La vi­da vuel­ve a sur­gir en­tre los es­com­bros de Raq­qa

• Los ha­bi­tan­tes de la que fue­ra ca­pi­tal del ca­li­fa­to in­ten­tan re­cons­truir sus ho­ga­res y ne­go­cios 15 me­ses des­pués de la de­rro­ta del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co • Las cé­lu­las dur­mien­tes ac­ti­vas son un fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción

El Mundo - - PORTADA - LLUÍS M. HUR­TA­DO RAQ­QA (SI­RIA)

Un re­co­rri­do por la ca­pi­tal del san­grien­to Ca­li­fa­to 15 me­ses des­pués de su li­be­ra­ción

Las ci­ca­tri­ces de la gue­rra han mar­ca­do el cuer­po y el alma de la fa­mi­lia Ala­weed. Faw­zar, el an­ciano pa­triar­ca, con­ser­va una pro­fun­da he­ri­da en la pier­na, producto «del im­pac­to de un cohe­te, no sa­be­mos de quién, cer­ca de ca­sa». Es­tá des­em­plea­do y no tie­ne pa­ra sus me­di­ci­nas.

Nash­wa, su mujer, se des­cu­bre la ca­be­za pa­ra mos­trar una hen­di­du­ra en el crá­neo, fru­to del mis­mo in­ci­den­te. Am­bos mantienen a un hi­jo, que per­dió una pier­na por una mina en el pa­tio, y una hi­ja con dos re­to­ños, aban­do­na­dos por el padre.

Faw­zar arre­man­ga el pan­ta­lón de su nie­to pa­ra mos­trar una gran he­ri­da de me­tra­lla en su pier­na. Otra mues­tra del te­rror que los ci­vi­les su­frie­ron du­ran­te la ba­ta­lla por las ca­lles del ba­rrio de Bus­tan Ha­ni.

Es­te ve­cin­da­rio fue uno de los úl­ti­mos de Raq­qa que ocu­pa­ron los ex­tre­mis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co ha­ce po­co más de un año, an­tes de ser ex­pul­sa­dos por una alian­za de fuer­zas kur­das y ára­bes, apo­ya­das por los bom­bar­deos aé­reos de una coa­li­ción de paí­ses li­de­ra­da por EEUU.

La caí­da de la ca­pi­tal del ca­li­fa­to del gru­po tam­bién co­no­ci­do co­mo IS, ofi­cia­li­za­da el 17 de oc­tu­bre de 2017, tra­jo el so­sie­go a una ciu­dad re­du­ci­da a es­com­bros. Tras huir un año de Raq­qa, co­mo hi­cie­ron muchos ve­ci­nos de­bi­do a los com­ba­tes que se li­bra­ban cer­ca de ca­sa, los Al­wa­leed se en­con­tra­ron, al re­gre­sar, con su ho­gar con­ver­ti­do en un so­lar en rui­nas. «Só­lo he­mos po­di­do re­cons­truir una ha­bi­ta­ción», la­men­ta el vie­jo. Un cua­dri­lá­te­ro hu­mil­de de la­dri­llos de hor­mi­gón des­de don­de ver pa­sar la vi­da.

«Tras la li­be­ra­ción de Raq­qa el 85% de la ciu­dad es­ta­ba des­trui­da», di­ce Ja­lid Bar­kal, miem­bro del Con­se­jo Ci­vil en­car­ga­do de go­ber­nar Raq­qa. «Nues­tro pri­mer pa­so fue es­ta­ble­cer una or­ga­ni­za­ción al car­go de la re­cons­truc­ción. Las prio­ri­da­des eran lim­piar las ca­lles, reha­cer los puen­tes y ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro de agua y elec­tri­ci­dad. La gen­te que se ha­bía re­fu­gia­do en el ex­tra­rra­dio es­tá re­gre­san­do po­co a po­co».

Ha­ce un año, Raq­qa era un ama­si­jo de cas­co­tes y ca­dá­ve­res, en­tre ellos los de más de 1.500 ci­vi­les muer­tos en la ba­ta­lla. Hoy, sus ca­lles dan al vi­si­tan­te una lec­ción de re­si­lien­cia. Aun­que la ma­yo­ría de edi­fi­cios siguen en rui­nas, sus mo­ra­do­res han re­cons­trui­do las plan­tas in­fe­rio­res pa­ra ha­bi­tar en ellas. Las per­sia­nas de las tien­das aún lu­cen pin­ta­do el se­llo de los re­cap­ta­do­res del IS, pe­ro sus ró­tu­los co­lo­ri­dos, mos­tran­do cuer­pos fe­me­ni­nos, tes­ti­mo­nian la re­su­rec­ción de Raq­qa. La vi­da se abre pa­so; el ne­go­cio no tan­to. «So­mos más li­bres, y es­ta­mos más tran­qui­los que an­tes», re­co­no­ce un fru­te­ro lla­ma­do Omar, que tra­ta de sos­te­ner a su mujer y sus tres re­to­ños, «pe­ro el ne­go­cio es peor». «Ellos», di­ce el ven­de­dor, re­fi­rién­do­se a los ex­tran­je­ros que po­bla­ron el ca­li­fa­to, «te­nían mu­cho di­ne­ro. Ve­nían y com­pra­ban sin ni tan si­quie­ra mi­rar los precios». En con­tra­po­si­ción, la­men­ta, aho­ra el di­ne­ro ape­nas le da pa­ra re­cons­truir dos ha­bi­ta­cio­nes de su ca­sa, des­ven­ci­ja­da por las bom­bas.

La ma­yo­ría de ra­qauis con quien ha­bla EL MUN­DO se que­ja de la fal­ta de fon­dos pa­ra re­pa­rar sus vi­vien­das. «Me tuve que ir de Raq­qa con lo pues­to. Al re­gre­sar no po­día sa­ber ni dón­de ha­bía es­ta­do mi ca­sa. Me que­dé sin ho­gar, sin co­che y sin di­ne­ro. Na­die nos ayu­da», se que­ja Mo­mahed Said Omar. A di­fe­ren­cia de él, ase­gu­ra, sus ve­ci­nos del ba­rrio de Ya­miat, al otro la­do de la calle, sí han re­ci­bi­do ayudas pa­ra la re­cons­truc­ción. «In­ter­pon­dre­mos una pe­ti­ción co­lec­ti­va de fon­dos an­te el Con­se­jo Ci­vil», re­ma­cha.

«Raq­qa es una ciu­dad gran­de y ne­ce­si­ta más apo­yo. Ape­nas re­ci­bi­mos ayu­da eco­nó­mi­ca di­rec­ta, sino so­por­te en for­ma de co­mi­da, lim­pie­za de ca­lles y asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria», ex­pli­ca Bar­kal, cu­ya or­ga­ni­za­ción no lo tie­ne fá­cil. En una ciu­dad co­mo Raq­qa, don­de la vic­to­ria de las fuer­zas alia­das tra­jo con­si­go ten­sio­nes de ti­po ét­ni­co –exis­te un tra­di­cio­nal re­cha­zo mu­tuo en­tre ára­bes y kur­dos–, ganarse los co­ra­zo­nes del pueblo se con­vier­te en una ta­rea to­da­vía más ar­dua si no se pue­den ga­nar los es­tó­ma­gos.

Aun­que la cal­ma pre­va­le­ce en las ca­lles de Raq­qa, en gran par­te gra­cias al éxi­to de la po­li­cía Asa­yish, li­ga­da a las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias que aca­ba­ron con el IS, los pe­que­ños bro­tes de in­sa­tis­fac­ción po­pu­lar pue­den obrar en ma­nos de sus enemi­gos. El sie­te de enero pasado, el IS reivin­di­có su pri­mer atentado en Raq­qa des­de su ex­pul­sión. Un hombre bom­ba irrum­pió en un cen­tro de re­clu­ta­mien­to y acabó con cua­tro ci­vi­les y un mi­li­ciano, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Si­rio pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos.

Pis­to­le­ros des­co­no­ci­dos ase­si­na­ron a Omar Alloush en su pro­pio ho­gar, en la ciu­dad fron­te­ri­za con Turquía de Tel Ab­yad, a fi­na­les del pasado mar­zo. Alloush, miem­bro del Con­se­jo Ci­vil de Raq­qa, tra­ba­jó a fa­vor de la cohe­sión so­cial en el an­ti­guo bas­tión yiha­dis­ta. Brett Mc Gurk, el ex en­via­do de EEUU pa­ra la Coa­li­ción an­ti IS, lo des­cri­bió co­mo «un va­lien­te pa­trio­ta si­rio que tra­ba­jó pa­ra res­ta­ble­cer a vi­da en las co­mu­ni­da­des de­vas­ta­das por el IS».

Epi­so­dios vio­len­tos even­tua­les co­mo és­tos son, pa­ra Ja­lid Bar­kal, con­se­cuen­cia de in­ten­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res de los enemi­gos de su pro­yec­to po­lí­ti­co. «To­da­vía hay cé­lu­las dur­mien­tes de Daesh y del ré­gi­men. Quie­ren sem­brar el caos por­que ven que la po­bla­ción re­gre­sa y vi­ve con­for­ta­ble­men­te», ale­ga. Una co­mo­di­dad flo­re­cien­te, pe­ro to­da­vía pre­ca­ria. «Es in­creí­ble que en só­lo un año ha­ya­mos po­di­do ha­cer to­do es­to por la gen­te, sin apo­yo de na­die», con­clu­ye Bar­kal, «pe­ro no es su­fi­cien­te».

RI­CAR­DO G. VILANOVA

Jó­ve­nes juegan al fútbol en­tre un pai­sa­je ur­bano mar­ca­do to­da­vía por la gue­rra y por la vio­len­cia del Es­ta­do Is­lá­mi­co, en el ba­rrio de Bus­tan Ha­ni, en la ciu­dad si­ria de Raq­qa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.