su hi­jo en el hos­pi­tal.

La au­to­ri­za­ción lle­gó des­pués de que el ni­ño, de seis años, fue­ra in­gre­sa­do en el Hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Man­re­sa (Bar­ce­lo­na) tras des­va­ne­cer­se en una vi­si­ta a su pa­dre. El ni­ño pa­só unas ho­ras des­orien­ta­do, aun­que fi­nal­men­te pu­do pa­sar la no­che de Re­yes en ca­sa.

La nor­ma­ti­va pe­ni­ten­cia­ria es­ta­ble­ce que los presos pre­ven­ti­vos –aque­llos que aún no es­tán con­de­na­dos en fir­me– só­lo pue­den sa­lir de la cár­cel con au­to­ri­za­ción del tri­bu­nal al que es­tán so­me­ti­dos, que en es­te ca­so es el Su­pre­mo. Se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas, el in­cum­pli­mien­to de esa nor­ma po­dría en­ca­jar en el ar­tícu­lo del Có­di­go Pe­nal que cas­ti­ga con pe­nas de nue­ve a 15 años de in­ha­bi­li­ta­ción a «la au­to­ri­dad o fun­cio­na­rio pú­bli­co que, a sa­bien­das de su in­jus­ti­cia, dic­ta­re una re­so­lu­ción ar­bi­tra­ria en un asun­to ad­mi­nis­tra­ti­vo».

La Con­se­je­ría de Jus­ti­cia ex­pli­có ayer que la di­rec­to­ra de la pri­sión, Pau­la Mon­te­ro Bra­se­ro, de­ci­dió pe­dir la au­to­ri­za­ción al juez de guar­dia de Man­re­sa por­que se tra­ta­ba de un día fes­ti­vo en el que el Su­pre­mo no es­ta­ba dis­po­ni­ble. Acom­pa­ña­do de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Rull es­tu­vo fue­ra de la pri­sión des­de las 17.18 ho­ras has­ta las 19.20 ho­ras.

La res­pues­ta del ma­gis­tra­do fue que no era com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver la pe­ti­ción, al­go que co­rres­pon­día al Su­pre­mo. «No ha lu­gar a con­ce­der (ni ha lu­gar de­jar de con­ce­der) per­mi­so ex­tra­or­di­na­rio de sa­li­da [...] por ca­re­cer es­te Juz­ga­do de com­pe­ten­cia pa­ra ha­cer­lo de con­for­mi­dad con lo dis­pues­to en el art. 161.4 del Re­gla­men­to Pe­ni­ten­cia­rio».

Es­te ar­tícu­lo es­ta­ble­ce so­bre la con­ce­sión de per­mi­sos que «cuan­do se tra­te de in­ter­nos pre­ven­ti­vos se­rá ne­ce­sa­ria, en to­do ca­so, la au­to­ri­za­ción ex­pre­sa de la Au­to­ri­dad ju­di­cial a cu­ya dis­po­si­ción se en­cuen­tre el in­terno».

La Fis­ca­lía ha­bía emi­ti­do un dic­ta­men en el que da­ba vía li­bre a la au­to­ri­za­ción, apo­yán­do­se en «ra­zo­nes de ur­gen­cia» y en otro ar­tícu­lo que per­mi­te los per­mi­sos a pre­ven­ti­vos con­ce­di­dos por «la au­to­ri­dad ju­di­cial co­rres­pon­dien­te», que da­das las cir­cuns­tan­cias con­si­de­ra­ba que po­día ser el juez de guar­dia.

«No se com­par­te el con­te­ni­do del dic­ta­men», res­pon­de el juez, que afir­ma que esa au­to­ri­dad ju­di­cial co­rres­pon­dien­te es «sin nin­gún mar­gen de du­da, el Tri­bu­nal Su­pre­mo».

Pe­se a ello, el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio si­guió ade­lan­te apo­yán­do­se en que el re­gla­men­to tam­bién es­ta­ble­ce que, «en los su­pues­tos de ur­gen­cia, el per­mi­so ex­tra­or­di­na­rio po­drá ser au­to­ri­za­do por el Di­rec­tor del Es­ta­ble­ci­mien­to». La pro­pia re­so­lu­ción del juz­ga­do nú­me­ro 4 de Man­re­sa ci­ta­ba es­te apar­ta­do del re­gla­men­to y lo pre­sen­ta­ba co­mo «una de­ci­sión gu­ber­na­ti­va». Es de­cir, una de­ci­sión en ma­nos del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio.

Fuen­tes del Su­pre­mo y la Fis­ca­lía con­si­de­ran que esa ex­cep­ción a la au­to­ri­za­ción ju­di­cial só­lo se re­fie­re a los presos que ya es­tán cum­plien­do con­de­na, y no a los pre­ven­ti­vos.

La ac­tua­ción del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio ha pro­vo­ca­do malestar en el Al­to Tri­bu­nal, al que ade­más no se le ha­bía re­mi­ti­do ayer do­cu­men­ta­ción mé­di­ca que res­pal­da­ra el per­mi­so ex­tra­or­di­na­rio.

Tam­bién en la Fis­ca­lía del Al­to Tri­bu­nal han re­ci­bi­do con­tra­ria­dos la no­ti­cia de que el fis­cal ha­bía apo­ya­do la sa­li­da, en lu­gar de re­cha­zar la com­pe­ten­cia del juez y de tras­la­dar lo su­ce­di­do a los cua­tro fis­ca­les del ca­so.

Pa­ra ac­tuar con­tra la di­rec­to­ra de la pri­sión se­ría ne­ce­sa­rio que el Tri­bu­nal Su­pre­mo acor­da­ra una de­duc­ción de tes­ti­mo­nio de lo su­ce­di­do, re­mi­tén­do­la bien a la Fis­ca­lía o bien di­rec­ta­men­te a los juz­ga­dos de Man­re­sa. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co po­dría tam­bién abrir una in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­tu­diar si los he­chos me­re­cen lle­gar al juz­ga­do.

TWIT­TER

Jo­sep Rull, en su des­pa­cho al día si­guien­te de apro­bar­se el ar­tícu­lo 155.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.