Cué­llar de Dios

El Occidental - - Portada - Jo­se Luis Cué­llar De Dios.

Su nom­bre es Pe­dro Ce­sar Ca­rri­za­les Be­ce­rra, per­te­ne­ció des­de los 12 años a una pan­di­lla de al­guno de los cien­tos de ba­rrios que exis­ten en nues­tro país, co­mo miem­bro de es­te ti­po de co­lec­ti­vos que pa­re­cen obe­de­cer a cier­tos cá­no­nes de (ma­la) con­duc­ta, co­me­tió de­li­tos de to­do ti­po, ex­cep­to el de ho­mi­ci­dio, pe­se ha­ber si­do acu­sa­do de ba­la­cear a cua­tro per­so­nas, ca­so por lo que fue en­car­ce­la­do, des­pués de in­ves­ti­ga­cio­nes fue to­tal­men­te ab­suel­to de tal acu­sa­ción, in­clu­so, pu­dien­do ha­ber si­do li­be­ra­do me­dian­te una fian­za se ne­gó a ello a fin de no ser con­si­de­ra­do co­mo in­di­cia­do.

Su cuer­po lle­va la mar­ca de sus orí­ge­nes, ci­ca­tri­ces de las he­ri­das de ar­ma blan­ca su­fri­das en “los com­ba­tes” en­tre ban­das ade­más de los ta­tua­jes pro­pios de esa cul­tu­ra, ta­tua­jes que les re­cuer­dan lo mis­mo pe­nas que ale­grías, lo mis­mo pro­me­sas que re­cuer­dos que mar­ca­ron su vi­da. En cier­tos mo­men­tos se le des­ba­rran­có su fe, sus es­pe­ran­zas y tu­vo cin­co in­ten­tos de sui­ci­dio. “Gra­cias a Dios y a mis ami­gos es­ca­pe de esos in­fer­na­les te­rri­to­rios”.

En la vi­da, su “ma­jes­tad la ca­sua­li­dad” de pron­to ac­túa ca­pri­cho­sa­men­te y así lo hi­zo con Pe­dro, co­no­ció a otro gru­que el de co­me­ter de­li­tos, pron­to, en uno de esos ca­sos de ilu­mi­na­ción, el Mi­jis en­ten­dió que su vi­da po­dría cam­biar ra­di­cal­men­te pa­ra bien, en el tra­yec­to de es­te drás­ti­co cam­bio se dio cuen­ta que una es­pe­cie de paz es­pi­ri­tual le con­ce­día bie­nes­tar fí­si­co y men­tal y de ser cha­vo ban­da con to­das sus re­pro­ba­bles con­se­cuen­cias de­lin­cuen­cia­les, gra­cias a su in­na­to ca­ris­ma se con­vir­tió en una cla­se de “lí­der Pas­tor”, en un jo­ven al­truis­ta, ge­ne­ro­so y so­li­da­rio. To­do gra­cias a la vo­lun­tad de po­der.

De ni­ño as­pi­ra­ba ser ar­tis­ta, en cier­to mo­do, qui­zás sin él dar­se cuen­ta es un ar­tis­ta de la so­li­da­ri­dad; sin aban­do­nar las cul­tu­ras que ri­gen las ban­das de los cha­vos de la ca­lle, el Mi­jis or­ga­ni­zó un mo­vi­mien­to so­cial al que bau­ti­zó con el nom­bre de Un Gri­to de Exis­ten­cia, nom­bre que ha­ce un re­cor­da­to­rio a Go­bierno y so­cie­dad de que ahí es­tán cien­tos, mi­les de ni­ños y jó­ve­nes en es­pe­ra de apo­yos que les ha­gan jus­ti­cia. No pi­den di­ne­ro, pi­den opor­tu­ni­da­des, tan es así que con or­ga­ni­za­ción y tra­ba­jo han po­di­do cons­truir una cua­ren­te­na de ca­sas que les han si­do en­tre­ga­das en for­ma gra­tui­ta a po­bla­do­res de es­ca­sos re­cur­sos.

El Mi­jis, de­ri­va­ción de “mi hi­jo” co­mo el mis­mo Pe­dro acla­ra, hi­jo no pa­ri­do, lle­va a ca­bo una “ro­da­da bi­ci­cle­te­ra” por to­do el país, in­clu­so con la idea de ir a los Es­ta­dos Uni­dos, re­co­rri­do que bus­ca lle­var el men­sa­je de la vo­lun­tad de po­der a to­dos esos cha­vos ban­da que vi­vien­do un cier­to ti­po de or­fan­dad, es­tán mas cer­ca del de­li­to que de la in­te­gra­ción.

El Mi­jis ten­drá que cam­biar de pla­nes, en las re­cien­tes elec­cio­nes ha si­do ele­gi­do co­mo dipu­tado lo­cal en un mu­ni­ci­pio de San Luis Po­to­sí. De­cla­ra que afor­tu­na­da­men­te no se con­si­de­ra un po­lí­ti­co, pe­ro que tra­ba­ja­ra en pro­mo­ver me­di­das que re­me­dien lo que si bien co­no­ce, las in­jus­ti­cias que su­fren mi­llo­nes de jó­ve­nes que co­mo él es­pe­ran arri­bar a la vo­lun­tad de po­der. Su “ro­da­da” con­ti­nua­ra pe­ro aho­ra con un fin aña­di­do, evi­tar que tan­tos y tan­tos jó­ve­nes vi­ven so­me­ti­dos a la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.