No eres na­die en Ma­drid si no te ha es­pia­do Vi­lla­re­jo

Cuan­do el fis­cal Nis­man fue pre­sun­ta­men­te «sui­ci­da­do» en su apar­ta­men­to de Puer­to Ma­de­ro (Bue­nos Ai­res), el es­cán­da­lo hi­zo aflo­rar a un per­so­na­je del sub­sue­lo, el ope­ra­dor de los ser­vi­cios secretos Jai­me Stiu­so. Se tra­ta de un espía que sir­vió a...

El Mundo - - PORTADA - DA­VID GISTAU

...di­fe­ren­tes

Ad­mi­nis­tra­cio­nes, que desa­rro­lló una ca­pa­ci­dad po­lié­dri­ca pa­ra los jue­gos a va­rias ban­das y las trai­cio­nes si­mul­tá­neas, que in­tro­du­jo en la Si­de (Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do ar­gen­tino) el uso de pros­ti­tu­tas pa­ra ten­der tram­pas se­xua­les –la «in­for­ma­ción va­gi­nal», ¿les sue­na?– y que se con­vir­tió en un gi­gan­tes­co al­ma­cén me­mo­ria­lis­ta me­dian­te la con­ser­va­ción de to­da in­for­ma­ción, por más ni­mia que pa­re­cie­ra, que pu­die­ra usar­se con­tra al­guien en al­gún mo­men­to: «Se en­te­ra­ba de que un po­lí­ti- co mea­ba sen­ta­do en lu­gar de pa­ra­do y lo apun­ta­ba. Al­gún día, po­dría ser­vir».

Des­pués de tra­ba­jar en al­gu­nos re­por­ta­jes so­bre el ca­so Nis­man, no pu­de evi­tar ha­cer la aso­cia­ción de ideas cuan­do, de mo­do me­nos abrup­to, en nues­tras cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas fue per­fi­lán­do­se Jo­sé Vi­lla­re­jo: «He aquí nues­tro Stiu­so», pen­sé. Igual­men­te am­pa­ra­do en una coar­ta­da pa­trió­ti­ca, la de unos su­pues­tos ser­vi­cios arries­ga­dos e in­dis­pen­sa­bles que, se­gún

Fer­nan­do Lá­za­ro, na­die ha lo­gra­do com­pro­bar, Vi­lla­re­jo se con­vir­tió en el re­ver­so te­ne­bro­so de esos per­so­na­jes clan­des­ti­nos de los que se pro­veen to­dos los Es­ta­dos y que, co­mo es­cri­bió Geor­ge Or­well, son los que nos per­mi­ten dor­mir tran­qui­los en nues­tras ca­mas mien­tras ac­túan ahí fue­ra.

Es di­fí­cil com­pro­bar una so­la cons­pi­ra­ción te­rro­ris­ta de la que nos ha­ya sal­va­do Jo­sé Vi­lla­re­jo mien­tras dor­mía­mos en nues­tras ca­mas. En cam­bio, me­dian­te un uso igual de mi­nu­cio­so que el de Stiu­so de la in­for­ma­ción y las gra­ba­cio­nes –gra­bó to­do, ja­más bo­rró na­da–, se ha con­ver­ti­do en el Dia­blo Co­jue­lo de la de­mo­cra­cia, el que tie­ne su­per­po­de­res pa­ra ver por den­tro to­das las ca­sas, to­das las al­mas, to­das las in­tri­gas. La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la ya ha­ce tiem­po que per­dió su nar­ci­sis­mo y su in­ge­nui­dad fun­da­cio­na­les, su con­vic­ción de re­pre­sen­tar el me­jor de los mo­men­tos his­tó­ri­cos po­si­bles. Cual­quier re­mi­nis­cen­cia de esa in­ge­nui­dad no po­dría so­por­tar ro­zar­se con to­do cuan­to Vi­lla­re­jo sa­be. Es el retrato de Do­rian Gray co­lec­ti­vo. La cár­cel es la man­ta con la que tra­tan de ocul­tar­lo por­que nos ve­mos es­pan­to­sos en él, mez­qui­nos, cons­pi­ra­ti­vos, pla­ga­dos de ba­je­zas y de­fec­tos an­te las cua­les no re­sis­te la re­tó­ri­ca pom­po­sa de los fal­sos pró­ce­res. Lo ma­lo es que su ca­pa­ci­dad de coac­ción y su de­ter­mi­na­ción com­ba­ti­va lo han con­ver­ti­do en una ame­na­za in­ter­na pa­ra los ci­mien­tos mo­ra­les del sis­te­ma co­mo pro­ba­ble­men­te no hu­bo otra en to­do el ci­clo de­mo­crá­ti­co. Con­tro­la los tiem­pos, do­si­fi­ca la in­for­ma­ción, co­lo­ca ca­be­zas de ca­ba­llo en una ca­ma, eli­ge las pie­zas por co­brar. Unas ve­ces se tra­ta sim­ple­men­te de una repu­tación per­so­nal. Otras, co­mo en la úl­ti­ma re­ve­la­ción, de la ima­gen de un ban­co co­mo el BBVA tra­ba­do en sór­di­da gue­rra de cloa­ca con la Ad­mi­nis­tra­ción de

Za­pa­te­ro. Las ex­pec­ta­ti­vas de cuán­to Vi­lla­re­jo pue­de ha­cer se han trans­for­ma­do en una mi­to­lo­gía pro­pia y lle­nan de ru­mo­res los fa­mo­sos men­ti­de­ros de Ma­drid que aún per­pe­túan las gra­das de San Fe­li­pe.

Da­do el ci­nis­mo con­tem­po­rá­neo, Vi­lla­re­jo tam­bién ha lo­gra­do crear una con­cep­ción in­ver­sa de la im­por­tan­cia so­cial: pa­re­ce que no se es na­die si uno no ha si­do es­pia­do y gra­ba­do por Vi­lla­re­jo. De ahí que, es­ta se­ma­na, la gen­te del co­ta­rro po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y pe­rio­dís­ti­co es­pa­ñol es­tu­vie­ra tan en­tre­te­ni­da pres­tán­do­se a la de­li­cio­sa idea pro­pues­ta por El

Con­fi­den­cial: un sis­te­ma, pa­re­ci­do al que se usa con los nú­me­ros de la lo­te­ría, pa­ra co­te­jar nú­me­ros de te­lé­fono y ave­ri­guar así si el pro­pio fi­gu­ra­ba en­tre los cap­ta­dos. Más de uno se sin­tió nin­gu­nea­do des­pués de en­te­rar­se de que ja­más me­re­ció ser es­pia­do por Vi­lla­re­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.