El Abier­to de Aus­tra­lia rea­nu­da la lu­cha por el ma­yor nú­me­ro de ‘ma­jors’

El Abier­to de Aus­tra­lia rea­nu­da el li­ti­gio por al­can­zar el ma­yor nú­me­ro de ‘ma­jors’ de la his­to­ria del te­nis

El Mundo - - PORTADA - JA­VIER MAR­TÍ­NEZ

La se­cuen­cia de la tem­po­ra­da fe­ne­ci­da re­vi­ta­li­zó el de­ba­te: ¿quién ce­rra­rá su ca­rre­ra con más tí­tu­los del Grand Slam? Ro­ger Fe­de­rer ha ga­na­do las dos úl­ti­mas edi­cio­nes del Abier­to de Aus­tra­lia y bus­ca­rá con­ver­tir­se en el pri­mer hom­bre ca­paz de ha­cer­se en sie­te oca­sio­nes con el tor­neo. Ra­fael Na­dal, cam­peón en Mel­bour­ne en 2009, se lle­vó por un­dé­ci­ma oca­sión Ro­land Ga­rros. No­vak Djo­ko­vic, tam­bién he­xa­cam­peón en el ma­jor que abre el cur­so la pró­xi­ma ma­dru­ga­da es­pa­ño­la, re­na­ció con sen­das vic­to­rias en Wim­ble­don y el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos.

Fe­de­rer tie­ne 20 gran­des. El 8 de agos­to cum­pli­rá 38 años. Na­dal su­ma 17. El 3 de ju­lio cum­ple 33. Djo­ko­vic, 14, los mis­mos que el ya re­ti­ra­do Pe­te Sam­pras. Ha­rá 32 años el 22 de ma­yo. El anun­cio del adiós de Andy Mu­rray, a quien se con­si­de­ró in­te­gran­te del lla­ma­do big four, más

por su al­to vi­gor com­pe­ti­ti­vo que por lo­gros ho­mo­lo­ga­bles a los de los tres ju­ga­do­res que nos ocu­pan, in­vi­ta a pen­sar de nue­vo en la lon­ge­vi­dad de es­ta ge­ne­ra­ción, a la que se su­po­ne al fin ame­na­za­da por te­nis­tas co­mo Ale­xan­der Zve­rev, que ce­rró 2018 con la Co­pa Mas­ters, su tí­tu­lo más im­por­tan­te, de­rro­tan­do en la fi­nal a No­vak Djo­ko­vic.

Gra­cias a su es­pec­ta­cu­lar se­gun­da par­te de tem­po­ra­da, No­le go­za del ma­yor pre­di­ca­men­to en­tre los ex­per­tos y en las ca­sas de apues­tas pa­ra sa­lir ven­ce­dor en es­te Abier­to de Aus­tra­lia, que ga­nó por úl­ti­ma vez en 2016. Su­pe­ra­da la lar­ga con­va­le­cen­cia por la le­sión en el co­do de­re­cho que es­tu­vo a pun­to de pro­vo­car su re­ti­ra­da, cuen­ta con más vo­ra­ci­dad si ca­be que en los otros dos pe­río­dos don­de ejer­ció de ab­so­lu­to do­mi­na­dor de la com­pe­ti­ción: en 2011 y co­mien­zos de 2012 y en 2015 y la pri­me­ra par­te de 2016. La de­rro­ta en se­mi­fi­na­les de Doha con­tra Ro­ber­to Bau­tis­ta ha de ser va­lo­ra­da en la jus­ta me­di­da de un pe­que­ño tor­neo de pre­pa­ra­ción. Es el más jo­ven y el más ver­sá­til de los tres, el ju­ga­dor que ha re­par­ti­do de mo­do más equi­ta­ti­vo sus vic­to­rias en los ma­jors. Es tam­bién el más di­rec­to en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes a la ho­ra de ex­pre­sar la am­bi­ción por su­pe­rar a Fe­de­rer y si­tuar el re­gis­tro de las má­xi­mas con­quis­tas en un pun­to prác­ti­ca­men­te inal­can­za­ble. Par­te, sin em­bar­go, el ter­ce­ro en el se­lec­to trío.

Al igual que en 2017, Na­dal dispu­tará en Mel­bour­ne su pri­mer par­ti­do ofi­cial del año. Lo ha­rá en la pró­xi­ma ma­dru­ga­da, fren­te al aus­tra­liano Jack Duck­worth, in­vi­ta­do de la or­ga­ni­za­ción. Se ba­jó del tor­neo de Bris­ba­ne por unas mo­les­tias en el mus­lo iz­quier­do, que­dan­do así la de­rro­ta an­te Ke­vin An­der­son en la ex­hi­bi­ción de Abu Dha­bi y otro bo­lo an­te Kyr­gios ju­ga­do en Sid­ney la pa­sa­da se­ma­na co­mo los úni­cos en­cuen­tros dispu­tados des­de que el pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre se re­ti­ró an­te Del Po­tro en las se­mi­fi­na­les del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a sus re­cu­rren­tes pro­ble­mas de ro­di­lla.

El nú­me­ro dos del mun­do ha apro­ve­cha­do el lar­go pe­río­do sin com­pe­tir pa­ra mo­di­fi­car la me­cá­ni­ca de su ser­vi­cio. «Es­toy en una edad avan­za­da de mi ca­rre­ra y hay que aña­dir al­go más, o al me­nos in­ten­tar­lo. Los pro­ble­mas fí­si­cos me han per­mi­ti­do tra­ba­jar con más cal­ma y en­tre­nar un po­co más el sa­que. Es una in­ver­sión. Ve­re­mos qué re­sul­ta­dos da», co­men­tó en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Eu­ros­port.

Acos­tum­bra­do a fir­mar bri­llan­tes reapa­ri­cio­nes, Na­dal pue­de apro­ve­char un cua­dro bon­da­do­so, con el hi­po­té­ti­co en­fren­ta­mien­to de ter­ce­ra ron­da con el aus­tra­liano Alex de Mi­ñaur, que aca­ba de ob­te­ner en Syd­ney su pri­mer tí­tu­lo ATP, co­mo úni­ca tram­pa en las ron­das ini­cia­les. Siem­pre pru­den­te a la ho­ra de abor­dar en pú­bli­co la po­si­bi­li­dad de su­pe­rar los ma­jors de Fe­de­rer, es­tá cla­ro que se tra­ta de uno de sus ma­yo­res ob­je­ti­vos. En 2014, sien­do nú­me­ro 1 del mun­do, fue eli­mi­na­do por Kyr­gios en oc­ta­vos de fi­nal de Wim­ble­don. Vio la fi­nal en­tre Djo­ko­vic y Fe­de­rer des­de su do­mi­ci­lio en Pal­ma. Si ga­na­ba el ser­bio, co­mo así fue, le arre­ba­ta­ba la pri­me­ra pla­za del rán­king. Po­dría sos­pe­char­se que hu­bie­ra pre­fe­ri­do el triun­fo de Fe­de­rer, pe­ro de­jó cla­ro a gen­te cer­ca­na que ce­le­bra­ba la vic­to­ria de No­le. «Lo que im­por­ta es lo otro», ma­ni­fes­tó, en alu­sión al nú­me­ro de tí­tu­los del Grand Slam, don­de el sui­zo ya do­mi­na­ba con au­to­ri­dad.

Fe­de­rer, cu­ya pa­sión por el jue­go se ha in­cre­men­ta­do con el pa­so del tiem­po, si­gue en com­pe­ti­ción con el de­seo de in­ten­tar su­mar al­gún otro gran­de, desafío ca­da vez más le­jos de su al­can­ce. Su ren­di­mien­to ba­jó con­si­de­ra­ble­men­te en la se­gun­da par­te de 2018. Re­nun­ció por se­gun­da tem­po­ra­da con­se­cu­ti­va a Ro­land Ga­rros, con el fin de con­cen­trar to­das sus ener­gías so­bre la hier­ba, pe­ro se vio sor­pren­di­do por Bor­na Co­ric en la fi­nal de Ha­lle y per­dió con Ke­vin An­der­son en cuartos de Wim­ble­don tras ano­tar­se los dos pri­me­ros sets. Se­ma­nas des­pués ce­dió fren­te a John Mill­man, 55º, en oc­ta­vos del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos.

Co­mo es ha­bi­tual, ha pre­pa­ra­do el Abier­to de Aus­tra­lia con la Co­pa Hop­man, don­de re­va­li­dó jun­to a Be­lin­da Ben­cic la vic­to­ria de 2018. Lla­ma la aten­ción co­mo, a di­fe­ren­cia de otras oca­sio­nes, ha ido des­li­zan­do pa­la­bras so­bre su des­pe­di­da. «Ve­re­mos si ha­brá un 2020 pa­ra mí. No sé si ju­ga­ré otra tem­po­ra­da», ma­ni­fes­tó en Perth an­tes de la Co­pa Hop­man. Más re­cien­te­men­te apun­tó a Wim­ble­don co­mo uno de los es­pa­cios so­ña­dos pa­ra po­ner fin a su ca­rre­ra cuan­do de­ci­da ha­cer­lo. Pe­lear por el oro in­di­vi­dual, uno de los es­ca­sos ga­lar­do­nes que le fal­tan, en los Jue­gos de To­kio 2020, em­pie­za a ser un ob­je­ti­vo muy le­jano.

REU­TERS

Ra­fa Na­dal du­ran­te uno de sus úl­ti­mos en­tre­na­mien­tos an­tes del tor­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.