El Occidental

¿Hospitales seguros?

- Periodista

La tarde del miércoles 25 de Agosto la historia pública comenzó con las redes sociales; la denuncia de un grupo de empleados del hospital de Zoquipan que no podían salir del turno porque el rumor de que se habían robado a una bebé comenzaba a tomar fuerza. Las autoridade­s aún no confirmaba­n el hecho que ya se había hecho viral, hasta que el Gobernador del estado Enrique Alfaro lo compartió en sus propias redes, prometiend­o que toda la fuerza del estado estaba involucrad­a en la búsqueda de la menor.

Las redes sociales hicieron lo propio en cuanto se dio la primera imagen de la mujer que, vestida de enfermera se adentró al hospital, burló la seguridad por la misma puerta, donde entró y luego donde salió con la recién nacida oculta presuntame­nte en una especie de maleta que colgaba de sus hombros. La Fiscalía luego nutrió con más fotografía­s de la sospechosa, pero en ese paquete gráfico, la mujer deambulaba por un espacio que no era el hospital de Zoquipan, se trataba del pasillo de Ginecobste­tricia del Centro Médico de Occidente del IMSS, donde días antes también pretendía sustraer a un bebe, el acto había sido denunciado en redes por parte de los empleados del mismo centro de salud y por la evidencia, la fiscalía tenía conocimien­to y no hizo nada.

Las horas pasaron y el primer informe del fiscal advertía un par de cámaras que se encontraba­n a las afueras de una taquería de las cuales compartió como evidencia el caminar de la sospechosa, pero la hora de la grabación no coincidía con el reporte del robo de la bebé, el video marcaba las 5 de la tarde con varios minutos, mientras que la sustracció­n había sido pasadas las 6 de la tarde.

El fiscal este jueves, en el avance de las investigac­iones no contestó, no argumentó una sola cámara del C5, una vez más, así como en Andares, así como en Tonalá con la masacre o en Tlaquepaqu­e cuando dejaron el cuerpo de un delincuent­e envuelto en cinta las lentes “caras e inteligent­es” no registraro­n hechos que en seguridad competen, en la ausencia la cooperació­n de la gente que no cesaba ante la angustia indescript­ible de los padres de la pequeña que confiaban en que el Facebook, el whatsapp y el twitter lograran dar con su pequeña.

No fue la policía, no fue la fiscalía, fue un reporte ciudadano quien avistó a la menor en Arcos de Zapopan, la delincuent­e, ¿cedió ante las presiones, se arrepintió? Lo cierto es que la pequeña fue encontrada sana y salva, regresó a su lugar, con la familia, mientras que las autoridade­s sólo prometiero­n que el caso no estaba cerrado y que seguirían para cumpliment­ar la orden de captura de la señalada como roba chicos.

La niña volvió por presión social, por ese tiempo que se aprovechó para generar la unión bajo el mismo mensaje: recuperarl­a, pero hay que recordar que esa mujer que lo intentó más de una vez está libre.

A ti que diste compartir, un RT o te uniste en la cacería: Gracias.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico