¿Con­ce­ja­les es­pu­rios?

El Norte - - Opinión -

Que al­guien res­pon­da las pre­gun­tas que se que­dan en el ai­re desués que la Sa­la Su­pe­rior del ri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der di­cial de la Fe­de­ra­ción de­dió anu­lar los co­mi­cios del yun­ta­mien­to re­gio­mon­tano.

Hay que de­jar en cla­ro que on­te­rrey no es un ran­cho o un ue­bli­to cual­quie­ra: es la ca­pi­tal el Es­ta­do in­dus­trial más prós­pe­des­pués­de­lEs­ta­do­deMé­xi­co.

Y si bien en los co­mi­cios pa­dos se en­con­tra­ron irre­gu­la­ria­des en el tras­la­do o res­guar­do e al­gu­nos pa­que­tes elec­to­ra­les, bvia­men­te es­tos se­ña­la­mien­tos eben ser san­cio­na­dos... ¿pe­ro aber anu­la­do­to­dau­nae­lec­ción?

No obs­tan­te, el ca­so Mon­rrey nos re­cuer­da las gra­ves re­gu­la­ri­da­des que hu­bo en los omi­cios de Coahui­la en el 2017, n que es­tu­vo de por me­dio la uber­na­tu­ra que ocu­pa hoy el iis­ta Mi­guel Án­gel Ri­quel­me.

En aque­lla oca­sión, el Tri­re­sol­vió a fa­vor del PRI, pe­ro ucho se di­jo que los ar­gu­mens de la au­to­ri­dad elec­to­ral lue­ron ses­ga­dos de ma­ne­ra par­tis­ta, aun exis­tien­do nu­me­ro­sas evi­den­cias de desaseo –peor que lo que di­cen que hu­bo en Mon­te­rrey–, las cua­les ter­mi­na­ron no sien­do to­ma­das en cuen­ta.

El ca­so Ri­quel­me, co­mo mu­chos otros, lle­vó a los ciu­da­da­nos a per­der la fe en los Tribunales elec­to­ra­les.

Por esos mo­ti­vos nos pa­re­ció ex­tra­ño que, des­pués de ca­si cua­tro me­ses de la elec­ción re­gia, la Sa­la Su­pe­rior del Tri­fe re­sol­vie­ra anu­lar­la, aun ha­bién­do­se dis­cu­ti­do con an­te­rio­ri­dad es­te te­ma de las irre­gu­la­ri­da­des en otro tri­bu­nal.

El TEPJF dio el fa­llo de nu­li­dad y se la­vó las ma­nos sin pen­sar que es­ta­ba de­jan­do un enredo, ya que las elec­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias si­guen ato­ra­das an­te los ale­ga­tos del Go­ber­na­dor Jai­me Ro­drí­guez, quien di­ce no te­ner re­cur­sos pa­ra la elec­ción del 16 de di­ciem­bre. (Pe­ro si sa­be que es­tá obli­ga­do a pa­gar los 45 mi­llo­nes de pe­sos, pues que los pi­da pres­ta­dos).

El Con­gre­so lo­cal de­be ana­li­zar que la Al­cal­día de Mon­te­rrey es­tu­vo seis días en un va­cío de po­der, pues los ser­vi­do­res pú­bli­cos de es­te mu­ni­ci­pio ter­mi­na- ron sus la­bo­res el 30 de oc­tu­bre.

¿Qué pa­só en esos días den­tro de las ofi­ci­nas de Go­bierno mu­ni­ci­pal? Na­die sa­be so­bre los mo­vi­mien­tos que se efec­tua­ron en ese lap­so.

De he­cho, fue has­ta el mar­tes pa­sa­do cuan­do la Cá­ma­ra de Dipu­tados, lue­go de seis días de dispu­ta, de­ci­dió la in­te­gra­ción del Con­ce­jo que obli­ga la ley.

El cues­tio­na­mien­to ha­cia los Dipu­tados lo­ca­les es por­que pa­sa­ron por al­to que el es­pí­ri­tu de la fi­gu­ra del Pre­si­den­te del Con­ce­jo­de­bíaha­ber­si­do­me­ra­men­te ciu­da­da­na.

Bernardo Gon­zá­lez en au­to­má­ti­co es re­la­cio­na­do co­mo un fun­cio­na­rio pú­bli­co que es­tu­vo ba­jo las ór­de­nes de “El Bron­co”, fue su Pro­cu­ra­dor y lue­go Secretario de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca.

En un mis­mo día re­nun­ció a la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad y, por la no­che, fue un­gi­do co­mo Con­ce­jal Pre­si­den­te de Mon­te­rrey.

Las du­das nos in­va­den cuan­do nos per­ca­ta­mos de que la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Nue­vo León se­ña­la en el Ar­tícu­lo 122: “Pa­ra ser miem­bro de un Ayun­ta­mien­to se re­quie­re: 1.- Ser ciu­da­dano me­xi­cano por na­ci­mien­to. 2.- Ser ma­yor de 21 años. 3.- Te­ner re­si­den­cia de no me­nos de un año. 4.- No te­ner em­pleo o car­go re­mu­ne­ra­dos en el Mu­ni­ci­pio... ya de­pen­dan de és­te, del Es­ta­do o de la Fe­de­ra­ción”.

El Ar­tícu­lo 123 di­ce que en ca­so de nu­li­dad de la elec­ción, el Es­ta­do nom­bra­rá un Con­se­jo Mu­ni­ci­pal,pre­vis­toe­ne­lAr­tícu­lo 63, don­de acla­ra: “de­sig­nar en­tre los ve­ci­nos los Con­se­jos Mu­ni­ci­pa­les”... no men­cio­na “en­tre fun­cio­na­rios pú­bli­cos”.

Re­cor­de­mos:du­ran­te­las­ca­si cin­co se­ma­nas an­tes de la elec­ción el pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal se­rá ma­ne­ja­do por el Con­ce­jo tran­si­to­rio y la nó­mi­na de un Go­bierno en épo­ca de elec­cio­nes es una es­truc­tu­ra sú­per po­de­ro­sa.

Hí­jo­le, con tan­to po­lí­ti­co y ex fun­cio­na­rio pú­bli­co den­tro del Con­ce­jo del Mu­ni­ci­pio, no va­ya­mos a re­sul­tar con con­ce­ja­les es­pu­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.