El Occidental

Traje inmobiliar­io a la medida en la CdMx

- GGaabbriye­lSaaSliadl­oido Diputada de la CdMx por el PAN

La Jefa

de Gobierno anunció diversas acciones en materia de obras y desarrollo urbano listas para ejecutarse durante la segunda mitad de su administra­ción.

Dichas acciones han sido objeto de crítica, pero lo más preocupant­e es el descontent­o social que han generado, relegando a los vecinos a simples espectador­es, cuando son ellos los primeros afectados y a quienes hay que escuchar. El actual gobierno ignora a sus gobernados y centrándos­e en sus intereses particular­es prefiere creer que esto representa­n una oportunida­d para la reactivaci­ón económica post pandemia.

El problema es que este argumento de reactivar la economía ya suena a un pretexto que pone el gobierno para justificar acciones con impactos negativos en materia de movilidad, sustentabi­lidad y escasez del agua, porque únicamente se enfoca en dos grandes sectores: la construcci­ón y el turismo, dejando de lado, el impulso y apoyo a las economías locales y de barrio.

Esto me recuerda aquel refrán que dice, “piensa mal y acertarás”. Para entender el verdadero alcance de estas obras hay que ver el panorama completo, y pensar que nada de esto es casualidad, lo más terrible es llegar a la conclusión que probableme­nte tiene un fin perverso y que no precisamen­te beneficia a la ciudad y a quienes la habitamos.

Como es de conocimien­to público el proyecto de los 12 corredores para “impulsar la vivienda social” ya está en marcha, se encuentra en las fases iniciales, pero sin duda en los próximos meses veremos avances acelerados, particular­mente en las zonas centro y norte de la ciudad, impactando en alcaldías como Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Azcapotzal­co.

Si tomamos en cuenta los diversos avisos publicados en Gaceta para considerar al sector de la construcci­ón como prioritari­o, prácticame­nte se les está dando carta abierta a las inmobiliar­ias para que construyan sin supervisió­n alguna, desechando de facto cualquier verificaci­ón en materia de obra o posible clausura.

¿Tan ingenuos nos creen para pensar que se va a cumplir la ley de buena fe?

Parece que no recordamos lo difícil que es regulariza­r un proceso de este tipo, cuando se exceden en los niveles de construcci­ón o que no cumplan con las medidas de protección civil y gestión integral de riesgos.

También tenemos el caso de los beneficios para obtener mayor potenciali­dad por estar a 1 km de Reforma, o bien, la prioridad para implementa­r de manera inmediata los programas de vivienda en vialidades secundaria­s.

Otro ejemplo, son los cambios de uso de suelo que se han aprobado recienteme­nte en el Congreso, a pesar de los vicios de origen, sin tomar en cuenta el impacto urbano y de servicios a las comunidade­s aledañas, y sin el consenso de las vecinas y vecinos; en ese mismo supuesto se encuentra la aprobación de las modificaci­ones a la Norma 26 que a marchas forzadas se impulsó para que saliera minutos antes de terminar la legislatur­a.

Si me permiten hacer una analogía, pareciera que el sector inmobiliar­io es un cliente interesado en obtener un traje a la medida, Claudia Sheinbaum pasa a ser el sastre que cuidadosam­ente diseña un modelo que se ajusta a las necesidade­s del cliente y pone manos a la obra, pero por supuesto, la confección del mismo queda en manos del Congreso, quien es el último eslabón de este proceso y de manera mecánica y servil ejecuta quirúrgica­mente las puntadas que darán forma a esta prenda a la medida.

Claudia Sheinbaum pasa a ser el sastre que cuidadosam­ente diseña un modelo que se ajusta a las necesidade­s del cliente y pone manos a la obra, pero por supuesto, la confección del mismo queda en manos del Congreso, quien es el último eslabón de este proceso y de manera mecánica y servil ejecuta quirúrgica­mente las puntadas que le darán forma.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico