Ve­ne­zue­la, es­pe­jo in­có­mo­do

El Mundo - - OPINIÓN - JA­VIER RE­DON­DO

MA­DU­RO aca­ba de ju­rar co­mo pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la. Pa­ra lo­grar su se­gun­do man­da­to ha sor­tea­do obs­tácu­los y usa­do tor­ti­ce­ra­men­te la Cons­ti­tu­ción, uti­li­za­da tam­bién co­mo pa­lan­ca pa­ra im­po­ner un ré­gi­men de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, re­pre­sión, de­ro­ga­ción de li­ber­ta­des y ex­pro­pia­ción. Pro­me­tió «cam­biar» pa­ra lo­grar «la fe­li­ci­dad so­cia­lis­ta», in­com­pa­ti­ble con el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co y la de­mo­cra­cia. Ayer To­rre­blan­ca su­gi­rió a los lí­de­res de Po­de­mos que res­pon­die­ran cuán­do y por qué con­si­de­ran que se «jo­dió» Ve­ne­zue­la.

Sos­tie­ne que ar­gu­men­tan que el cha­vis­mo cons­ti­tuía la re­con­ci­lia­ción del so­cia­lis­mo con la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Sin em­bar­go, no es exac­ta­men­te así. Pa­ra la cú­pu­la de Po­de­mos las ins­ti­tu­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas son un in­con­ve­nien­te y es­tor­bo tran­si­to­rio. Ca­si to­dos los me­ca­nis­mos y pro­ce­di­mien­tos que han per­mi­ti­do la re­elec­ción de Ma­du­ro es­ta­ban en el pro­gra­ma de Po­de­mos de 2015: el de­li­to de «en­ri­que­ci­mien­to in­jus­to» pa­ra pe­nar con­duc­tas re­pro­cha­bles no de­lic­ti­vas; la des­pe­na­li­za­ción del uso de vi­vien­das va­cías, la elec­ción ciu­da­da­na de 15 miem­bros del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial y el im­pul­so de po­de­res po­pu­la­res pa­ra con­tra­rres­tar el del Par­la­men­to. Mu­chas de las me­di­das re­co­gi­das en la Cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na y pro­gra­ma de Po­de­mos adop­tan un dis­fraz de­mo­crá­ti­co, pe­ro va­cían la de­mo­cra­cia y la su­pe­di­tan a la vo­lun­tad del cau­di­llo.

En 2016 Ma­du­ro fre­nó el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio del pre­si­den­te im­pul­sa­do por la Asam­blea Na­cio­nal. Des­pués ac­ti­vó el po­der po­pu­lar y con­vo­có una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra di­sol­ver la Na­cio­nal, re­fu­gio de la opo­si­ción. Po­de­mos in­cluía el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio por in­cum­pli­mien­to de pro­gra­ma ca­si en idén­ti­cos tér­mi­nos que la Cons­ti­tu­ción de Ve­ne­zue­la. Va­cia­ba de com­pe­ten­cias al Par­la­men­to una vez que exac­ta­men­te 158 dipu­tados apro­ba­ran la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta y, en su ca­so, elec­cio­nes in­me­dia­tas. Po­de­mos pre­ten­día crear «es­pa­cios mix­tos de de­li­be­ra­ción»; e in­tro­du­cir el ve­to po­pu­lar, «ins­tru­men­to de de­mo­cra­cia di­rec­ta que po­ne de ma­ni­fies­to la opo­si­ción ciu­da­da­na a de­ter­mi­na­das nor­mas que le afec­tan di­rec­ta­men­te»; la ini­cia­ti­va de con­sul­ta po­pu­lar, que «per­mi­te a la gen­te im­pul­sar el ini­cio de una con­sul­ta en el ám­bi­to com­pe­ten­cial co­rres­pon­dien­te» o re­vo­ca­to­rio po­pu­lar, que «se po­ne en mar­cha an­te de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad de las per­so­nas que nos re­pre­sen­tan». Ve­ne­zue­la si­mu­la­ba de­mo­cra­cia y es éxo­do y po­bre­za; Po­de­mos ven­de mer­can­cía ave­ria­da y de muy ba­ja ca­li­dad: pro­tes­ta, fre­ne­sí y agi­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.