Re­ge­ne­ra­ción pen­dien­te

El Mundo - - OPINIÓN - LU­CÍA MÉN­DEZ

LA mal­di­ción per­si­gue a es­te país. Pri­me­ro lle­gó la cri­sis con su de­vas­ta­ción ma­te­rial y so­cial. Des­pués, la pos­cri­sis con su de­vas­ta­ción mo­ral. Cuan­do ya pa­re­cía que nues­tra ca­pa­ci­dad de es­can­da­li­zar­nos ha­bía re­bo­sa­do el lí­mi­te, aún fal­ta­ba lo del BBVA. Y quién sa­be qué se­rá lo pró­xi­mo que se­pa­mos.

El des­con­tro­la­do pri­sio­ne­ro Vi­lla­re­jo –mas­ti­can­do la ven­gan­za des­de su cel­da– o quie­nes se ha­yan he­cho con su cu­bo de la basura lleno de con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das ile­gal­men­te no es­tán dis­pues­tos a dar­nos tre­gua. En la úl­ti­ma en­tre­ga, es­tán ilu­mi­nan­do par­te de las en­tra­ñas del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía li­bre de mer­ca­do y de las nor­mas de buen go­bierno cor­po­ra­ti­vo de uno de los ban­cos más im­por­tan­tes del país. La mano in­vi­si­ble del mer­ca­do tam­bién con­tra­tó los ser­vi­cios de Vi­lla­re­jo. La eco­no­mía li­be­ral es muy li­be­ral has­ta que al­guien lan­za una Opa con el fin de cam­biar el ac­cio­na­ria­do y el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción. En­ton­ces, la fe en la ra­cio­na­li­dad de los mer­ca­dos da pa­so al es­pio­na­je del enemi­go, sin lí­mi­tes de vi­da pri­va­da o pú­bli­ca. Va­mos, el chan­ta­je de to­da la vi­da de Dios pa­ra di­ri­gir la mano in­vi­si­ble.

En el tiem­po de la Opa su­pi­mos, por­que lo con­tó en es­te dia­rio Ca­si­mi­ro Gar­cía-Aba­di­llo, que el em­pre­sa­rio Luis del Ri­ve­ro ha­bía di­se­ña­do el asal­to al BBVA en una ser­vi­lle­ta de pa­pel. Aho­ra com­ple­ta­mos el re­la­to con la cú­pu­la del BBVA pa­gan­do una pas­ta a Vi­lla­re­jo pa­ra espiar los mo­vi­mien­tos del enemi­go con el fin de ha­cer fra­ca­sar la ope­ra­ción. Lo lo­gra­ron. Co­sa que no es de ex­tra­ñar, pues­to que es­pia­ron 15.000 lla­ma­das y ca­si 4.000 te­lé­fo­nos.

En los lla­ma­dos tiem­pos más du­ros de la cri­sis hi­zo for­tu­na el con­cep­to de «éli­tes ex­trac­ti­vas», acu­ña­do por los eco­no­mis­tas Da­ron Ace­mo­glu y Ja­mes Ro­bin­son, en su li­bro Por qué fra­ca­san los paí­ses. Las éli­tes así de­fi­ni­das de­di­can sus es­fuer­zos ex­clu­si­va­men­te a su pro­pio bie­nes­tar. Tal cual se las gas­ta­ban las éli­tes fi­nan­cie­ras del BBVA. Su ex pre­si­den­te, un res­pe­ta­dí­si­mo ban­que­ro, aca­ba de ju­bi­lar­se con un plan de pen­sio­nes de 79,7 mi­llo­nes de eu­ros. Fran­cis­co Gon­zá­lez es un hom­bre muy tra­ba­ja­dor. Fue quien le di­jo a De Guin­dos que Ban­kia era un muer­to. Fue quien dic­tó lec­cio­nes en la Gran Re­ce­sión. Y era quien di­ri­gía el ban­co cuan­do se con­tra­tó a Vi­lla­re­jo pa­ra espiar al enemi­go. La re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca es­tá en mar­cha y va en la bue­na di­rec­ción. La re­ge­ne­ra­ción de las éli­tes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras que na­da­ban en la basura es ha­ri­na de otro cos­tal. Pe­ro no de­ja de ser un escándalo ma­yúscu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.