Inep­to­cra­cia

Go­ber­nar en Mé­xi­co si­gue re­la­cio­na­do con man­dar, o con pro­du­cir y me­jo­rar.

El Norte - - Opinión - JA­VIER LIVAS ja­vier­li­vas@pro­digy.net.mx

¿Qué tan le­jos es­ta­mos de su­frir una inep­to­cra­cia? Qui­zá ya es­ta­mos me­ti­dos en ella. O peor: po­si­ble­men­te nos mos a me­ter más y más hon­do pa­ra jaás lle­gar a ser pri­mer mun­do.

An­tes de mo­rir en el 2017 a los 92 años, fi­ló­so­fo y es­cri­tor fran­cés Jean d’Or­mes­son ven­tó y nos he­re­dó la pa­la­bra “inep­to­craa”.

No des­cri­be una for­ma de go­bierno, sio to­do un sis­te­ma ace­le­ra­do ha­cia el co­lap. Nó­te­se la cir­cu­la­ri­dad de la des­crip­ción. os im­pre­pa­ra­dos eli­gen a otros im­pre­pa­dos. Los erro­res se mul­ti­pli­can en vez de orre­gir­se.

Di­ce d’Or­mes­son: “Es el sis­te­ma de goerno en el que los me­nos pre­pa­ra­dos pa­ra ober­nar son ele­gi­dos por los me­nos pre­pa­raos pa­ra pro­du­cir, y los me­nos pre­pa­ra­dos pa­pro­cu­rar­se su sus­ten­to son re­ga­la­dos con enes y ser­vi­cios pa­ga­dos con los im­pues­tos on­fis­ca­to­rios so­bre el tra­ba­jo y ri­que­za de nos pro­duc­to­res en nú­me­ro des­cen­den­te, y do ello pro­mo­vi­do por una iz­quier­da popu­tay­de­ma­go­ga­que­pre­di­ca­teo­rías,que­sa­be ue han fra­ca­sa­do allí don­de se han apli­ca­do, unas per­so­nas que sa­be que son idio­tas”.

Es­ta­mos fren­te a un pro­ce­so que tien­de ace­le­rar­se a sí mis­mo. Go­ber­nar con igno- ran­cia va a ge­ne­rar más ig­no­ran­tes.

El pro­ce­so de Ve­ne­zue­la se ace­le­ró cuan­do em­pre­sa­rios sa­lie­ron a la lle­ga­da de Hu­go Chá­vez. Las me­di­das de Chá­vez, en vez de atraer­los, ale­ja­ron a más em­pre­sa­rios. Se ce­rró así el círcu­lo vi­cio­so. Con in­fla­ción de cien­tos de mi­les por cien­to, los ve­ne­zo­la­nos aún no pue­den es­ca­par la fuer­za cen­trí­pe­ta de su inep­to­cra­cia.

Hoy es­toy le­yen­do có­mo al huir de Ve­ne­zue­la una em­pre­sa de car­tón de­ja sin em­pa­que a otra de ja­bo­nes. Lue­go, la fal­ta de ac­ti­vi­dad se tra­du­ce en fal­ta de se­gu­ri­dad. Ro­bar una má­qui­na pue­de des­truir una lí­nea de pro­duc­ción. Un pro­ble­ma me­nor de­rrum­ba to­do el sis­te­ma.

Hu­bo otra dis­tin­gui­da au­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na­quea­bor­da­baes­te­pro­ble­ma­de­sis­te­mas que se en­ci­clan ha­cia la au­to­des­truc­ción. En “La Re­be­lión de Atlas” (1957), de Ayn Rand, de ori­gen ru­so, tam­bién de­tec­tó la fa­lla sis­té­mi­ca del co­mu­nis­mo-so­cia­lis­mo:

“Cuan­do ad­vier­ta que pa­ra pro­du­cir ne­ce­si­ta ob­te­ner au­to­ri­za­ción de quie­nes no pro­du­cen na­da; cuan­do com­prue­be que el di­ne­ro flu­ye ha­cia quie­nes tra­fi­can no con bie­nes, sino con fa­vo­res; cuan­do per­ci­ba que mu­chos se ha­cen ri­cos por el so­borno y por in­fluen­cias más que por el tra­ba­jo, y que las le­yes no le pro­te­gen con­tra ellos, sino, por el con­tra­rio, son ellos los que es­tán pro­te­gi­dos con­tra us­ted; cuan­do re­pa­re que la co­rrup­ción es re­com­pen­sa­da y la hon­ra­dez se con­vier­te en un au­to­sa­cri­fi­cio, en­ton­ces po­drá afir­mar, sin te­mor a equi­vo­car­se, que su so­cie­dad es­tá con­de­na­da”.

Los Go­bier­nos de­ben ser pa­ra un país lo que el ce­re­bro es pa­ra una per­so­na. El ce­re­bro per­mi­te cam­biar con­duc­tas pa­ra lo­grar adap­ta­ción al en­torno y, ade­más, nos aho­rra gas­tar ener­gía mus­cu­lar.

Sin em­bar­go, en la inep­to­cra­cia no hay adap­ta­ción ni tam­po­co in­no­va­ción. Am­bas son exi­gen­cias ca­rac­te­rís­ti­cas de la era de la hi­per­co­ne­xión.

Hay ac­ti­vi­dad fre­né­ti­ca que gas­ta ener­gía inú­til­men­te y, ade­más, pro­vo­can el des­per­di­cio en otros. Pen­se­mos en 100 mil to­ne­la­das de va­ri­lla y 200 mil de con­cre­to ya usa­das en Tex­co­co. Pen­se­mos en elec­cio­nes anu­la­das en Nue­vo León.

En Mé­xi­co, des­gra­cia­da­men­te el ar­te de go­ber­nar si­gue ata­do a Ma­quia­ve­lo, otro au­tor de gran re­nom­bre, cu­yos con­se­jos so­bre el uso del po­der se si­guen apli­can­do co­mo dog­mas.Nues­tra­cla­se­po­lí­ti­ca­si­gue­cre­yen­do que go­ber­nar es man­dar, aun­que na­die obe­dez­ca y aun­que nun­ca lle­gue­mos al su­pues­to des­tino pro­me­ti­do en cam­pa­ña.

Go­ber­nar es en­con­trar los pun­tos de pa­lan­ca de un sis­te­ma pa­ra que con in­te­li­gen­cia se ac­cio­nen y to­do el sis­te­ma re­to­me el rum­bo. La pa­la­bra inep­to­cra­cia tra­ta de con­cien­ti­zar­nos de ello.

Po­ner incentivos en los pun­tos equi­vo­ca­dos pue­de ha­cer que to­do el sis­te­ma to­me el rum­bo equi­vo­ca­do y se ace­le­re ha­cia el co­lap­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.