Ha­bla Ste­ve Ball­mer so­bre los ‘tru­cos’ del ofi­cio

El Norte - - Negocios - John D. Stoll

Ste­ve Ball­mer, ex di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Mi­cro­soft Corp., se re­fie­re a las in­no­va­cio­nes más im­por­tan­tes que mol­dean a la in­dus­tria co­mo lo­co­mo­to­ras, o tru­cos. Win­dows y Of­fi­ce de Mi­cro­soft, por ejem­plo, re­pre­sen­tan un tru­co.

En­tre las co­sas que ha apren­di­do en el ne­go­cio: es di­fí­cil con­ce­bir un tru­co tras otro.

Allí es­tá Ap­ple Inc., por ejem­plo. La com­pa­ñía, que ha si­do ri­val de Ball­mer du­ran­te mu­cho tiem­po, en­fren­ta in­te­rro­gan­tes so­bre su tru­co si­guien­te des­pués del iP­ho­ne. O tam­bién Ama­zon.com Inc., que ha crea­do dos tru­cos (ser­vi­cios en la red y ven­tas mi­no­ris­tas en lí­nea) y si­gue el ejem­plo de Mi­cro­soft de in­ten­tar con­ver­tir su ne­go­cio de hard­wa­re en un ter­cer tru­co, se­ña­la Ball­mer.

Co­mo evi­den­cia de lo di­fí­cil que es pro­du­cir éxi­tos, Ball­mer ha­ce re­fe­ren­cia al ne­go­cio de la música. “Los ar­tis­tas en reali­dad rea­li­zan dos gran­des obras, al­gu­nas ve­ces lan­zan dos ál­bu­mes en rá­pi­da su­ce­sión, pe­ro ¿al­gu­na vez re­gre­san con un ter­cer ál­bum que de ver­dad ten­ga éxi­to?”. Co­mo fan de la vie­jos éxi­tos, se­ña­la Ball­mer, la historia su­gie­re que hay una pe­que­ña ven­ta­na de pro­duc­ti­vi­dad pa­ra los mú­si­cos.

Ball­mer, quien aho­ra es due­ño de un equi­po de bas­quet­bol pro­fe­sio­nal y de­di­ca tiem­po a la fi­lan­tro­pía, ha­bló con The Wall Street Jour­nal so­bre lo di­fí­cil que pue­de ser crear éxi­tos in­clu­so pa­ra las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía más gran­des del mun­do. A con­ti­nua­ción, ex­trac­tos edi­ta­dos:

Ball­mer: Una for­ma de ha­cer cre­cer un ne­go­cio es al en­cen­der lo que yo lla­ma­ría una nue­va lo­co­mo­to­ra, un mo­tor em­pre­sa­rial po­de­ro­so que real­men­te pue­da cre­cer y ja­lar otras co­sas con­si­go. He usa­do la pa­la­bra “tru­co” pa­ra des­cri­bir eso.

Una se­gun­da for­ma de desa­rro­llar un ne­go­cio es es­tar en esa fa­se en la que has lo­gra­do cier­to impulso en una lo­co­mo­to­ra y só­lo ne­ce­si­tas ma­ne­jar­la, lo que in­clu­ye lo que yo lla­ma­ría ca­bu­ses. Esas son las ex­ten­sio­nes de la lí­nea y nue­vas fun­cio­nes que te ayu­dan a ma­xi­mi­zar lo que pue­des ob­te­ner de una lo­co­mo­to­ra.

Cuan­do di­go que es di­fí­cil te­ner dos tru­cos a su ha­ber, eso sig­ni­fi­ca que es real­men­te di­fí­cil ha­cer un se­gun­do tru­co y casi im­po­si­ble que las com­pa­ñías lo­gren un ter­cer tru­co.

Ball­mer: Ap­ple es una com­pa­ñía asom­bro­sa. Ha lo­gra­do dos tru­cos. Eso me pa­re­ce im­pre­sio­nan­te, des­lum­bra­dor, po­si­ti­vo. Yo lla­mo a la Mac un tru­co y a su iSe­rie un se­gun­do tru­co.

Tam­bién les doy cré­di­to por­que cuan­do co­men­za­ron la iSe­rie, no era un tru­co. Era más bien co­mo uno de esos ca­bu­ses, pe­ro per­se­ve­ra­ron con ello. Si se hu­bie­ran de­te­ni­do con el iPod, ¿dón­de estarían? En nin­gún la­do, bá­si­ca­men­te. Pe­ro la vi­sión (de la com­pa­ñía) de que una mayor mi­nia­tu­ri­za­ción y ba­ja po­ten­cia po­drían ha­cer co­sas in­creí­bles les per­mi­tió ir más allá del iPod y ha­cer al­go ver­da­de­ra­men­te asom­bro­so.

Ball­mer: En Mi­cro­soft, tam­bién lo­gra­mos dos tru­cos asom­bro­sos. Al pri­mer tru­co bá­si­ca­men­te lo lla­mo la computación de es­cri­to­rio, eso in­clu­ye a Win­dows y Of­fi­ce. El se­gun­do tru­co pa­ra Mi­cro­soft fue ser una com­pa­ñía de soft­wa­re em­pre­sa­rial.

Esos fue­ron los dos tru­cos im­por­tan­tes y se han man­te­ni­do vi­vos –a par­tir de mi ges­tión, pe­ro real­men­te per­pe­tua­dos ba­jo la vi­gi­lan­cia del di­rec­tor eje­cu­ti­vo ac­tual Sat­ya Na­de­lla– en la for­ma de la computación de es­cri­to­rio ba­sa­da en la nu­be y computación pa­ra em­pre­sas ba­sa­da en la nu­be.

Ball­mer: La gen­te a me­nu­do ve a sus tru­cos me­du­la­res es­ta­llar de­bi­do a una trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca. Eso no su­ce­dió en Mi­cro­soft y con­si­de­ro que eso es un gran tra­ba­jo. A la lar­ga, si só­lo tie­nes un tru­co dis­po­ni­ble, la otra co­sa que pue­de su­ce­der­te es que no te man­ten­gas re­le­van­te con los tiem­pos.

Ball­mer: Sen­ci­lla­men­te es muy di­fí­cil ha­cer un tru­co cuan- do eres una star­tup o una com­pa­ñía gran­de. Si das un vis­ta­zo a la ma­yo­ría de las com­pa­ñías fi­nan­cia­das por ca­pi­tal de ries­go, ¿qué por­cen­ta­je de ellas se man­tie­ne real­men­te in­de­pen­dien­te? En su ma­yo­ría mue­ren o sus fun­cio­nes son ad­qui­ri­das por otras com­pa­ñías.

Es asom­bro­so ha­cer un so­lo tru­co, y es sú­per asom­bro­so ha­cer dos. ¿Ha­cer tres? Wow, wow. Sien­to mu­cho res­pe­to por una com­pa­ñía que pue­de ha­cer tres tru­cos y es­pe­ro que mi an­ti­gua com­pa­ñía pue­da con­ti­nuar sa­cán­do­le ki­lo­me­tra­je a esos dos tru­cos, pe­ro que con­ci­ba un ter­ce­ro.

Ball­mer: En una com­pa­ñía más gran­de, de­bi­do a que al­gu­nas de es­tas co­sas co­mien­zan sien­do tan pe­que­ñas, (los tru­cos po­ten­cia­les nue­vos) no pa­re­ce que va­yan a ser adi­ti­vos pa­ra los re­sul­ta­dos ge­ne­ra­les en el fu­tu­ro cer­cano. Ha­cer que la ad­mi­nis­tra­ción, el con­se­jo y los in­ver­sio­nis­tas ten­gan pa­cien­cia con un tru­co nue­vo es di­fí­cil de­bi­do a que pa­re­ce pe­que­ño o una fu­ga de ga­nan­cias.

En una com­pa­ñía gran­de, tam­bién se pue­den des­ti­nar de­ma­sia­dos re­cur­sos a un tru­co nue­vo, in­ten­tan­do vol­ver­lo de­ma­sia­do gran­de con de­ma­sia­da ra­pi­dez. Le doy cré­di­to a Ap­ple por­que no gas­ta­ron ex­ce­si­va­men­te en la iSe­rie y no la so­bre­ali­men­ta­ron. Hay que ser pa­cien­te.

Ste­ve Ball­mer, ex di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Mi­cro­soft, di­jo que es muy di­fíi­cil pa­ra las em­pre­sas crear éxi­tos con­se­cu­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.