Hu­bo un ga­na­dor y un de­rro­ta­do en Sin­ga­pur

La cum­bre ex­hi­bió las ver­da­de­ras ca­pa­ci­da­des de Trump, au­to­pro­cla­ma­do co­mo el "Gran Ne­go­cia­dor", al ol­vi­dar re­cla­mar lo que re­pro­cha a alia­dos de EU

El Occidental - - Justicia - CAR­LOS SIULA / CO­RRES­PON­SAL

PA­RÍS, Fran­cia.- Los tres paí­ses eu­ro­peos que fir­ma­ron el acuer­do nu­clear con Irán en 2015 -Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia- se fro­ta­ron los ojos cuan­do le­ye­ron la de­cla­ra­ción fi­nal de la cum­bre de Sin­ga­pur. En ese do­cu­men­to esen­cial, el pre­si­den­te Do­nald Trump no ha­bía in­clui­do nin­gu­na de las con­di­cio­nes que in­vo­có co­mo pre­tex­to el 8 de ma­yo pa­ra jus­ti­fi­car el re­ti­ro de Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do con Tehe­rán.

En ma­te­ria nu­clear, que es el nú­cleo del di­fe­ren­do, la de­cla­ra­ción fi­nal no men­cio­na la exi­gen­cia de "des­nu­clea­ri­za­ción com­ple­ta, ve­ri­fi­ca­ble e irre­ver­si­ble". En lu­gar de esa fór­mu­la -va­rias ve­ces re­pe­ti­da por Trump y su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo-, el tex­to se li­mi­ta a evo­car el va­go com­pro­mi­so de am­bos paí­ses de “tra­ba­jar por la des­nu­clea­ri­za­ción com­ple­ta de la pe­nín­su­la co­rea­na”.

Esa omi­sión sig­ni­fi­ca -en con­cre­to- el aban­dono de tres exi­gen­cias cru­cia­les: la des­truc­ción del ar­se­nal ac­tual, el aban­dono del pro­gra­ma nu­clear con fi­nes mi­li­ta­res y la acep­ta­ción de ins­pec­cio­nes im­pre­vis­tas, re­gu­la­res y pro­lon­ga­das de to­dos los sitios nor­co­rea­nos. Ese era uno de los prin­ci­pa­les re­pro­ches que Trump for­mu­la­ba al acuer­do de 2015 con Irán. Tam­po­co pre­vé nin­gu­na san­ción en ca­so de rup­tu­ra de la pro­me­sa.

Trump, que es ca­paz de cam­biar de opi­nión tres ve­ces por día y de bo­rrar con un tuit lo que fir­mó con la mano ho­ras an­tes al pie de un do­cu­men­to di­plo­má­ti­co, de­be sa­ber el ries­go que re­pre­sen­ta un acuer­do sin pe­na­li­da­des ni ca­len­da­rio.

El ocu­pan­te de la Ca­sa Blan­ca, tan di­li­gen­te pa­ra de­nun­ciar los erro­res y de­fec­tos del tra­ta­do de Vie­na fir­ma­do en 2015, so­lo pudo arran­car­le a Kim el com­pro­mi­so de des­truir “den­tro de po­co” una “ins­ta­la­ción ma­yor” de pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to de mi­si­les. Pe­ro ese com­pro­mi­so -so­lo ver­bal- lo asu­mió en res­pues­ta a un “pe­di­do de fa­vor” for­mu­la­do por Trump pa­ra re­pa­rar un error co­me­ti­do du­ran­te la cum­bre. El au­tor del li­bro The Art of the Deal (El ar­te del acuer­do) ha­bía ol­vi­da­do de evo­car ese te­ma esen­cial du­ran­te las cin­co ho­ras de la cum­bre.

En con­tras­te con las exa­ge­ra­das ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía sus­ci­ta­do, ese en­cuen­tro his­tó­ri­co, que real­men­te lo fue, per­mi­tió com­pro­bar en for­ma evi­den­te, por pri­me­ra vez, cuá­les son las ver­da­de­ras ca­pa­ci­da­des de Trump co­mo ne­go­ciar y -si se pue­de de­cir- co­mo es­ta­dis­ta.

Él mis­mo lo re­co­no­ció cuan­do ex­pli­có que “des­pués de ha­ber fir­ma­do el acuer­do”, le pi­dió a Kim: "Haz­me un fa­vor (so­bre) ese si­tio de prue­ba de mo­to­res de mi­si­les. Sa­be­mos dón­de es­tá de­bi­do al ca­lor. Pa­ra ser ho­nes­to con­ti­go, los equi­pos que te­ne­mos son in­creí­bles”.

El as­pec­to más in­quie­tan­te de ese epi­so­dio no re­si­de en que el Great Ne­go­tia­tor

se ha­ya ol­vi­da­do de re­cla­mar lo mis­mo que le re­pro­cha a los oc­ci­den­ta­les de ha­ber omi­ti­do en el acuer­do nu­clear con Irán. Lo que re­sul­ta alar­man­te es que los di­plo­má­ti­cos que ne­go­cia­ron con el equi­po de Kim du­ran­te to­da la jor­na­da del lu­nes y lue­go asis­tie­ron a la cum­bre tam­bién des­aten­die­ron ese “de­ta­lle”.

Por lo tan­to, la pro­me­sa de “tra­ba­jar por la des­nu­clea­ri­za­ción com­ple­ta de la pe­nín­su­la co­rea­na” no sig­ni­fi­ca na­da si no exis­ten san­cio­nes ni con­tra­me­di­das. En el pa­sa­do, des­pués de re­ci­bir las ayu­das acor­da­das por Es­ta­dos Uni­dos y los paí­ses oc­ci­den­ta­les, Pyong­yang tor­pe­deó to­das las ne­go­cia­cio­nes nu­clea­res.

Otra con­ce­sión des­con­cer­tan­te fue acep­tar -a cam­bio de nin­gún ges­to re­cí­pro­co­po­ner tér­mino a los ejer­ci­cios mi­li­ta­res con­jun­tos con Co­rea del Sur, que el ré­gi­men de Pyong­yang con­si­de­ra co­mo una pro­vo­ca­ción. In­clu­so re­afir­mó su de­seo de re­ti­rar, lle­ga­do el mo­men­to, la pre­sen­cia mi­li­tar nor­te­ame­ri­ca­na en Co­rea del Sur: “Quie­ro traer a los mu­cha­chos de re­gre­so a ca­sa”, ex­pli­có.

“Eso per­mi­ti­rá aho­rrar mu­cho di­ne­ro”, ar­gu­men­tó, co­mo si el di­ne­ro fue­ra el eje prin­ci­pal de la doc­tri­na de se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos en la pe­nín­su­la por la cual com­ba­tió du­ran­te tres años y sa­cri­fi­có la vi­da de 54 mil sol­da­dos.

En su con­fe­ren­cia de pren­sa, en dos oca­sio­nes em­pleó el tér­mino “pro­vo­ca­ción” que per­te­ne­ce al lé­xi­co nor­co­reano.

Ade­más de ha­ber ga­na­do en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes, Kim tam­bién ga­nó la ba­ta­lla del pres­ti­gio y de la ima­gen. Aún de­be exul­tar pen­san­do que Trump lo re­co­no­ció co­mo su igual, al­go que no ha­bían lo­gra­do ni su pa­dre ni su abue­lo. In­clu­so lo dis­tin­guió co­mo un “very open, in­te­lli­gent and ho­no­ra­ble man” (“un hom­bre muy abier­to, in­te­li­gen­te y ho­no­ra­ble”). Esa si­tua­ción ge­ne­ral le pa­re­ció tan des­pro­por­cio­na­da al pro­pio lí­der nor­co­reano que, mien­tras ca­mi­na­ba jun­to a Trump, no pudo re­pri­mir un co­men­ta­rio de asom­bro: “Mu­cha gen­te pen­sa­rá que es­tán vien­do una pe­lí­cu­la de cien­cia-fic­ción”.

Su pa­seo del lu­nes por la no­che, de­ján­do­se to­mar sel­fies jun­to al mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Sin­ga­pur, tam­bién fue un efec­ti­vo gol­pe pu­bli­ci­ta­rio que con­tras­tó con la ac­ti­tud de Trump, en­ce­rra­do en su ho­tel co­mo un er­mi­ta­ño.

“Kim tu­vo una gran cum­bre -re­su­mió la ca­de­na CNN- y ni si­quie­ra ne­ce­si­tó ha­cer con­ce­sio­nes”.

REUTERS

Los me­dios nor­co­rea­nos elo­gia­ron a Kim Jong-un por "abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo", mien­tras ana­lis­tas con­si­de­ran que lo­gró lo que que­ría en la cum­bre: el pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal"/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.