El hom­bre tie­ne libre al­be­drío, pe­ro pue­de equi­vo­car­se: NJG

Lí­der de la Igle­sia La Luz del Mun­do lla­ma a so­no­ren­ses a obe­de­cer las le­yes di­vi­nas, ga­ran­tes de paz in­te­rior y vi­da eter­na

El Occidental - - Local -

El uso del libre al­be­drío en el hom­bre y la mu­jer le per­mi­te de­ci­dir sus ca­mi­nos, pe­ro esa fa­cul­tad que Dios les dio a ve­ces les ha­ce to­mar ma­las de­ci­sio­nes y esa es la di­fe­ren­cia con la vo­lun­tad di­vi­na que ga­ran­ti­za la vi­da eter­na, ex­pre­só Naa­són Joaquín García, lí­der de la Igle­sia La Luz del Mun­do an­te más de cin­co mil de­le­ga­dos reuni­dos en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes Ex­po Fó­rum de es­ta ciu­dad.

El re­pre­sen­tan­te de unos ocho mi­llo­nes de fie­les en el mun­do, acom­pa­ña­do de unos cien pas­to­res de di­ver­sos paí­ses de Amé­ri­ca y de la Re­pú­bli­ca me­xi­ca­na, se di­ri­gió es­ta ma­ña­na de jue­ves a los so­no­ren­ses que acu­die­ron a re­ci­bir­le en la ca­pi­tal es­ta­tal, en una se­de que abun­dó en can­tos y ora­cio­nes don­de pri­vó el lla­ma­do al bien co­mún y la pre­sen­cia di­vi­na.

Tras la cá­li­da re­cep­ción, el lí­der re­li­gio­so des­ta­có el gran le­ga­do de Dios al hom­bre y la mu­jer, que es el libre al­be­drío y es­ta­ble­ció la di­fe­ren­cia en­tre es­to, que es la vo­lun­tad del hom­bre, y la obe­dien­cia a la vo­lun­tad de Dios que ga­ran­ti­za a los hom­bres la vi­da eter­na.

Joaquín García am­plió que el lla­ma­do de Dios a la obe­dien­cia no es una obli­ga­ción, sino un lla­ma­do a la con­cien­cia muy útil pa­ra una me­jo­ra in­ter­na, cu­yo re­fle­jo ha­cia el ex­te­rior ini­cia ese ejem­plo ne­ce­sa­rio pa­ra po­ner fin a los fla­ge­los que la fal­ta de amor y fe­li­ci­dad crean en el mun­do.

No es difícil, afir­ma a los pre­sen­tes, cuan­do se ape­gan a Dios y él aco­mo­da las co­sas. El libre al­be­drío es la fa­cul­tad que Dios da al hom­bre pa­ra de­cir qué ha­cer con su vi­da; el hom­bre pue­de de­ci­dir­lo, pe­ro no quie­re de­cir que eso es­té bien o sea co­rrec­to.

Al tér­mino de su men­sa­je, Naa­són Joaquín García pi­dió to­mar el ca­mino co­rrec­to, por­que el ser hu­mano tie­ne en esa vía la me­jor fór­mu­la pa­ra en­con­trar la fe­li­ci­dad y el amor que el mun­do ne­ce­si­ta pa­ra re­sol­ver sus cre­cien­tes pro­ble­mas.

Los de­le­ga­dos lle­ga­ron de los 72 mu­ni­ci­pios, jun­to con los co­ros de So­no­ra y del ve­cino Ari­zo­na en Es­ta­dos Uni­dos; re­ci­bie­ron tam­bién a au­to­ri­da­des lo­ca­les en­ca­be­za­dos por la al­cal­de­sa de Her­mo­si­llo Cé­li­da Ló­pez Cár­de­nas, e in­te­gran­tes del Con­gre­so de So­no­ra, en­tre otros in­vi­ta­dos que se ma­ni­fes­ta­ron aten­tos y res­pe­tuo­sos al men­sa­je es­cu­cha­do.

Fi­nal­men­te, el re­pre­sen­tan­te in­ter­na­cio­nal de la Luz del Mun­do agra­de­ció a las au­to­ri­da­des pre­sen­tes, en­ca­be­za­das por la al­cal­de­sa Cé­li­da Ló­pez Cár­de­nas, y re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno y Con­gre­so es­ta­tal, a quie­nes re­co­no­ció el tra­ba­jo que ha­cen pa­ra pre­ser­var los tiem­pos de li­ber­tad que se vi­ven. En con­tra­par­te, Joaquín García re­ci­bió re­co­no­ci­mien­tos de las mis­mas au­to­ri­da­des por su con­tri­bu­ción a la paz y al en­ten­di­mien­to de los pue­blos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.