Fran­cis­co Gar­cía Pi­men­tel

El Occidental - - Portada - Fran­cis­co Gar­cía Pi­men­tel

Cuan­do pre­vio al mun­dial de

2002 Fe­li­pe Sco­la­ri to­mó las rien­das de un Bra­sil des­con­cen­tra­do y a pun­to de per­der su cla­si­fi­ca­ción, reali­zó un cam­bio que en ese mo­men­to pa­re­cía ab­sur­do: una prohi­bi­ción to­tal de 90 días. “Un hom­bre que no se con­tro­la a sí mis­mo no pue­de ser cam­peón de na­da”, di­jo el di­rec­tor téc­ni­co a pe­sar de las opo­si­cio­nes. Pri­me­ro con dis­gus­to, lue­go con es­toi­cis­mo, to­dos los se­lec­cio­na­dos tu­vie­ron que acep­tar la con­di­ción si­ne qua non. ¿Di­fí­cil? Sí. ¿Im­po­si­ble? Ab­so­lu­ta­men­te no.

Con­cen­tra­ción, dis­ci­pli­na y au­to­con­trol. Sco­la­ri lo en­ten­dió muy bien: el ser hu­mano no se di­vi­de en par­tes, ni es dis­tin­to en un lu­gar que en otro. Pa­ra es­tar en­tre los gran­des hay que com­por­tar­se co­mo un gran­de, y es­to in­clu­ye ali­near cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu con mi­ras a un ob­je­ti­vo. A pe­sar de ca­si que­dar fue­ra de Ko­rea-Ja­pón, Bra­sil se al­zó con la co­pa del mun­do so­lo unos me­ses des­pués.

En una en­tre­vis­ta pos­te­rior, Ro­nal­do (que tam­bién fue cam­peón de go­leo) ha­bló de su en­tre­na­dor. Aun­que al prin­ci­pio no creía en el sis­te­ma, aho­ra lo de­fen­día a capa y es­pa­da. “Hay quie­nes pen­sa­ban que era im­po­si­ble. Pe­ro Sco­la­ri cre­yó que po­día­mos. Y pu­di­mos. Eso nos dio fuer­za y con­fian­za pa­ra ir por más”.

Pe­ro la can­ta­le­ta en Mé­xi­co es dis­tin­ta: “Es muy su ro­llo, su vi­da pri­va­da. Lo que importa es que jue­guen bien en la can­cha”.

Es­ta fra­se (pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos) la en­con­tré no me­nos de quin­ce ve­ces en re­des so­cia­les, pro­fe­ri­da por pe­rio­dis­tas, co­men­ta­ris­tas, opi­nio­nis­tas y vi­lla­me­lo­nes. Ca­da una de esas pu­bli­ca­cio­nes te­nía cien­tos de li­kes y de ret­weets. Es­ta­mos ha­blan­do, por su­pues­to, de la fies­ta de los se­lec­cio­na­dos an­tes de sa­lir rum­bo al mun­dial.

Las no­ti­cias han gas­ta­do ríos de tin­ta en dis­cu­tir de­ta­lles ju­go­sos, chis­mes y cul­pas. Que si eran “es­corts” o só­lo ami­gas; que si hu­bo es­to o aque­llo, que si a He­rre­ra lo re­ga­ña­ron y que si era el cum­plea­ños del Chi­cha­ri­to. Cla­ro, to­dos es­tos de­ta­lli­tos ven­den pa­pel y se pres­tan pa­ra ra­dio pa­si­llo.

Pe­ro de fon­do, de fon­do, pa­re­cie­ra ser que el gran pro­ble­ma no es que lo ha­yan he­cho, sino que los ha­yan atra­pa­do con las ma­nos en la ma­sa.

Por­que a fin de cuen­tas… “es muy su ro­llo; su vi­da pri­va­da”.

No es la pri­me­ra vez, tam­po­co. En 2010 hu­bo fies­ta en Mon­te­rrey, tras la cual Ve­la y Juá­rez fue­ron in­ha­bi­li­ta­dos 6 me­ses por la Fe­de­ra­ción. En 2011, en Qui­to… una más. En Bra­sil 2013, la ter­ce­ra. Es­tos mu­cha­chos no apren­den.

A lo lar­go de distintas co­pas mun­dia­les, dis­tin­tos di­rec­ti­vos han op­ta­do por ins­ta­lar una prohi­bi­ción pa­ra prac­ti­car es­tas ac­ti­vi­da­des an­tes y du­ran­te las co­pas ofi­cia­les, in­clui­da la co­pa mun­dial. Pa­ra es­te 2018, paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Bra­sil, Ni­ge­ria, Pa­na­má, Ru­sia y Bél­gi­ca, ten­drán una prohi­bi­ción to­tal.

¿Tie­ne sen­ti­do la éti­ca en la vi­da dia­ria? ¿Es ab­sur­do es­pe­rar con­gruen­cia, or­den o vir­tud? Aun­que a al­gu­nos pa­rez­ca que ta­les co­sas per­te­ne­cen a la es­fe­ra in­ter­na o a la vi­da pri­va­da, la reali­dad es que, co­mo Sco­la­ri sa­bía, so­lo los se­res hu­ma­nos de una pie­za son ca­pa­ces de lo­grar co­sas gran­des y ha­cer­lo de ma­ne­ra sos­te­ni­da. La mis­ma cul­tu­ra que bro­mea y de­fien­de a fut­bo­lis­tas di­so­lu­tos e in­fie­les es la que so­la­pa y sos­tie­ne a po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, fa­mo­sos y maes­tros co­rrup­tos, que ro­ban, que mien­ten, que ven­den dro­gas o que re­gen­tean re­des de pros­ti­tu­ción. Mien­tras sea en lo os­cu­ri­to… “ca­da quien su vi­da”.

Es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te sem­bran­do ol­mos y es­pe­ran­do peras.

Las de­ci­sio­nes tie­nen sus con­se­cuen­cias. Hoy la se­lec­ción lle­ga a Ru­sia con po­cas es­pe­ran­zas, des­con­cen­tra­da y des­ani­ma­da. Al­gu­na vez, por lo me­nos, nos ha­cían so­ñar. Aho­ra ni si­quie­ra eso. Van de pa­seo. Van de tu­ris­tas. Y con ellos, va­mos no­so­tros. Y si tu pro­pio país no cree en ti ¿quién va a creer?

El re­to de Oso­rio es gran­de: tie­ne que creer en ellos, pa­ra que ellos crean en sí mis­mos. Des­pués tie­nen que ha­cer­nos creer a no­so­tros. Y si lo­gra eso, to­do lo de­más es po­si­ble. El pri­mer par­ti­do –el más di­fí­cil tam­bién- lo es to­do. Si ellos creen que van a per­der el pri­me­ro y ga­nar los de­más, es­tán equi­vo­ca­dos. Es­ta so­la creen­cia se­ría el cla­vo que fal­ta al ataúd que se han cons­trui­do ellos mis­mos.

¿Es­tán a tiem­po de le­van­tar la ca­be­za? Por aho­ra, to­da la co­ber­tu­ra mun­dia­lis­ta tie­ne que ver con la fa­mo­sa fies­ta.

Te­ne­mos dos días pa­ra cam­biar la his­to­ria; ellos y no­so­tros. Es ho­ra. El ár­bi­tro es­tá por dar el sil­ba­ta­zo ini­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.