Al­mei­da, de tal pa­lo...

El Mundo - - PORTADA - LUIS MARÍA ANSON

A LO lar­go de mi di­la­ta­da vi­da pro­fe­sio­nal he co­no­ci­do a muy po­cos per­so­na­jes con tan al­ta for­ma­ción ju­rí­di­ca, tan­ta sa­ga­ci­dad política, tan cer­te­ra ca­pa­ci­dad pa­ra el aná­li­sis, tan­to sen­ti­do de la leal­tad co­mo Pablo Martínez-Al­mei­da. Don Juan III, en com­ba­te con­tra Fran­co des­de su exilio en Portugal, in­cor­po­ró a Al­mei­da a su Con­se­jo Pri­va­do. En aquel or­ga­nis­mo que en­cen­día el odio afri­cano del dic­ta­dor con­tra el Rey de de­re­cho de España, bri­lla­ba Al­mei­da, po­lí­ti­co li­be­ral de jui­cio siem­pre mo­de­ra­do y ra­zo­na­dor, con ten­den­cia in­de­cli­na­ble a com­pren­der, no a juz­gar.

Asis­tí du­ran­te lar­gos años a las ter­tu­lias que Al­mei­da or­ga­ni­za­ba en su ca­sa ma­dri­le­ña. Joaquín Sa­trús­te­gui, Félix Ci­fuen­tes, Mi­guel Or­te­ga, hi­jo de Or­te­ga y Gas­set, Vi­cen­te Pi­niés, Juan An­to­nio Zu­lue­ta, so­brino de Bes­tei­ro, Jo­sé María Areil­za y al­gu­nos más de­ba­tía­mos las fór­mu­las pa­ra fra­gi­li­zar al dic­ta­dor, mo­de­ra­dos to­dos por Pablo Martínez-Al­mei­da.

Su nie­to Jo­sé Luis, de tal pa­lo tal as­ti­lla, se­rá un ex­ce­len­te al­cal­de de Ma­drid si se al­za con el vo­to po­pu­lar. Fren­te a los que con­si­de­ra­ban im­po­si­ble la sus­ti­tu­ción de la li­de­re­sa Agui­rre, es­cri­bí en es­ta mis­ma pá­gi­na el 1 de ju­nio de 2017: «No ha si­do así. Re­sul­ta que Jo­sé Luis Martínez-Al­mei­da ca­re­ce, en efec­to, de la ex­pe­rien­cia de Es­pe­ran­za Agui­rre, pe­ro dia­léc­ti­ca­men­te la supera con cre­ces. Do­ta­do de un for­mi­da­ble equi­pa­je cul­tu­ral, del que ca­re­ce la li­de­re­sa es­ca­be­cha­da, Al­mei­da es ju­rí­di­ca­men­te muy su­pe­rior a Agui­rre y se la co­me con pa­ta­tas a las fi­nas hier­bas en sa­ga­ci­dad política, ca­pa­ci­dad pa­ra la ges­tión, co­ne­xión con los elec­to­res y sim­pa­tía per­so­nal». Y aña­día: «En la por­ta­vo­cía del Ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño na­die echa de me­nos a Es­pe­ran­za Agui­rre. Los éxi­tos de Al­mei­da se mul­ti­pli­can en ca­da una de sus in­ter­ven­cio­nes».

Al nue­vo al­cal­da­ble so­lo le fal­ta ma­yor eco me­diá­ti­co. En los pró­xi­mos me­ses de­be mul­ti­pli­car sus apa­ri­cio­nes en las re­des so­cia­les, en Pren­sa, en ra­dio y, so­bre to­do, en te­le­vi­sión pa­ra que el pueblo ma­dri­le­ño se fa­mi­lia­ri­ce con su imagen, le co­noz­ca a fon­do y se en­gan­che a su voz y a sus ra­zo­na­mien­tos. Ten­drá que su­pe­rar Jo­sé Luis Mar­tí­ne­zAl­mei­da no so­lo a sus ri­va­les po­lí­ti­cos sino tam­bién al fue­go ami­go, por­que Gé­no­va es to­da­vía un reguero de na­va­jas ca­chi­cuer­nas, de es­pa­das co­mo la­bios, de pu­ña­la­das tra­pe­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.