Mal­tra­to a per­so­nas de la ter­ce­ra edad

El Norte - - Local -

1.- Es­ti­ma­do Li­cen­cia­do Ver­de Cuen­ca, soy una per­so­na de la ter­ce­ra edad y con un es­ta­do de sa­lud que inevi­ta­ble­men­te se va de­te­rio­ran­do ca­da día más y más.

Los ser­vi­cios de sa­lud pú­bli­ca me pa­re­cen real­men­te de­pri­men­tes y por otro la­do he vis­to có­mo al­gu­nas per­so­nas han per­di­do to­do su pa­tri­mo­nio por aten­der­se de ma­ne­ra pri­va­da, in­clu­so de­jan­do fuer­tes com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos a sus fa­mi­lia­res.

Si yo lle­ga­se a mo­rir por en­fer­me­dad en mi pro­pia casa, ¿exis­te al­gún ries­go le­gal pa­ra mis hi­jos?, ¿pu­die­ran acu­sar­los de ne­gli­gen­cia u ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial?

Adulto Mayor.

R.- Es­ti­ma­do Adulto Mayor, to­das las co­sas tie­nen su ho­ra; en to­do afán y desa­rro­llo per­so­nal se de­be de pen­sar al­gu­na vez en la ve­jez, lo que exi­ge tam­bién pen­sar en la sa­lud.

Hay que re­co­no­cer que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de sa­lud han te­ni­do mu­cha me­jo­ra y, co­mo per­so­na mayor y pa­ra su tran­qui­li­dad, las de­be de apro­ve­char.

Con­si­de­re en dón­de desea re­ci­bir aten­ción mé­di­ca, de en­tre las ins­ti­tu­cio­nes del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SS, IMSS, ISSSTE, DIF), o de los Sis­te­mas Es­ta­ta­les de Sa­lud, sin ser de­re­choha­bien- te; en ra­zón de gas­tos, só­lo se le fi­ja­rá una cuo­ta mí­ni­ma que no de­be­rá ser una car­ga ni pa­ra us­ted ni pa­ra su fa­mi­lia.

Us­ted da por he­cho que lo cui­da­rán sus hi­jos y lo ha­rán en su pro­pia casa, eso es di­fí­cil de ga­ran­ti­zar­lo, pe­ro sien­do así se pue­de in­cu­rrir en mal­tra­to, que va des­de el abu­so eco­nó­mi­co, el cau­sa­do por ne­gli­gen­cia y el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co.

Sus hi­jos no só­lo de­ben ve­lar por su sa­lud fí­si­ca, sino que, ade­más, pa­ra evi­tar res­pon­sa­bi­li­da­des o in­di­cios de mal­tra­to que des­pier­ten sos­pe­chas e in­ci­ten a una más pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción, ha­bría que ver al an­ciano, de­pen­dien­te y vi­vien­do en casa, don­de el mal­tra­to se sue­le pre­sen­tar de ma­ne­ra so­la­pa­da.

Es­to se da en oca­sio­nes por fal­ta de cuidado, que oca­sio­na caí­das, pre­sen­cia e úl­ce­ras en el cuer­po por al­gu­na po­si­ción fí­si­ca pro­lon­ga­da, la ma­la nu­tri­ción y des­hi­dra­ta­ción, o in­cum­pli­mien­to en la me­di­ca­ción, que cons­ti­tu­ye un signo de abu­so.

Tam­bién re­sul­tan ne­gli­gen­tes las fal­sas creen­cias de que to­do lo que ocu­rre a los an­cia­nos es con­se­cuen­cia pro­pia del en­ve­je­ci­mien­to y, por tan­to, no sus­cep­ti­ble de tra­ta­mien­to, lo que con­lle­va a un re­tra­so o una ne­ga­ti­va de so­li­ci­tud de aten­ción mé­di­ca.

La vio­len­cia fa­mi­liar, más gra­ve en las per­so­nas ma­yo­res, es un fe­nó­meno omi­no­so, que per­te­ne­ce a la par­te más os­cu­ra de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. La pre­ven­ción del mal­tra­to a las per­so­nas ma­yo­res en un mun­do que en­ve­je­ce, es un asun­to de to­dos.

Par­tien­do del re­co­no­ci­mien­to de ciu­da­dano de pleno de­re­cho que to­da per­so­na de edad mayor tie­ne, re­sal­ta­mos los de­re­chos y li­ber­ta­des pro­te­gi­das y có­mo su de­bi­do res­pe­to tie­ne re­la­ción con el mal­tra­to.

De­re­cho a la igual­dad ple­na an­te la ley; de­re­cho a la vi­da, a la li­ber­tad, al ho­nor, a la in­ti­mi­dad per­so­nal y a la pro­pia ima­gen; de­re­cho a la li­ber­tad de re­si­den­cia, a re­ci­bir in­for­ma­ción ve­raz, a la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, a la tu­te­la de los jue­ces.

En bas­tan­tes hos­pi­ta­les de aten­ción pú­bli­cos y pri­va­dos, centros im­pro­vi­sa­dos ge­ron­to­ló­gi­cos y ho­ga­res, no me­jo­ran en cuan­to a su re­la­ción y me­nos en sus de­ci­sio­nes que to­man por las per­so­nas ma­yo­res, por­que no sa­ben, no les im­por­ta o son ne­gli­gen­tes.

La reali­dad cons­ta­ta que el 80 por cien­to de los pa­cien­tes con en­fer­me­dad de Alz­hei­mer vi­ven aten­di­dos por sus fa­mi­lia­res, ¿de­be­rá de ser esa la mayor sa­tis­fac­ción pa­ra un hi­jo o hi­ja?, ¿aten­der y cui­dar de sus padres ma­yo­res?, ¿qué ha­cer?, ¿con qué em­pe­zar?

Las opi­nio­nes de ca­rác­ter ju­rí­di­co ex­pre­sa­das por el au­tor de es­ta co­lum­na son emi­ti­das co­mo orien­ta­ción. Las con­clu­sio­nes pue­den va­riar con la reali­dad es­pe­cí­fi­ca de ca­da ca­so. En­víe sus ca­sos por me­dio de car­ta a Was­hing­ton 629 Orien­te, por e- mail a la di­rec­ción o lla­man­do al te­lé­fono 8150-8214.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.