La matan fren­te a su hi­ja

El Norte - - Local - CA­MI­LO LIZCANO

In­ves­ti­ga Po­li­cía mó­vil del cri­men en la Col. Pa­seo de San­ta Ro­sa, en Apo­da­ca

Fren­te a su hi­ja de 9 años, la due­ña de una far­ma­cia y con­sul­to­rio mé­di­co fue ase­si­na­da de al me­nos un dis­pa­ro en la ca­be­za, ayer en la Co­lo­nia Pa­seo de San­ta Ro­sa, en Apo­da­ca.

Has­ta ano­che las au­to­ri­da­des no ha­bían es­ta­ble­ci­do el mó­vil del ho­mi­ci­dio.

En el lu­gar tras­cen­dió que la Po­li­cía in­ves­ti­ga­ba un su­pues­to asal­to al ne­go­cio de la aho­ra oc­ci­sa, quien fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Glo­ria Est­her Ve­láz­quez Se­rra­to, de 41 años.

Sin em­bar­go, los fa­mi­lia­res de la co­mer­cian­te co­men­ta­ron que no creían que el cri­men fue­ra por un asal­to, por­que apa­ren­te­men­te no fal­ta­ba na­da en el ne­go­cio.

Tras­cen­dió que fue­ron al me­nos dos de­lin­cuen­tes los que lle­ga­ron a la far­ma­cia y uno de ellos le dis­pa­ró a la víc­ti­ma.

Al­re­de­dor de las 20:50 ho­ras se re­por­tó que una mu­jer ha­bía si­do ba­lea­da den­tro del ne­go­cio “Go­lon­dri­nas”, ubi­ca­do en la ca­lle Go­lon­dri­nas, en­tre Águi­la y Co­li­brí, don­de se ofre­cen ser­vi­cios de far­ma­cia, la­bo­ra­to­rio y con­sul­to­rio.

Al lu­gar lle­ga­ron pa­ra­mé­di­cos de Cruz Ro­ja, quie­nes re­vi­sa­ron a la le­sio­na­da.

Los res­ca­tis­tas y el mé­di­co que es­ta­ba en el con­sul­to­rio de­ter­mi­na­ron que la co­mer­cian­te ya ha­bía fa­lle­ci­do.

Ele­men­tos de las po­li­cías mu­ni­ci­pal, Mi­nis­te­rial y Mi­li­tar acu­die­ron al lu­gar, al igual que uni­for­ma­dos de Fuer­za Ci­vil.

Una fuen­te po­li­cia­ca co­men­tó que, de acuer­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes, Ve­láz­quez Se­rra­to era la pro­pie­ta­ria de la far­ma­cia y con­sul­to­rio, y ade­más te­nía su do­mi­ci­lio en la par­te pos­te­rior del lo­cal.

La víc­ti­ma aten­día a los clien­tes de­trás de un mos­tra­dor en el pri­mer pi­so, y en la plan­ta al­ta es­ta­ba un mé­di­co aten­dien­do el con­sul­to­rio.

El in­for­man­te in­di­có que mo­men­tos an­tes del cri­men, el es­po­so de la co­mer­cian­te lle­gó a la far­ma­cia, de­jó a su hi­ja de 9 años y se re­ti­ró.

Mi­nu­tos des­pués el mé­di­co le lla­mó al hom­bre pa­ra avi­sar­le que ha­bía es­cu­cha­do un gri­to y un dis­pa­ro, y al ba­jar ha­cia la far­ma­cia en­con­tró a Ve­láz­quez Se­rra­to he­ri­da de­trás del mos­tra­dor.

Tras la agre­sión con­tra a su ma­dre, la ni­ña sa­lió y co­rrió a re­fu­giar­se a una fe­rre­te­ría ale­da­ña.

La Po­li­cía in­ves­ti­ga­ba s el ho­mi­ci­dio se co­me­tió du- ran­te un asal­to, pe­ro fa­mi­lia- res de la mu­jer creen que s tra­tó de un ata­que di­rec­to.

Sin em­bar­go di­je­ron qu no es­ta­ban en­te­ra­dos de que ella hu­bie­ra re­ci­bi­do al­gu­na ame­na­za.

“No fal­ta­ba na­da de di­ne­ro ni per­te­nen­cias, no cree­mos que ha­ya si­do asal­to por­que le dis­pa­ra­ron di­rec­to a la ca­be­za”, di­jo el fa­mi­liar.

“Ella es­ta­ba acom­pa­ña- da de su hi­ja de 9 años”.

Tras­cen­dió que el ne­go- cio tie­ne cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, las que son re­vi­sa­das por la Mi­nis­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.