Ma­rrón a con­cien­cia

El Mundo - - OPINIÓN - POR LUIS MI­GUEL FUEN­TES

JUAN­MA Mo­reno sa­lió de ma­rrón, con cha­que­ta ma­rrón, qui­zá el co­lor de no sa­ber go­ber­nar to­da­vía, de su turno de ofi­cio, co­mo un abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta de los 80, o co­mo aque­llos maes­tros y poe­tas pri­me­ri­zos en sus fo­tos de pu­pi­tre, sal­pi­ca­dos del ma­rrón de su mun­do co­mo el pin­tor de sus co­lo­res. La de­re­cha va a go­ber­nar en An­da­lu­cía y yo me fi­jo en la cha­que­ta, qui­zá por­que Mo­reno ya es­ta­ba en un ca­jón, co­mo Ma­rín, y aho­ra re­gre­san igual que aque­llos abri­gos da­dos la vuel­ta de an­tes, que sa­lían a por una se­gun­da vi­da co­mo un ga­to ca­ne­la. Ma­rín tam­bién es de mu­cho

ma­rrón, un se­ñor ma­rrón de pen­sión al que la po­lí­ti­ca ha co­gi­do ya ca­si sin ma­le­ta y sin ar­ma­rio. Pe­ro van a ser pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, y eso es lo que me ma­ra­vi­lla, cla­ro, no la cha­que­ta. Uno habla de la cha­que­ta por­que ve a dos se­ño­res sin ex­pe­rien­cia, en­ma­rro­na­dos a con­cien­cia, que van a te­ner la opor­tu­ni­dad de cam­biar An­da­lu­cía pe­ro em­pie­zan con mal co­lor de ma­reo o de có­li­co, co­lor de Vox.

Ha­blo de la cha­que­ta de Mo­reno es­pe­ran­do a que se arre­man­gue, que eso de­be ser la po­lí­ti­ca an­te to­do, no el to­ca­dor de Su­sa­na,

ni el po­ni de ni­ño de Vox, ni el trono por­tá­til co­mo un re­tre­te por­tá­til de Sán­chez. Arre­man­gar­se, go­ber­nar, que la cor­va hue­la a la le­jía de lo su­cio o de lo lim­pio. Es­tá uno can­sa­do de teo­ría po­lí­ti­ca y de len­gua­je de re­ba­ja, de tan­ta tertulia del fin o del co­mien­zo del mun­do, y quie­re ver qué pa­sa de ver­dad. Veo a esos he­ral­dos de Vox que sa­can tan­to en la tele aho­ra, Or­te­ga Smith co­mo un Drá­cu­la ita­liano; o Iván Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros, con nom­bre y bar­ba de con­de­du­que, y re­sul­ta muy di­fí­cil pen­sar que nos va­yan a sal­var esos se­ño­res que ha­blan co­mo a bor­do de sus

atri­les o po­san­do pa­ra Ve­láz­quez, pe­ro es­tán aco­jo­na­dos por la ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, por el ‘top man­ta’ o por las pla­cas de las ca­lles. Có­mo pue­de uno lle­var esa bar­ba de gor­gue­ra o esas so­la­pas le­van­ta­das, con fa­ro­la pe­ga­da, y aco­jo­nar­se por la sue­gra o por un ven­de­dor de clí­nex has­ta po­nér­te­lo an­tes que na­da en los pa­pe­les, an­tes que el em­pleo en An­da­lu­cía. Se aca­ba la tertulia y em­pie­za la po­lí­ti­ca, pa­ra los de la adar­ga an­ti­gua y los de la pa­na de tem­po­ra­da. Y em­pie­za el ma­rrón de em­bri­dar o de ren­dir­se a la de­re­cha que es pu­ra per­cha, co­mo es­ta co­lum­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.