AYUNO PRE­VIE­NE LA DIA­BE­TES

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción de la Ibe­ro, pue­de ayu­dar a de­pu­rar el or­ga­nis­mo de di­ver­sas to­xi­nas y com­ba­tir en­fer­me­da­des

El Occidental - - Gossip -

El ayuno, des­de el pun­to de vis­ta te­ra­péu­ti­co, pue­de ayu­dar a pre­ve­nir en­fer­me­da­des y al con­trol de pa­de­ci­mien­tos co­mo la dia­be­tes ti­po 2, de acuer­do con es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na (Ibe­ro), don­de un gru­po de ex­per­tos rea­li­za in­ves­ti­ga­cio­nes.

Te­re­sa Ochoa Ri­ve­ra, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud, co­men­tó que exis­ten evi­den­cias cien­tí­fi­cas, tan­to en ani­ma­les co­mo en se­res hu­ma­nos, de que con un ayuno in­ter­mi­ten­te o ayuno to­tal se in­du­ce al pro­ce­so de au­to­fa­gia, un es­ta­do ca­ta­bó­li­co que per­mi­te de­pu­rar el or­ga­nis­mo a ni­vel ce­lu­lar de desechos me­ta­bó­li­cos, vi­rus y bac­te­rias per­ju­di­cia­les pa­ra el or­ga­nis­mo, con lo cual me­jo­ra la sa­lud de las per­so­nas.

En un co­mu­ni­ca­do, la Ibe­ro in­for­mó que en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal exis­ten di­fe­ren­tes gru­pos cien­tí­fi­cos que tra­ba­jan so­bre los efec­tos del ayuno en di­ver­sas en­fer­me­da­des, y que en Mé­xi­co só­lo exis­ten dos gru­pos en es­ta uni­ver­si­dad, lo que la co­lo­ca co­mo pio­ne­ra en es­ta área.

Aun­que en Pe­rú se tra­ba­ja es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, Ochoa Ri­ve­ra des­ta­có el tra­ba­jo que se rea­li­za en Ale­ma­nia, Ru­sia, Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos, don­de se ha do­cu­men­ta­do, des­de el si­glo XVIII, que el ayuno pue­de pre­ve­nir, con­tro­lar e in­clu­so cu­rar en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas, car­dio­vas­cu­la­res y otro ti­po de pa­de­ci­mien­tos, in­clu­yen­do las re­la­cio­na­das con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co.

La doc­to­ra en An­tro­po­lo­gía So­cial co­men­tó que uno de los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción de la Ibe­ro ana­li­za el ayuno co­mo me­di­da pre­ven­ti­va pa­ra una po­bla­ción sa­na a fin de con­tro­lar y pre­ve­nir di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des, así co­mo con pa­cien­tes dia­bé­ti­cos, pe­ro de ma­ne­ra in­te­gral.

Des­ta­có que en es­ta ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior el ayuno es ob­je­to de es­tu­dio des­de una pers­pec­ti­va in­ter­dis­ci­pli­na­ria, pues no só­lo ge­ne­ra be­ne­fi­cios fi­sio­ló­gi­cos, sino tam­bién “de la men­te y del es­pí­ri­tu”.

Los aca­dé­mi­cos rea­li­zan una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca de la li­te­ra­tu­ra so­bre el ayuno in­ter­mi­ten­te, res­tric­ción ca­ló­ri­ca y la dia­be­tes ti­po 2, una de las en­fer­me­da­des más pre­va­len­tes en Mé­xi­co. La si­guien­te fa­se se tra­ba­ja­rá con dia­bé­ti­cos in­te­gral­men­te.

“Nues­tra me­ta es crear un pro­gra­ma in­ter­dis­ci­pli­na­rio des­de una vi­sión in­te­gra­ti­va en don­de la per­so­na sea tra­ta­da des­de to­das las es­fe­ras del ser hu­mano: men­te, cuer­po y es­pí­ri­tu”, afir­mó la es­pe­cia­lis­ta con Maes­tría en Nu­tri­ción y Ali­men­ta­ción pa­ra los Paí­ses en Vías de Desa­rro­llo, en Mont­pe­llier, Fran­cia.

Es­te pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción na­ció del in­te­rés de Te­re­sa Ochoa, quien ha es­tu­dia­do el mo­de­lo de sa­lud y la ali­men­ta­ción en la cul­tu­ra az­te­ca. El Có­di­ce Flo­ren­tino y otros li­bros his­tó­ri­cos, dan cuen­ta de que en mu­chas de las ac­ti­vi­da­des y de la vi­da co­ti­dia­na de los az­te­cas es­ta­ba pre­sen­te el ayuno.

La es­pe­cia­lis­ta ejem­pli­fi­có: Cuan­do se ca­sa­ban, ellos ayu­na­ban cua­tro días an­tes de la ce­re­mo­nia, tan­to los que iban a unir­se en ma­tri­mo­nio, co­mo los pa­dres de los fu­tu­ros es­po­sos y el sa­cer­do­te que los iba a ca­sar. “Pa­ra ellos, el ayuno era pu­ri­fi­ca­ción y era un mo­men­to im­por­tan­te pa­ra es­tar en co­mu­nión con el Se­ñor del Fir­ma­men­to, co­mo le de­cían a Dios”, ex­pli­có.

TE­RE­SA OCHOA ES­PE­CIA­LIS­TA DE LA IBE­RO

Nues­tra me­ta es crear un pro­gra­ma in­ter­dis­ci­pli­na­rio, don­de la per­so­na sea tra­ta­da en men­te, cuer­po y es­pí­ri­tu”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.