Ha­cer­se un Ne­rón

El Mundo - - DEPORTES - JOR­GE BUS­TOS

El cons­ti­tu­cio­na­lis­mo va yén­do­se al ca­ra­jo por el ti­ro­neo ra­paz de tres fuer­zas cen­trí­fu­gas: una iz­quier­da que juz­ga trai­dor a

Ca­rri­llo, una de­re­cha que juz­ga trai­dor a

Suá­rez y to­do el na­cio­na­lis­mo que juz­ga trai­dor a Ro­ca. Y con ra­zón, pues los tres trai­cio­na­ron las esen­cias más pu­ras de sus res­pec­ti­vas ideo­lo­gías en aras de la con­vi­ven­cia en­tre di­fe­ren­tes. Pe­ro igual que la pri­me­ra cau­sa del di­vor­cio es el ma­tri­mo­nio, la pri­me­ra cau­sa del po­pu­lis­mo es la de­mo­cra­cia. Es­pa­ña aca­ba de ser in­clui­da por The Eco­no­mist en­tre las úni­cas 20 de­mo­cra­cias ple­nas del pla­ne­ta, lo que aquí se ha to­ma­do co­mo la enési­ma afren­ta de la Le­yen­da Ne­gra: quié­nes son esos arro­gan­tes an­glo­sa­jo­nes pa­ra ve­nir a de­cir­nos que no es­ta­mos tan mal. Es­to es una char­ca de co­mu­nis­tas, fran­quis­tas, fe­mi­na­zis y eta­rras, y quien di­ga lo con­tra­rio mien­te co­mo un be­lla­co.

Pe­ro ha lle­ga­do la ho­ra de dre­nar el pan­tano del 78, es­pa­ño­les. ¿Qué ha he­cho el 78 por no­so­tros? De acuer­do, nos ha da­do paz, es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so sin ne­ce­si­dad de un dic­ta­dor que ve­le por no­so­tros. Pe­ro la to­le­ran­cia es una vir­tud de pobres. El pri­mer lu­jo que uno se per­mi­te en cuan­to as­cien­de es de­jar de so­por­tar a los de­más, que por al­go son el in­fierno pa­ra Sar­tre, y cam­bia el pi­si­to por el cha­lé, se­gún el ca­mino de nues­tro feminista se­men­tal. Y el se­gun­do lu­jo del pri­mer­mun­dis­ta es la nostalgia de un mi­to he­roi­co que lo re­di­ma de su te­dio fe­liz. Si co­mo ex­pli­ca La­to­rre el na­cio­na­lis­mo es una en­fer­me­dad por la que los ri­cos se creen me­nes­te­ro­sos, el cai­nis­mo es una en­fer­me­dad por la que de­mó­cra­tas de so­fá y Net­flix es­cu­chan la lla­ma­da de la re­vo­lu­ción en nom­bre de la Cla­se o la Na­ción, cuan­do no del Gé­ne­ro. Y así te­ne­mos a To­rra per­si­guien­do la re­pú­bli­ca ima­gi­na­ria –la re­pú­bli­ca no exis­te, idio­ta–, a Igle­sias gui­llo­ti­nan­do re­yes en sus jue­gos de tro­nos men­ta­les, a Mon­te­ro ca­van­do trin­che­ras de llan­to fren­te al te­rror pa­triar­cal y a San­tia­go y cie­rra Es­pa­ña re­con­quis­tan­do una uni­dad de des­tino en lo glo­ba­lis­ta. ¿Qué tí­mi­do par­ti­da­rio del con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal pue­de com­pe­tir con tan san­tas mi­sio­nes?

La du­da es si es­tas co­rrien­tes des­ti­tu­yen­tes, en hallazgo de Va­re­la, ten­sa­rán el sis­te­ma has­ta des­ga­rrar­lo o si las cos­tu­ras elás­ti­cas del 78 las in­te­gra­rán y re­du­ci­rán a for­mas par­la­men­ta­rias ho­mo­lo­ga­das con el de­mo­li­be­ra­lis­mo. Creo ha­ber co­no­ci­do a un nú­me­ro su­fi­cien­te de sa­vo­na­ro­las que ter­mi­nan defendiendo su por­ción de mo­que­ta, que es de lo que se tra­ta en la vi­da y en la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va: de apren­der que el otro no se le­van­ta ca­da día desean­do ex­ter­mi­nar­te. Pe­ro un día me lla­mó Raúl del Po­zo: «¿Por qué nos ago­ta­mos defendiendo es­to? ¿No nos lo pa­sa­ría­mos me­jor ha­cien­do co­mo Ne­rón, con­tem­plan­do có­mo se va to­do a to­mar por cu­lo?» Y com­pren­dí la irre­sis­ti­ble pul­sión que ex­pli­ca el lla­ma­do vo­to de cas­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.