El hi­po­ti­roi­dis­mo en el em­ba­ra­zo

El Occidental - - Local - Héc­tor Al­fre­do Gó­mez Vi­drio

De­fi­ni­mos al hi­po­ti­roi­dis­mo co­mo una de­fi­cien­te fun­ción de la glán­du­la ti­roi­des ubi­ca­da en la par­te an­te­rior del cue­llo y con­se­cuen­te­men­te con me­nor pro­duc­ción de sus hor­mo­nas ti­roi­deas (Ti­ro­xi­na o T4 y Tri­yo­do­ti­ro­ni­na o T3).

Un em­ba­ra­zo nor­mal trae con­si­go una se­rie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos y hor­mo­na­les que al­te­ran la fun­ción ti­roi­dea. Es­to sig­ni­fi­ca que las prue­bas de la­bo­ra­to­rio de la fun­ción ti­roi­dea de­ben ser in­ter­pre­ta­das cui­da­do­sa­men­te du­ran­te el em­ba­ra­zo. Las prue­bas de fun­ción ti­roi­dea cam­bian du­ran­te el em­ba­ra­zo de­bi­do a la in­fluen­cia de dos hor­mo­nas prin­ci­pa­les: la go­na­do­tro­pi­na co­rió­ni­ca hu­ma­na (hCG) ela­bo­ra­da por la pla­cen­ta, hor­mo­na que se mi­de en la prue­ba del em­ba­ra­zo y el es­tró­geno, la prin­ci­pal hor­mo­na femenina de ori­gen ová­ri­co. La hCG pue­de es­ti­mu­lar la ti­roi­des en for­ma le­ve y los ni­ve­les al­tos cir­cu­lan­tes de hCG en el pri­mer tri­mes­tre pue­den re­sul­tar en una TSH (Hor­mo­na ti­roes­ti­mu­lan­te), li­ge­ra­men­te dis­mi­nui­da. Tí­pi­ca­men­te, la TSH en el pri­mer tri­mes­tre es­ta­rá nor­mal o li­ge­ra­men­te ba­ja y lue­go per­ma­ne­ce­rá nor­mal du­ran­te el res­to del em­ba­ra­zo. El es­tró­geno au­men­ta la can­ti­dad de pro­teí­nas li­ga­do­ras y trans­por­ta­do­ras de hor­mo­nas ti­roi­deas en el sue­ro san­guí­neo, lo cual au­men­ta fi­sio­ló­gi­ca­men­te los ni­ve­les to­ta­les de hor­mo­na ti­roi­dea en la san­gre, ya que más del 99% de es­tas hor­mo­nas en la san­gre es­tán uni­das a es­tas pro­teí­nas. Sin em­bar­go, la me­di­ción de hor­mo­nas “li­bres” (las que no es­tán uni­das a pro­teí­nas y que re­pre­sen­tan su for­ma ac­ti­va), ge­ne­ral­men­te per­ma­ne­ce nor­mal. La ti­roi­des fun­cio­na nor­mal­men­te si la TSH, la T4 li­bre y la T3 li­bre es­tán to­das nor­ma­les du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Sig­nos y sín­to­mas del hi­po­ti­roi­dis­mo du­ran­te el em­ba­ra­zo.

-De­ma­sia­da fa­ti­ga, sen­si­bi­li­dad al frío, es­tre­ñi­mien­to, piel se­ca y es­ca­mo­sa o uñas que­bra­di­zas, ca­be­llo muy del­ga­do, dolor o de­bi­li­dad en los múscu­los, glán­du­la ti­roi­des in­fla­ma­da y de­pre­sión o irri­ta­bi­li­dad emo­cio­nal.

La glán­du­la ti­roi­des pue­de au­men­tar de ta­ma­ño sin sig­ni­fi­can­cia du­ran­te el em­ba­ra­zo (ti­roi­des gran­de = bo­cio). Ge­ne­ral­men­te es­te au­men­to es de 10% a 15% y no es apa­ren­te en el exa­men fí­si­co he­cho por el mé­di­co. Sin em­bar­go, a ve­ces pue­de desa­rro­llar­se un bo­cio sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha­ga que el mé­di­co so­li­ci­te prue­bas la­bo­ra­to­ria­les de la fun­ción ti­roi­dea.

Las cau­sas más fre­cuen­tes del hi­po­ti­roi­dis­mo du­ran­te el em­ba­ra­zo son: el tras­torno au­to­in­mu­ne co­no­ci­do co­mo ti­roi­di­tis de Has­hi­mo­to, o el tra­ta­mien­to subs­ti­tu­ti­vo in­su­fi­cien­te de una mujer con historia pre­via de hi­po­ti­roi­dis­mo por una va­rie­dad de cau­sas, o por so­bre­tra­ta­mien­to de una mujer hi­per­ti­roi­dea (mayor fun­ción ti­roi­dea) con me­di­ca­men­tos an­ti­ti­roi­deos, que blo­quean la fun­ción ti­roi­dea.

El hi­po­ti­roi­dis­mo no tra­ta­do, o tra­ta­do de for­ma inade­cua­da, se ha aso­cia­do con anemia ma­ter­na (re­cuen­to ba­jo de gló­bu­los ro­jos), mio­pa­tía (dolor mus­cu­lar con de­bi­li­dad), in­su­fi­cien­cia car­día­ca con­ges­ti­va, preeclam­psia, anor­ma­li­da­des de la pla­cen­ta, niños de ba­jo pe­so al na­cer, y he­mo­rra­gia del post­par­to.

OEM

El em­ba­ra­zo por sí mis­mo trae una se­rie de cam­bios hor­mo­na­les im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.