Los nue­vos co­lo­sos de pa­gos ...los mis­mos de siem­pre

El Norte - - Negocios - Aa­ron Back

Ha­ce un par de años, el pa­no­ra­ma de los pa­gos en Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cía abier­to a ser con­quis­ta­do. Com­pa­ñías de hard­wa­re co­mo Ap­ple y Sam­sung, fir­mas en lí­nea co­mo Goo­gle y Ama­zon, ban­cos co­mo JP­Mor­gan Cha­se y mi­no­ris­tas co­mo Wal­mart de­ve­la­ban sus pro­pios sis­te­mas nue­vos pa­ra que los es­ta­dou­ni­den­ses hi­cie­ran com­pras, es­pe­cial­men­te con sus te­lé­fo­nos.

Aho­ra que se es­tá em­pe­zan­do a asen­tar el pol­vo, es ca­da vez más cla­ro que los má­xi­mos ga­na­do­res pro­ba­ble­men­te sean las mis­mas vie­jas com­pa­ñías de tar­je­tas de cré­di­to que ya eran do­mi­nan­tes: Vi­sa y Mas­ter­card.

En­tre los ac­to­res me­nos tra­di­cio­na­les, Pay­Pal lu­ce me­jor po­si­cio­na­do, gra­cias en buena par­te a una es­tra­te­gia fle­xi­ble que tie­ne ca­bi­da pa­ra es­tos gi­gan­tes.

Eso se­ría una de­cep­ción pa­ra mu­chos –par­ti­cu­lar­men­te los co­mer­cios– que ha­bían es­pe­ra­do que el au­ge en los pa­gos di­gi­ta­les tras­to­ca­ra a es­tas com­pa­ñías ya es­ta­ble­ci­das. Jun­to con los ban­cos que emi­ten las tar­je­tas, Vi­sa y Mas­ter­card se que­dan con una pe­que­ña ta­ja­da de ca­da transac­ción con tar­je­ta de dé­bi­to y cré­di­to que es pro­ce­sa­da en su red. Eso les cues­ta di­ne­ro a los co­mer­cian­tes, pe­ro a me­nu­do ter­mi­na be­ne­fi­cian­do a los con­su­mi­do­res ya que es­tas co­mi­sio­nes por transac­ción cos­tean los re­em­bol­sos de di­ne­ro u otras re­com­pen­sas que ofre­cen las tar­je­tas.

En años re­cien­tes, ha ha­bi­do una pro­li­fe­ra­ción en cier­to mo­do des­con­cer­tan­te de mé­to­dos de pa­go. Al­gu­nos mi­no­ris­tas co­mo Star­bucks y Dun­kin’ Do­nuts per­mi­ten pa­gar en ca­ja es­ca­nean­do un có­di­go en su te­lé­fono. Otros sis­te­mas, co­mo Ap­ple Pay, uti­li­zan un chip in­te­gra­do a un te­lé­fono in­te­li­gen­te; el clien­te só­lo pa­sa su te­lé­fono por en­ci­ma de una ter­mi­nal pa­ra pa­gar me­dian­te una transac­ción “sin con­tac­to”.

Sin em­bar­go, la gran ma­yo­ría del tiem­po, to­dos es­tos mé­to­dos en reali­dad son sim­ple­men­te dis­tin­tas for­mas de en­viar su in­for­ma­ción de tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to al ne­go­cio.

Co­mo re­sul­ta­do, la po­si­ción cen­tral de Vi­sa y Mas­ter­card só­lo ha si­do re­for­za­da. The Nil­son Re­port, una pu­bli­ca­ción en­fo­ca­da en la in­dus­tria de los pa­gos, es­ti­ma que las tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to re­pre­sen­ta­ron el 62% del to­tal de los pa­gos he­chos por los con­su­mi­do­res en el 2017, com­pa­ra­do con el 53% en el 2012.

Proyectan que esa ci­fra au­men­te al 70% en el 2022, mien­tras que los pa­gos real­men­te en lí­nea que se sal­tan las re­des de las emi­so­ras de tar­je­tas se man­ten­drán re­la­ti­va­men­te es­ta­bles, a apro­xi­ma­da­men­te un 14% to­tal. El efec­ti­vo y los che­ques es­tán des­apa­re­cien­do de ma­ne­ra con­ti­nua co­mo for­mas de pa­go.

Es­to di­fe­ren­cia a Es­ta­dos Uni­dos de la ma­ne­ra en que se han desa­rro­lla­do los pa­gos mó­vi­les en cier­tos mer­ca­dos emer- gen­tes, es­pe­cial­men­te Chi­na, don­de We­Chat Pay y Ali­pay son mu­cho más ubi­cuos y per­mi­ten a los co­mer­cian­tes aho­rrar can­ti­da­des sus­tan­cia­les en co­mi­sio­nes de transac­ción al de­jar fue­ra a las re­des de tar­je­tas de cré­di­to.

La de­ci­sión de Pay­Pal de abrir­se más a Vi­sa y Mas­ter­card en el 2016 fue un mo­men­to de in­fle­xión cru­cial. Em­pe­zó a de­jar que los clien­tes vin­cu­la­ran con mayor fa­ci­li­dad sus cuen­tas a tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to, en lu­gar de fi­nan­ciar com­pras con sus sal­dos en Pay­Pal o cuen­tas ban­ca­rias.

A cam­bio, las re­des de las com­pa­ñías de tar­je­tas em­pe­za­ron a per­mi­tir que Pay­Pal uti­li­za­ra la tec­no­lo­gía de pa­gos sin con­tac­to de las emi­so­ras pa­ra que los con­su­mi­do­res pu­die­ran usar sus car­te­ras mó­vi­les de Pay­Pal pa­ra rea­li­zar com­pras en tien­das.

Es­to sig­ni­fi­ca que cuan­do los con­su­mi­do­res com­pran al­go con Pay­Pal, o Ven­mo, su mar­ca más orien­ta­da a los jó­ve­nes, la com­pa­ñía ce­de un por­cen­ta­je más sus­tan­cial de ca­da transac­ción ya que tie­ne que pa­gar co­mi­sio­nes a las re­des de tar­je­tas y a los ban­cos emi­so­res.

De he­cho, por los pa­gos sin con­tac­to he­chos en tien­da Pay­Pal no per­ci­be ni un cen­ta­vo.

Al cen­tro del mo­de­lo de ne­go­cios de Pay­Pal aho­ra es­ta su bo­tón de chec­kout en lí­nea que apa­re­ce en los si­tios de los ven­de­do­res en in­ter­net. Les aho­rra a los com­pra­do­res la molestia de te­ner que in­gre­sar el nú­me­ro de su tar­je­ta de cré­di­to, lo que tam­bién tie­ne el efec­to de in­cre­men­tar las ven­tas de los ne­go­cios al ha­cer que sea más có­mo­do pro­ce­der al pa­go.

Las co­mi­sio­nes que co­bra Pay­Pal a los ne­go­cios por es­te con­cep­to aho­ra re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 85% de sus in­gre­sos, y tie­ne 50 ve­ces el vo­lu­men de su com­pe­ti­dor más cer­cano, Ama­zon Pay, de acuer­do con Mof­fett­Nat­han­son.

Pay­Pal tam­bién es pro­pie- ta­rio de Brain­tree, una pla­ta­for­ma uti­li­za­da por com­pa­ñías al­ta­men­te mó­vi­les co­mo Uber y Grub­hub pa­ra pro­ce­sar pa­gos.

La mayor de­bi­li­dad de Pay­Pal si­guen sien­do los pa­gos en tien­das. Has­ta ha­ce po­co, brin­da­ba op­cio­nes muy li­mi­ta­das de pun­to de ven­ta pa­ra que los co­mer­cian­tes acep­ta­ran pa­gos en tien­das. El año pa­sa­do, ad­qui­rió a iZettle, una com­pa­ñía sue­ca que fa­bri­ca ter­mi­na­les de pa­go, co­lo­cán­do­la en com­pe­ten­cia di­rec­ta con com­pa­ñías co­mo Squa­re, que pro­du­ce lec­to­res de tar­je­ta de cré­di­to po­pu­la­res en­tre pe­que­ños co­mer­cios.

Sin em­bar­go, Dan Schul­man, di­rec­tor ge­ne­ral de Pay­Pal, ha de­ja­do en cla­ro que no ve es­to co­mo el ru­bro más im­por­tan­te a lar­go pla­zo, al tiem­po que los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les bo­rran la dis­tin­ción en­tre las com­pras en lí­nea y en tien­das fí­si­cas.

Por ejem­plo, los clien­tes po­drían or­de­nar al­go y pa­gar­lo en un dis­po­si­ti­vo mó­vil, y lue­go pa­sar a re­co­ger­lo a una tien­da.

Un ver­da­de­ro sis­te­ma “om­ni­ca­nal” que ayu­da a los co­mer­cian­tes a acep­tar cual­quier ti­po de pa­go a tra­vés de cual­quier ca­nal, en una ca­ja re­gis­tra­do­ra o en un dis­po­si­ti­vo mó­vil, es “el San­to Grial de los pa­gos aho­ri­ta”, ma­ni­fes­tó Li­sa Ellis, ana­lis­ta de Mof­fett­Nat­han­son.

“La ma­yo­ría de los mi­no­ris­tas de cual­quier ta­ma­ño tie­nen sis­te­mas muy di­fe­ren­tes pa­ra pro­ce­sar pa­gos en tien­da com­pa­ra­do con los pa­gos en in­ter­net. De he­cho, es ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­cil”, agre­gó.

Na­die ha lo­gra­do lle­gar del to­do a ello, pe­ro Pay­Pal pa­re­ce es­tar más cer­ca de po­der in­te­grar­los flui­da­men­te al unir a Brain­tree, su ad­qui­si­ción de iZettle y su bo­tón de chec­kout en lí­nea.

Aún si se lo­gra es­te San­to Grial, no cam­bia­rá el he­cho de que la ma­yo­ría de las transacciones se rea­li­za so­bre las vías de las re­des de las tar­je­tas. Eso con­ver­ti­ría a Vi­sa y Mas­ter­card en los má­xi­mos ga­na­do­res de es­ta em­pre­sa.

Pay­Pal y Ven­mo, su mar­ca orien­ta­da a jó­ve­nes, no per­ci­ben di­ne­ro por pa­gos sin con­tac­to he­chos en tien­da.

Vi­sa y Mas­ter­card si­guen man­te­nien­do la su­pre­ma­cía en los pa­gos, pe­se a la pro­li­fe­ra­ción de sis­te­mas di­gi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.