In­quie­tan­te si­len­cio de Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga y de em­pre­sas del Ibex 35 an­te Vi­lla­re­jo

▶ En el BBVA ase­gu­ran que del ex co­mi­sa­rio só­lo que­rían in­for­mes ver­ba­les sin pa­pe­les ▶ A la en­ti­dad no ha­brían lle­ga­do lis­ta­dos de lla­ma­das ▶ En Mon­cloa con­si­de­ra­ban a Ru­pé­rez co­mo un emi­sa­rio de Bo­tín

El Mundo - - PORTADA - POR CAR­LOS SE­GO­VIA

En Mon­cloa con­si­de­ra­ban a Ru­pé­rez co­mo un emi­sa­rio de Bo­tín

En el BBVA ase­gu­ran que de Vi­lla­re­jo só­lo que­rían in­for­mes ver­ba­les sin pa­pe­les

Es­pa­ña es un país en el que la ac­tual pre­si­den­ta del Con­se­jo de Es­ta­do se de­di­ca­ba en 2005 a tran­qui­li­zar des­de Mon­cloa al ban­que­ro lí­der Emi­lio

Bo­tín so­bre las con­se­cuen­cias ju­di­cia­les de ven­der pro­duc­tos fis­cal­men­te opa­cos y le pe­día ayu­da pa­ra de­rro­car al se­gun­do ban­que­ro, Fran­cis­co Gon­zá­lez, que veía pró­xi­mo al PP. Y re­sul­ta que en el ban­co de és­te, el BBVA, se en­te­ra­ban de es­ta cons­pi­ra­ción gra­cias a un co­mi­sa­rio que si­mul­ta­nea­ba su suel­do pú­bli­co con ne­go­cios pri­va­dos.

És­te es el nau­sea­bun­do pa­no­ra­ma de en­re­dos de po­der y mé­to­dos ma­fio­sos que se des­pren­de de la do­cu­men­ta­ción pu­bli­ca­da por mon­cloa.com y el­con­fi­den­cial so­bre las ac­ti­vi­da­des del ya ex co­mi­sa­rio Jo­sé

Vi­lla­re­jo y que ha ge­ne­ra­do un in­quie­tan­te si­len­cio de los pro­ta­go­nis­tas, pe­se a que de­be­rían sa­lir al pa­so dan­do to­das las ex­pli­ca­cio­nes.

«Ella no va a ha­cer de­cla­ra­cio­nes», ase­gu­ran a es­te dia­rio fuen­tes pró­xi­mas a Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez

de la Ve­ga an­te la pe­ti­ción de es­te dia­rio so­bre el pa­pel que se de­du­ce de la pre­sun­ta con­ver­sa­ción de 2005 in­ter­cep­ta­da por Vi­lla­re­jo. En ella de­cía a un emi­sa­rio de Emi­lio Bo­tín, Ig­na­cio Ru­pé­rez, que «no ha­brá pro­ble­mas» con el jui­cio oral que es­pe­ra­ba al San­tan­der en el ca­so de las lla­ma­das ce­sio­nes de cré­di­to. Y, en efec­to, no hu­bo pro­ble­mas, por­que la Abo­ga­cía del Es­ta­do y la Fis­ca­lía man­tu­vie­ron que no ha­bía da­ño al era­rio en los 2.400 mi­llo­nes de es­tos pro­duc­tos opa­cos y pi­die­ron el ar­chi­vo. Na­ció la lla­ma­da Doc­tri­na Bo­tín.

És­te y otros ele­men­tos dan ve­ro­si­mi­li­tud a la con­ver­sa­ción, aun­que hay otros da­tos que la po­nen en du­da. Por un la­do, el nú­me­ro fi­jo des­de el que se pro­du­jo la lla­ma­da no se co­rres­pon­de con los ofi­cia­les del en­ton­ces di­rec­tor de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de Mon­cloa, Mi­guel Se­bas­tián.

Tam­bién cues­ta creer que De la Ve­ga es­tu­vie­ra con Se­bas­tián cuan­do és­te te­le­fo­neó a Ru­pé­rez. Ade­más, el ase­sor eco­nó­mi­co de Za­pa­te­ro siem­pre ha ne­ga­do ha­ber in­ter­ve­ni­do en los te­mas de fon­do que apa­re­cen.

¿Se in­ven­tó Vi­lla­re­jo la trans­crip­ción con in­te­li­gen­te crea­ti­vi­dad pa­ra pro­bar efi­ca­cia a su clien­te, el BBVA? Es una po­si­bi­li­dad. Pe­ro hay otros he­chos que dan ve­ro­si­mi­li­tud a la con­ver­sa­ción. Por ejem­plo, es cier­to que Se­bas­tián te­nía amis­tad con Ru­pé­rez tras tra­ba­jar en los ser­vi­cios de es­tu­dios del BBVA y San­tan­der, res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién es ver­dad que en Mon­cloa se con­si­de­ra­ba a Ru­pé­rez, ads­cri­to ya en­ton­ces al área de Ries­gos de Ma­tías Ro­drí­guez In­ciar­te, co­mo emi­sa­rio de Bo­tín, pe­se a su ba­jo ran­go en la en­ti­dad fi­nan­cie­ra.

Tam­bién el con­te­ni­do de la con­ver­sa­ción so­bre «a ver qué ha­ce Ma­no­lo con la pa­ta­ta» a par­tir de esa mis­ma no­che del 18 de enero de 2005, coin­ci­de con lo que de­nun­ció el en­ton­ces pre­si­den­te de la CNMV, Ma­no­lo Cont­he. És­te di­jo que su nú­me­ro dos, Car­los Are­ni­llas, re­co­gió un dossier en Mon­cloa en esas fe­chas pa­ra hun­dir al je­fe del BBVA.

En cuan­to a De la Ve­ga pi­dien­do al San­tan­der que ayu­de a Sacyr coin­ci­de tam­bién con que la cons­truc­to­ra aún man­te­nía esos días ofi­cial­men­te su in­ten­to de asal­to al BBVA. Fue una ope­ra­ción lan­za­da en no­viem­bre de 2004 y que fue la que mo­ti­vó en el ban­co de for­ma de­fen­si­va–pe­ro el fin no jus­ti­fi­ca los me­dios– la con­tra­ta­ción de Vi­lla­re­jo.

Se­gún ase­gu­ra a es­te dia­rio un re­le­van­te ex di­rec­ti­vo del BBVA, el en­ton­ces je­fe de se­gu­ri­dad del ban­co,

Ju­lio Co­rro­chano, pe­día a su in­ter­lo­cu­tor, el so­cio de Vi­lla­re­jo Ra­fael

Re­don­do, que no le tra­je­ra pa­pe­les, sino só­lo in­for­mes ver­ba­les, por lo que no ha­brían lle­ga­do al BBVA los lis­ta­dos de lla­ma­das ni, me­nos aún, trans­crip­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes. Gon­zá­lez nie­ga ha­ber si­do in­for­ma­do en su día de es­ta con­tra­ta­ción y el BBVA ase­gu­ra ofi­cial­men­te que es­tá in­ves­ti­gan­do ¡des­de ju­nio!, con un ase­sor ex­terno, que no iden­ti­fi­ca, si hu­bo irre­gu­la­ri­da­des y sin ex­pli­car có­mo tar­da tan­to en to­mar me­di­das. Por su par­te, Se­bas­tián y Are­ni­llas, en­tre otros, en­car­gan a sus abo­ga­dos el es­tu­dio de una que­re­lla co­lec­ti­va por ha­ber si­do es­pia­dos, pe­ro, co­mo De la Ve­ga, no ha­cen de­cla­ra­cio­nes.

To­do es es­ca­lo­frian­te in­clui­do có­mo Vi­lla­re­jo con­tro­la­ba te­lé­fo­nos de mi­les de per­so­nas. El ex co­mi­sa­rio pro­me­tía en el Ibex –se­gún do­cu­men­tos a los que ha te­ni­do ac­ce­so es­te dia­rio– que po­día «es­truc­tu­rar bu­cles de ac­ce­so a in­for­ma­ción sen­si­ble». Él co­no­cía a, en­tre otros, el je­fe de se­gu­ri­dad de la épo­ca de Te­le­fó­ni­ca, Flo­ren­cio San Aga­pi­to, que «te­nía ca­na­les pa­ra ob­te­ner lis­ta­dos de lla­ma­das sin or­den ju­di­cial», la­men­ta un ex al­to di­rec­ti­vo de la ope­ra­do­ra. Las ra­mi­fi­ca­cio­nes del ca­so

Vi­lla­re­jo se ex­tien­den en el Ibex, y el si­len­cio que ge­ne­ra es es­tre­me­ce­dor.

JAI­ME VI­LLA­NUE­VA

Los so­cia­lis­tas Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga y Mi­guel Se­bas­tián, en una rue­da de pren­sa de 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.