«Los ase­si­nos en se­rie se for­man en la in­fan­cia»

El Mundo - - DEPORTES - IRE­NE HDEZ. VE­LAS­CO

Pre­gun­ta.– El th­ri­ller, his­tó­ri­ca­men­te, es un gé­ne­ro muy mas­cu­lino, aun­que los úl­ti­mos años han sur­gi­do ins­pec­to­ras co­mo Pe­tra De­li­ca­do o Amaia Sa­la­zar. Pe­ro su co­mi­sa­ria, Te­re­sa Bat­ta­glia, es muy dis­tin­ta. Es una se­xa­ge­na­ria con pro­ble­mas de sa­lud, de so­le­dad... Res­pues­ta.– Esas de­tec­ti­ves trein­ta­ñe­ras son fuer­tes, di­ná­mi­cas, pe­ro a ve­ces ol­vi­da­mos que la fuer­za tam­bién pue­de ser la de una mu­jer que se le­van­ta tem­prano, que tra­ba­ja,

que di­ri­ge un equi­po só­lo de hom­bres –to­dos más jó­ve­nes que ella–, que ha sa­li­do de una his­to­ria de amor tor­men­to­sa, que tie­ne que en­fren­tar­se a dia­rio con la so­le­dad, que su­fre una en­fer­me­dad, que tie­ne un cuer­po que no es el de su ju­ven­tud y que de al­gún mo­do le fre­na... Te­re­sa no es una po­li­cía de pis­to­la fá­cil, ella usa la men­te, y la su­ya en al­gu­nos mo­men­tos em­pie­za a va­ci­lar.

P.– Te­re­sa Bat­ta­glia habla en un mo­men­to da­do de los ase­si­nos en se­rie co­mo víc­ti­mas... R.– Sí. Pa­ra ella los ase­si­nos en se­rie no son mons­truos. Los lla­ma­mos mons­truos por­que eso nos ha­ce sen­tir­nos se­gu­ros, po­ner dis­tan­cia. Pe­ro son se­res hu­ma­nos que han su­fri­do. En los tra­ta­dos so­bre ase­si­nos en se­rie, en las es­ta­dís­ti­cas, se ob­ser­va que to­dos han te­ni­do in­fan­cias in­fer­na­les. La cri­mi­no­lo­gía nos en­se­ña que los ase­si­nos en se­rie se for­man en la in­fan­cia, en­tre los 0 a los 7 años, que es cuan­do se desa­rro­lla la em­pa­tía. Y si en ese pro­ce­so de for­ma­ción hay abu­sos, mal­tra­tos, aban­dono fí­si­co o afec­ti­vo, ese ni­ño no con­se­gui­rá

ya nun­ca sen­tir em­pa­tía.

P.– ¿So­mos no­so­tros los que crea­mos a los mons­truos?

R.– Sí, los mons­truos los crea­mos no­so­tros. De he­cho, en mi no­ve­la la co­mi­sa­ria Te­re­sa, cuan­do es­tá fren­te al ase­sino, no ve en él a un adul­to que ha ma­ta­do a san­gre fría, sino al ni­ño que fue, y se pre­gun­ta qué le ha lle­va­do a ha­cer lo que ha he­cho. Y cuan­do pien­sas en un ni­ño que ha su­fri­do no pue­des afron­tar el tra­to con esa per­so­na con frial­dad. Creo que ésa es la cla­ve del li­bro: la em­pa­tía con la que Te­re­sa de­ci­de re­la­cio­nar­se con el mal.

P.– En su no­ve­la hay un or­fa­na­to con ni­ños bien ali­men­ta­dos pe­ro que no re­ci­ben afec­to, ni si­quie­ra con­tac­to fí­si­co. ¿Se ha ins­pi­ra­do en al­gún he­cho real?

R.– Sí, en Re­né Spitz, un psi­quia­tra aus­tria­co na­cio­na­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se que en los años 40 ana­li­zó los or­fa­na­tos en EEUU, ob­ser­van­do sus con­di­cio­nes, muy dis­tin­tas de las ac­tua­les. Lo que vio era bru­tal: los ni­ños, pri­va­dos de afec­to, el pri­mer mes llo­ra­ban desesperados; el

se­gun­do, lan­za­ban lla­ma­das de aten­ción; y el ter­ce­ro, guar­da­ban si­len­cio: se ha­bían ren­di­do. Y si se intervenía con ellos des­pués del ter­cer mes, el con­tac­to fí­si­co les ate­mo­ri­za­ba, ha­bían per­di­do in­clu­so la mí­mi­ca fa­cial. Se ha­bían con­ver­ti­do en co­sas. Me pre­gun­té có­mo se­ría hoy un ni­ño que hu­bie­ra pa­sa­do por to­do eso y de ahí na­ció mi no­ve­la y mi ase­sino.

P.– Tam­bién Fe­de­ri­co II Hohens­tau­fen, em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, lle­vó a ca­bo en el si­glo XIII un ex­pe­ri­men­to con ni­ños a los que se pri­va­ba de con­tac­to fí­si­co...

R.– Sí. Que­ría sa­ber cuál era la esen­cia na­tu­ral del ser hu­mano y co­gió a un cen­te­nar de ni­ños, los en­ce­rró en una ha­bi­ta­ción y or­de­nó que na­die ha­bla­ra con ellos, se les ali­men­ta­ba y la­va­ba, pe­ro con el mí­ni­mo con­tac­to fí­si­co. To­dos los ni­ños mu­rie­ron. Y Spitz, por éti­ca, in­te­rrum­pió sus ob­ser­va­cio­nes tras un año y me­dio, por­que se dio cuen­ta de que el 40% de los ni­ños de esos or­fa­na­tos fa­lle­cía.

OL­MO CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.