‘Aler­ta Bo­rro­ka’

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LOSANTOS

ES­TE FIN de se­ma­na se han pro­du­ci­do to­da cla­se de ac­tos de vio­len­cia con­tra Vox, par­ti­do cu­yo pri­mer pun­to de acuer­do con el PP en An­da­lu­cía, aún no leí­do por los co­lum­nis­tas fi­nos, es la de­fen­sa de la uni­dad na­cio­nal y del or­den cons­ti­tu­cio­nal que, co­mo en to­das las Cons­ti­tu­cio­nes que España ha te­ni­do has­ta la fe­cha, se ba­sa en la so­be­ra­nía na­cio­nal. No en la pro­pia Cons­ti­tu­ción, tau­to­lo­gía que pre­ten­de im­po­ner la neo­cá­te­dra me­diá­ti­ca de pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal, no sé si por la exal­ta­ción mo­ral que pro­vo­ca en to­do ciu­da­dano tal o cual dis­po­si­ción tran­si­to­ria, por­que pre­ten­den di­se­ñar una pa­tria sin pa­trio­tas, una na­ción por lo con­ten­cio­soad­mi­nis­tra­ti­vo que san­cio­ne co­mo de­li­to de género el sen­tir na­cio­nal y que, co­mo ya sa­ti­ri­zó inú­til­men­te La­rra, a España se le lla­me, con una mue­ca de has­tío, Es­te­país.

La ma­yor par­te de las agre­sio­nes a Vox, en el te­rreno físico, han si­do en Ca­ta­lu­ña, pe­ro en Za­ra­go­za, don­de ya un iz­quier­dis­ta ase­si­nó a un se­ñor por lle­var unos ti­ran­tes con la ban­de­ra na­cio­nal, a un di­ri­gen­te de Vox le han ro­to la na­riz con un ex­tin­tor. Su­sa­na Díaz e Iz­quier­da Uni­da lla­man a la «aler­ta an­ti­fas­cis­ta» que pro­cla­mó Pablo Igle­sias tras su fra­ca­so elec­to­ral. Y co­mo en 2002, cuan­do la iz­quier­da te­mió per­der por muchos años el po­der y se echó a la calle has­ta con la ETA, el PSOE se ali­nea con la ex­tre­ma iz­quier­da, in­clui­das to­das las va­rian­tes de ma­to­nis­mo eta­rroi­de, con los CDR, las SA del ca­ta­na­zi To­rra, a la ca­be­za. Los que pu­sie­ron a Fal­co­net­ti.

Pe­ro igual que la vio­len­cia eta­rra ve­nía pre­ce­di­da por una campaña de se­ña­la­mien­to y cri­mi­na­li­za­ción política, y que el Pac­to del Ti­nell fue ali­men­ta­do en to­dos los me­dios na­cio­na­lis­tas y de iz­quier­das, la campaña con­tra Vox ha al­can­za­do un ni­vel de bru­ta­li­dad me­diá­ti­ca asom­bro­sa. Una aso­cia­ción fe­mi­nis­ta de pe­rio­dis­tas de Cas­ti­lla y León ha pe­di­do a la Jun­ta, mien­tras le rom­pían las na­ri­ces con el ex­tin­tor al de Za­ra­go­za, que no ce­da lo­ca­les a Vox pa­ra ac­tos po­lí­ti­cos. Es­tas

pe­rio­dis­tas con­tra la no­ti­cia re­cuer­dan al

Gram­ma que in­sul­ta a los di­si­den­tes que, a con­ti­nua­ción, los CDR cu­ba­nos apa­lean en sus ac­tos de re­pu­dio. En su día, la de­ma­go­gia se­xis­ta del ca­so de La Ma­na­da, in­se­pa­ra­ble del de Jua­na Ri­vas, lle­vó a una de sus aso­cia­cio­nes a lla­mar­se Ma­na­da An­ti­fas­cis­ta. Aho­ra de­cla­ran la aler­ta bo­rro­ka. Ni que fue­ran co­lum­nis­tas.

El PSOE se ali­nea con la ex­tre­ma iz­quier­da, in­clui­das las va­rian­tes del ma­to­nis­mo eta­rroi­de, con las SA del ca­tan­zi To­rra a la ca­be­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.