Ar­gen­ti­na se mo­vi­li­za en ple­na cri­sis

El Occidental - - Finanzas - Mar­cha­ron 100 mil do­cen­tes, es­tu­dian­tes y gru­pos de opo­si­ción/ Agencias

AFP, Reuters y EFE

MIA­MI, EU. El se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Mar­co Ru­bio evo­có la op­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la al de­cir que "las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do" y que ac­tual­men­te exis­ten ar­gu­men­tos pa­ra con­si­de­rar que el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ame­na­za la se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos y de la re­gión.

"Creo que hay un ar­gu­men­to muy fuer­te que se pue­de ha­cer en es­te mo­men­to de que Ve­ne­zue­la y el ré­gi­men de Ma­du­ro se han con­ver­ti­do en una ame­na­za a la re­gión e in­clu­so a Es­ta­dos Uni­dos", di­jo Ru­bio al ca­nal Uni­vi­sión.

Acla­ró que "por me­ses y por años" ha­bía de­fen­di­do una op­ción "no mi­li­tar y pa­cí­fi­ca" en Ve­ne­zue­la, pe­ro que aho­ra "las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do".

En tan­to, las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas de­tu­vie­ron a 131 per­so­nas acu­sa­das de boi­co­tear el plan con­tra la cri­sis eco­nó­mi­ca pues­to en mar­cha por Ma­du­ro.

Los arres­tos, que in­clu­yen a "ge­ren­tes de gran­des ca­de­nas" co­mer­cia­les, se han rea­li­za­do des­de el pa­sa­do 21 de agos­to, cuan­do en­tra­ron en vi­gor las me­di­das, di­jo el fis­cal ge­ne­ral, Ta­rek Wi­lliam Saab.

MI­GRAN­TES

que hu­ye­ron a Bra­sil no tie­nen ho­gar y duer­men en pe­da­zos de car­tón o car­pas

ME­DIOS

de co­mu­ni­ca­ción anun­cia­ron su des­apa­ri­ción de­bi­do a las me­di­das eco­nó­mi­cas

Se­gún el fun­cio­na­rio, las cap­tu­ras se efec­tua­ron ba­jo acu­sa­cio­nes de "re­ven­ta, es­pe­cu­la­ción, aca­pa­ra­mien­to, boi­cot y des­es­ta­bi­li­za­ción de la economía".

Al res­pec­to, el vi­ce­pre­si­den­te ve­ne­zo­lano pa­ra el área eco­nó­mi­ca, Ta­reck el Ais­sa­mi, in­for­mó que el go­bierno y 17 in­dus­trias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les "acor­da­ron fi­jar los pre­cios de ocho pro­duc­tos de hi­gie­ne per­so­nal" que bus­ca­rán for­ta­le­cer su "es­ta­bi­li­dad".

Pe­ro los pro­ble­mas no pa­ran y ayer dos de las cua­tro lí­neas de Me­tro de Ca­ra­cas pa­ra­li­za­ron sus ope­ra­cio­nes de­bi­do a una fa­lla eléc­tri­ca, la se­gun­da que su­fre el ser­vi­cio en lo que va de la se­ma­na, mien­tras diez me­dios ve­ne­zo­la­nos ce­rra­ron o des­pi­die­ron a sus em­plea­dos.

"Los anun­cios eco­nó­mi­cos ame­na­zan con ani­qui­lar a los me­dios. Al me­nos diez anun­cia­ron su des­apa­ri­ción, cambio de es­ta­tus o li­qui­da­ción del per­so­nal", se­ña­ló la or­ga­ni­za­ción en su cuen­ta de Twit­ter.

La cri­sis ha obli­ga­do a mu­chos ve­ne­zo­la­nos a huir a paí­ses ve­ci­nos, pe­ro la ma­yo­ría de quie­nes in­gre­sa­ron a Bra­sil, por un cru­ce fron­te­ri­zo en el Ama­zo­nas, se han en­con­tra­do so­bre­vi­vien­do en las ca­lles y dur­mien­do en car­pas o en pe­da­zos de car­tón.

Su dra­ma es par­te de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria re­gio­nal ca­da vez más pro­fun­da pro­vo­ca­da por el éxo­do de de­ce­nas de mi­les de ve­ne­zo­la­nos que es­tán aban­do­nan­do su país, prin­ci­pal­men­te ha­cia la ve­ci­na Co­lom­bia, y tam­bién Ecua­dor y Pe­rú.

La ciu­dad de Boa Vis­ta, ca­pi­tal del es­ta­do fron­te­ri­zo bra­si­le­ño de Ro­rai­ma, ha re­ci­bi­do a 35 mil mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en los úl­ti­mos dos años, con un in­cre­men­to de su po­bla­ción de más de un 10%. Hoy, unos tres mil no tie­nen ho­gar, se­gún la ofi­ci­na del al­cal­de.

Cer­ca de la ter­mi­nal de au­to­bu­ses de la ciu­dad, los ve­ne­zo­la­nos duer­men en las ca­lles y en zo­nas co­mer­cia­les. BUENOS AIRES, Ar­gen­ti­na. Al fi­nal de otro día ne­gro pa­ra la economía de Ar­gen­ti­na, una ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción de pro­fe­so­res y es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios atra­ve­só ca­lles y ave­ni­das de Buenos Aires has­ta con­fluir en un gran mi­tin pa­ra re­cla­mar au­men­to sa­la­rial y ma­yor pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo, en el mar­co de una jor­na­da de pro­tes­tas en to­do el país.

La mo­vi­li­za­ción de las 57 uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les se ini­ció tem­prano y ter­mi­nó por la no­che, en desafío a las in­ten­sas llu­vias y al frío del in­vierno aus­tral.

"Pro­tes­ta­mos por los au­men­tos ri­dícu­los de sa­la­rios que ofre­ce el go­bierno y por la ba­ja del pre­su­pues­to", di­jo Car­los de Feo, di­ri­gen­te de los do­cen­tes. La ma­yo­ría de las fa­cul­ta­des del país es­tán pa­ra­li­za­das des­de ha­ce cua­tro se­ma­nas por una huel­ga de pro­fe­so­res.

Ade­más, la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo anun­ció que el 25 de sep­tiem­bre rea­li­za­rá un pa­ro ge­ne­ral con­tra las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

Ayer, el pe­so ar­gen­tino si­guió en caí­da li­bre al de­pre­ciar­se 13.52% an­te el dó­lar sin que el go­bierno lo­gre re­cu­pe­rar la confianza del mer­ca­do pe­se al apo­yo del FMI.

El pe­so su­frió su ma­yor pér­di­da dia­ria del año al ce­rrar a 39.87 por dó­lar. En dos días acu­mu­la una de­pre­cia­ción de ca­si 20% y de 53% en el año. El Ban­co Cen­tral reac­cio­nó ele­van­do a 60% la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia, que ya es­ta­ba en 45%, una de las más al­tas del mun­do.

No obs­tan­te, fun­cio­na­rios del go­bierno ne­ga­ron un "fra­ca­so eco­nó­mi­co".

REUTERS

"Al­gu­nos bra­si­le­ños nos tra­tan mal, pe­ro no to­dos", di­ce un mu­jer em­ba­ra­za­da de 19 años que via­jó a Bra­sil con su ma­dre y so­bre­vi­ve lim­pian­do pa­ra­bri­sas de au­to­mó­vi­les en los se­má­fo­ros/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.