Un gol de Ce­ba­llos da el triunfo al Ma­drid an­te el Be­tis (1-2) en un agó­ni­co par­ti­do

El téc­ni­co cam­bia el sis­te­ma y do­mi­na pa­ra des­pués su­frir en la se­gun­da

El Mundo - - PORTADA -

Hay un So­la­ri an­tes y des­pués del Vi­lla­ma­rín, un lu­gar en el que se con­ju­ga­ban si­tua­cio­nes ad­ver­sas, de­ma­sia­das, a las que res­pon­dió co­mo lo ha­ce un en­tre­na­dor. Pa­re­ce una ob­vie­dad, por­que es su tra­ba­jo, pe­ro en el Ma­drid es a me­nu­do di­fí­cil per­ci­bir la mano del téc­ni­co, por de­ba­jo de los gran­des per­so­na­lis­mos, des­de los fut­bo­lis­tas has­ta el presidente. Is­co es uno de ellos, an­te el que el ar­gen­tino ha echa­do un pul­so que no de­ja he­ri­dos, só­lo muer­tos. Se­rá uno de los dos, pe­ro pa­ra eso que­da tiem­po, ha­bla­du­rías y mu­cha tin­ta. Va­ya­mos, pues, al fútbol, que por una vez per­mi­te ex­pli­car al equi­po de los in­tan­gi­bles des­de lo tan­gi­ble.

So­la­ri em­pe­zó por cam­biar el sis­te­ma y op­tó por tres cen­tra­les co­mo ba­se de un 3-5-2, que se trans­for­ma en un 5-3-2 en fa­se de­fen­si­va. Vol­vió a un 4-4-2 cuan­do lo ne­ce­si­tó, con la for­tu­na de que e hombre ele­gi­do pa­ra el cam­bio ce­rró la vic­to­ria. Ce­ba­llos, el hi­jo pró­di­go de Tria­na, ajus­ti­ció a quie­nes lle­va en su co­ra­zón. El fútbol siem­pre tan li­te­ra­rio.

La ra­zón del cam­bio de sis­te­ma no es­ta­ba en lo de­fen­si­vo, sino en lo ofen­si­vo, por­que So­la­ri pre­ten­día ele­var la pre­sión al má­xi­mo so­bre la sa­li­da de ba­lón del Be­tis, al­go que pa­ra Qui­que Se­tién es in­ne­go­cia­ble. Se di­ría, in­clu­so, que es al­go ob­se­si­vo, y to­do lo ob­se­si­vo pue­de con­du- cir en al­gún mo­men­to al ab­sur­do. Du­ran­te fa­ses del pri­mer tiem­po, el Be­tis lle­gó a te­ner el 70% de po­se­sión de ba­lón, sin pe­li­gro al­guno.

Con Re­gui­lón es más fá­cil con­se­guir ese des­plie­gue físico en la pre­sión que pre­ten­día el en­tre­na­dor que con Mar­ce­lo, le­jos de la for­ma idó­nea. Ca­ra­va­jal, por su par­te, es ca­paz de to­do. El la­te­ral es pa­ra el Ma­drid co­mo una dinamo. So­la­ri aña­dió, ade­más, múscu­lo, con la po­si­ción de Val­ver­de jun­to a Ca­se­mi­ro, un cin­tu­rón que per­mi­tió li­be­rar a Mo­dric y dar un pa­so ade­lan­te. Des­de ese lu­gar dis­pa­ró tras un re­cha­ce de la de­fen­sa pa­ra mar­car y lo vol­vió a in­ten­tar du­ran­te el pri­mer tiem­po. El croa­ta no lo ha­bía lo­gra­do en lo que va de tem­po­ra­da, al­go que no ha­bla­ba bien de la op­ti­mi­za­ción de la plan­ti­lla, por­que un cen­tro­cam­pis­ta con gol, co­mo el croa­ta, co­mo el au­sen­te Kroos o co­mo Ce­ba­llos, es un te­so­ro.

El gol, tem­prano, abo­nó el di­bu­jo del en­tre­na­dor, ya que el Ma­drid se sin­tió có­mo­do en la va­rian­te de­fen­si­va de su sis­te­ma, mu­cho, fren­te a un Be­tis que no pa­sa­ba del gui­ta­rreo. Me­jo­ró en la se­gun­da mi­tad, apo­ya­do en Joaquín, más res­pon­sa­ble en su oto­ño que en su pri­ma­ve­ra co­mo fut­bo­lis­ta. No le acom­pa­ñan las fuer­zas de an­tes, pe­ro le que­dan re­ga­tes de gol, co­mo las me­dias ve­ró­ni­cas de un vie­jo to­re­ro. Ge­nio y fi­gu­ra.

Bien re­ple­ga­do, en una si­tua­ción po­co ha­bi­tual en el Ma­drid, ini­cial­men­te se sin­tie­ron có­mo­dos los ju­ga­do­res de So­la­ri, muy rá­pi­dos en las sa­li­das a la con­tra. Es­tán en su na­tu­ra­le­za. Vi­ni­cius fue el en­la­ce en bue­na par­te de ellas, con con­duc­ción o cam­bios de orien­ta­ción, se­gún fue­ra ne­ce­sa­ria. En la me­jor, ha­bi­li­tó a Val­ver­de, que lle­gó an­te Pau Ló­pez pe­ro op­tó por lo más ge­nial y lo más di­fí­cil: un ta­co­na­zo pa­ra que Ben­ze­ma mar­ca­ra sin opo­si­ción. Lo mis­mo hi­zo Gu­ti pa­ra Zi­da­ne. Eran otros tiem­pos y otros ju­ga­do­res. Los ac­tua­les es­tán pa­ra otras co­sas, pa­ra re­sis­tir, de mo­men­to.

Se­tién tenía que ha­cer al­go, in­sis­tir en la pro­fun­di­dad que les ha­bía fal­ta­do a los su­yos. Ne­ce­si­ta­ba de­ci­sión, in­ten­si­dad, des­bor­de y re­ma­te. El pri­me­ro lo ofre­ció, sin em­bar­go, un cen­tro­cam­pis­ta, Guar­da­do, con una du­rí­si­ma que sa­lió li­ge­ra­men­te fue­ra. Los me­dia­pun­tas que has­ta en­ton­ces me­ro­dea­ban, co­mo Lo Cel­so o Ca­na­les, em­pe­za­ron a he­rir a la de­fen­sa del Ma­drid y de su co­ne­xión lle­gó el em­pa­te. Her­nán­dez Her­nán­dez lo anu­ló, pe­ro rec­ti­fi­có por de­ci­sión del VAR en una ju­ga­da más pa­ra el de­ba­te. Son días du­ros pa­ra la tec­no­lo­gía.

Se­ca­do en los me­dios, ya sin sa­li­da a la con­tra y sin su in­tér­pre­te principal en el área con­tra­ria, Ben­ze­ma, con un de­do ro­to, So­la­ri vio que ne­ce­si­ta­ba cam­bios pa­ra evi­tar lo peor. Cris­to sa­lió pr las cir­cuns­ta­cias, Ce­ba­llos pa­ra evi­tar el do­mi­nio de Wi­lliam Car­val­ho, y Brahim por­que ya es cual­quie­ra me­nos Is­co. Es­tá cla­ro. En me­dio del aco­so, una fal­ta era una opor­tu­ni­dad pa­ra res­pi­rar. Ce­ba­llos pidió per­mi­so al ca­pi­tán y la con­vir­tió en al­go más, en un pre­mio pa­ra un Ma­drid de cir­cuns­tan­cias y, por un día, de en­tre­na­dor.

MAR­CE­LO DEL PO­ZO / REUTERS

Ra­mos le­van­ta a Ce­ba­llos, an­te Brahim, Na­cho y Ca­se­mi­ro, tras el 1-2 lo­gra­do en el Vi­lla­ma­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.