«Vox no pro­po­ne na­da que no ha­ya vis­to an­tes den­tro del PP»

«Si San­ta­ma­ría hu­bie­ra ga­na­do las pri­ma­rias, yo me ha­bría ido del PP» «Con­ta­ré con Ci­fuen­tes y Agui­rre por­que son dos ac­ti­vos del par­ti­do» «La ley de vio­len­cia de género crea a ve­ces si­tua­cio­nes de in­de­fen­sión»

El Mundo - - PORTADA - POR JUAN­MA LAMET Y JA­VIER NEGRE

«Si San­ta­ma­ría hu­bie­ra ga­na­do las pri­ma­rias, yo me ha­bría ido del PP»

Can­di­da­ta del PP a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. En só­lo unos años, ha pasado de ser una mi­li­tan­te de ba­se del dis­tri­to ma­dri­le­ño de Mon­cloa-Ara­va­ca (don­de co­no­ció a Pablo Ca­sa­do) a li­de­rar el pro­yec­to pa­ra in­ten­tar fre­nar a Vox en el gran bas­tión de los ‘po­pu­la­res’

Isa­bel Díaz Ayuso (Ma­drid, 1978) si­gue aún «im­pre­sio­na­da» por su nom­bra­mien­to co­mo can­di­da­ta del PP a pre­si­dir la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Cria­da po­lí­ti­ca­men­te a la ve­ra de Es­pe­ran­za Agui­rre, Cris­ti­na Ci­fuen­tes y Pablo Ca­sa­do, aho­ra pe­lea­rá por li­de­rar un pac­to a la an­da­lu­za con Cs y Vox, un par­ti­do al que es­tá mar­can­do muy de cer­ca.

Pre­gun­ta.– ¿No cree que al ha­ber­se acer­ca­do el PP a Vox la gen­te po­dría pre­fe­rir el ori­gi­nal a la co­pia?

Res­pues­ta.– Es que el ori­gi­nal es el PP. Vox es una es­ci­sión, en cier­ta ma­ne­ra. Y no ha pro­pues­to na­da que yo no ha­ya vis­to en el pasado den­tro del PP. Mu­chas co­sas que pro­po­ne Vox yo las he de­fen­di­do siem­pre, pe­ro hay pro­pues­tas que no com­par­to. No sien­to que el PP co­pie a Vox.

P.– ¿Y cuá­les son las co­sas que pro­po­ne Vox que us­ted no defiende?

R.– No pienso agre­dir­les, pe­ro tie­ne que lle­gar un mo­men­to en que mar­que­mos di­fe­ren­cias. Tenemos pro­gra­mas di­fe­ren­tes y se­gún pa­sen los me­ses se irá no­tan­do ca­da vez más. No me gusta esa ac­ti­tud de blan­co o ne­gro, por­que crea alar­mas in­ne­ce­sa­rias. Yo no soy arri­bis­ta. La política no es tan fol­cló­ri­ca co­mo plan­tea Vox: hay que ce­der y de­ba­tir. Por otro la­do, yo la Cons­ti­tu­ción no la to­ca­ba aho­ra mis­mo, pe­ro sí que re­for­ma­ba in­ten­sa­men­te las du­pli­ci­da­des bu­ro­crá­ti­cas y los abu­sos eco­nó­mi­cos. Yo sí de­fien­do el Es­ta­do de las au­to­no­mías, aun­que tenemos que co­rre­gir­lo. Y no quiero pen­sar que los in­mi­gran­tes no pa­sen por un hos­pi­tal por te­ner un pro­ble­ma le­gal.

P.– ¿Sien­te más sim­pa­tía por San­tia­go Abas­cal que por Cs?

R.– Por los dos.

P.– ¿Re­pe­ti­ría el pac­to an­da­luz?

P.– Sí. Aun­que te­mo que Ciu­da­da­nos se alíe con el PSOE, si pue­de.

P.– ¿Com­par­te con Es­pe­ran­za Agui­rre que, sin Ca­sa­do, el PP se ha­bría que­da­do re­du­ci­do a la mí­ni­ma ex­pre­sión tras la irrup­ción de Vox?

R.– Sí, lo creo. El cen­tro­de­re­cha es­tá más disputado y la de­re­cha tam­bién. Hay ba­ta­llas que fui­mos apar­tan­do, por prag­ma­tis­mo, y eso nos ha ero­sio­na­do a ni­vel elec­to­ral.

P.– Si hu­bie­ra ga­na­do So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ¿us­ted se ha­bría ido del PP?

R.– Sí. Pe­ro no por nin­gún des­en­cuen­tro con ella. No me quiero per­pe­tuar en política; quiero dar­lo to­do.

P.– En­ton­ces, us­ted ¿es­tá me­nos le­jos de Vox que de San­ta­ma­ría?

R.– No, es­toy en­tre am­bos. Con San­ta­ma­ría he com­par­ti­do pro­pues­tas y otras no, co­mo con Vox.

P.– En Gé­no­va la de­fi­nen co­mo una política «sin com­ple­jos». ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? ¿Que es con­ser­va­do­ra?

R.– Yo ha­blo cla­ro. No pienso en si lo que voy a de­cir es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Y mi vi­da es lo me­nos con­ser­va­dor que hay, aun­que con los años va­lo­ro más las tra­di­cio­nes.

P. – Su nom­bre em­pe­zó a so­nar co­mo can­di­da­ta tras vi­ra­li­zar­se un ví­deo de una in­ter­ven­ción su­ya en La Sex­ta. ¿Le de­be su pues­to?

R.– Me co­no­ció mu­cha gen­te gra­cias al ví­deo, pe­ro Ca­sa­do lo ha­bía de­ci­di­do mu­cho an­tes. Por eso qui­so que yo hi­cie­ra esas en­tre­vis­tas.

P.– Di­cen que el PP aho­ra no tie­ne «com­ple­jos». ¿Cuá­les tenía an­tes?

R.– Pen­sar una co­sa y no de­cir­la pa­ra que no te ata­quen. Mu­chas ba­ta­llas no las di­mos por co­mo­di­dad.

P.– ¿Us­ted re­ti­ra­ría sub­ven­cio­nes a aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas?

R.– De­pen­de. Una co­sa es bus­car la igual­dad en­tre hombres y mu­je­res y otra co­sa es que ha­ya gen­te que vi­va de apia­dar­se de mí por ser mujer. No quiero ven­ta­jas por el he­cho de ser­lo. Quiero en­fren­tar­me a un pues­to de tra­ba­jo o an­te un juez en igual­dad con los hombres. Y si hay aso­cia­cio­nes que po­li­ti­zan es­to, ese di­ne­ro se tie­ne que de­di­car a otra co­sa.

P.– En­ton­ces, ¿de­ro­ga­ría la ley de vio­len­cia de género o la cam­bia­ría?

R.– No exac­ta­men­te. Es­tá de­mos­tra­do que las mu­je­res tie­nen ma­yor in­de­fen­sión, y que es­tá ha­bien­do vio­len­cia ha­cia las mu­je­res. De­fien­do una par­te de la ley, pe­ro lo de que los hombres, por ser hombres, tie­nen que ser agre­si­vos creo que los cri­mi­na­li­za. Eso crea a ve­ces si­tua­cio­nes de in­de­fen­sión. El te­ma es tan sen­si­ble que hay que sa­car­lo del de­ba­te po­lí­ti­co.

P.– ¿Us­ted da­ría más ayudas a los hombres víc­ti­mas de agre­sio­nes?

R.– Si son víc­ti­mas, sí. Pe­ro nunca en de­tri­men­to de las otras.

P. – ¿Qué le di­fe­ren­cia de Garrido?

R.– Yo que­rría ha­cer más política, ba­jar más los im­pues­tos y dar la ba­ta­lla en la edu­ca­ción y la tec­no­lo­gía.

P. – ¿Reha­bi­li­ta­ría a Ci­fuen­tes? ¿Y con­ta­rá con Es­pe­ran­za Agui­rre?

R.– Con­ta­ré con ellas, siem­pre que quie­ran. Son dos ac­ti­vos del PP. Los dos erro­res que cometió Ci­fuen­tes y que pa­gó co­mo nin­gún mor­tal los cometió an­tes de ser pre­si­den­ta de Ma­drid. Con Agui­rre me gus­ta­ría re­unir­me pron­to pa­ra pe­dir­le con­se­jos.

P. – ¿Le va a ha­cer da­ño la co­rrup­ción del PP de Ma­drid?

R. – ¿A mí? No creo que es­tas al­tu­ras la co­rrup­ción afec­te al PP. Es­tá amor­ti­za­da. Las fugas de vo­tos vie­nen por de­cep­cio­nar, por no dar la ba­ta­lla de ideas. (...) Pe­ro me abo­chor­na ha­ber te­ni­do com­pa­ñe­ros que han sa­quea­do la Co­mu­ni­dad.

P. – ¿Có­mo so­lu­cio­na­ría el ór­da­go se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán?

R. – Con la ley, que de­be ser el ma­yor de los diá­lo­gos.

P. – ¿Se re­uni­ría con To­rra?

R. – Nunca. Cuan­do pre­si­da Ma­drid, no se­rá bien­ve­ni­do.

P. – ¿Si go­bier­na, va a ser la Co­mu­ni­dad de Ma­drid un arie­te po­lí­ti­co con­tra Pe­dro Sán­chez?

R. – To­tal­men­te. Un arie­te pa­ra sa­car­lo. Es un oku­pa de La Mon­cloa.

AN­TO­NIO HE­RE­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.