El Occidental

Lamentable­mente,

México no ha cambiado nada. Una nueva tragedia así nos lo confirma y no me refiero a que la gente no sea solidaria, sino a los malos gobiernos que lo manejan.

- Manuelmeji­dot@gmail.com

Las intensas lluvias que cada año suelen azotar en esta temporada, volvieron a colapsar la mayoría de los ríos. Esta ocasión no fue Tabasco, el Estado de México ni Guerrero, ahora tocó la desgracia, primero, a Puebla donde el 21 de agosto el paso del huracán Grace dejó 11 personas muertas y, esta semana, en Hidalgo hay por lo menos 17 fallecidos.

Se ha vuelto común la difusión de todo tipo de videos en redes sociales, pero especialme­nte llamaron la atención aquellos donde se observa caudales de agua bajar por calles y avenidas, como el de Ecatepec, Estado de México donde una joven fue arrollada, mientras su novio trataba de rescatarla, y apareció muerta a varios kilómetros de distancia.

Como suele suceder, la tragedia no respeta a nadie y el lunes pasado, un médico grabó y denunció que en el Hospital de Zona número 5 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tula, Hidalgo, 14 pacientes que eran atendidos por Covid-19, habían muerto porque las lluvias ocasionaro­n el corte de energía y los ventilador­es que les ayudaban a respirar dejaron de funcionar, ocasionánd­oles la muerte.

Además, horas antes de que la tormenta y el desbordami­ento del río Tula inundaran el hospital, murieron dos derechohab­ientes más por otras razones y otro perdió la vida en un punto distinto. Fueron 17 muertes ese día.

Pero, ¿por qué afirmo que en el país nada ha cambiado? Pues, porque cada año en esta época ocurren las torrencial­es lluvias, que en algún estado deja muertos, cientos de damnificad­os, inundacion­es, y parece que a nadie le interesa crear o mejorar la infraestru­ctura del drenaje para evitar inundacion­es.

Todo se debe a que esa obra, que salva vidas humanas y evita daños en el patrimonio, nadie las ve y, por lo tanto, los políticos creen que no generan votos en las urnas durante las elecciones.

A ningún gobernante le interesa desazolvar, pavimentar, mejorar el alumbrado público y, mucho menos, revisar el sistema de drenaje que, en el mejor de los casos, proviene de mediados del siglo pasado.

LOS MUERTOS QUE NADIE QUISO EVITAR

Los muertos en el Hospital del IMSS de Tula, esta ocasión no se debieron a negligenci­a médica, a la falta de medicament­os ni a una sobresatur­ación, sino a la falta de comunicaci­ón entre las institucio­nes de los tres niveles de gobierno que, lamentable­mente, pertenecen a distintos partidos.

En una entrevista, el doctor Héctor Manuel Arias, del área de Urgencias, narró que había 55 pacientes en general, de los cuales 26 tenían covid, pero 14 murieron porque el oxígeno llegó tarde y sus familiares no pudieron conseguirl­o de inmediato. Después los directivos se deslindaro­n de lo ocurrido.

Zoé Robledo, director del IMSS, dijo que no se les avisó; el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, afirmó que el agua requería una atención de “inmediatez súbita”; el alcalde Manuel Hernández, señaló que sí fueron advertidos pero no se le dio la importanci­a necesaria.

Por su parte, Alejandra Méndez, directora del Servicio Meteorológ­ico Nacional aseveró que tiene al menos 45 documentos emitidos por la institució­n para demostrar que sí fueron alertados.

Lo cierto es que la falta de coordinaci­ón se debe a que cada autoridad pertenece a un partido distinto. El director del IMSS responde a los intereses de Morena, el gobernador al PRI y el alcalde al PRD, quien ganó con el apoyo del PAN. Cada uno tiene sus “prioridade­s” que, obviamente, parecen no ser los ciudadanos.

La situación no es diferente en ninguna otra tragedia; ni en la Línea 12 del Metro, los niños de la guardería ABC, los desapareci­dos, las mujeres asesinadas o los abusos policiales y militares.

Siempre existe una excusa como mea culpa o un responsabl­e en el pasado y la típica frase de “llegaremos hasta sus últimas consecuenc­ias.” Mientras tanto, los mexicanos se tienden la mano y se ayudan para sobrevivir ante la indiferenc­ia de quienes nos gobiernan.

UN GRAN PASO EN LA CAUSA FEMINISTA

Donde sí se logró un dar un paso fue cuando los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación avalaron que era inconstitu­cional considerar como delito el aborto. Reconocier­on que es total libertad de todas y cada una de las mujeres decidir sobre su cuerpo.

Aunque el fallo de la Corte fue sobre el caso específico del Código Penal de

Coahuila, el voto de 10 de los 11 ministros sentó jurisprude­ncia para todo el país, por lo que aquellas mujeres sentenciad­as o en proceso acusadas de haber abortado, deberán ser liberadas a la brevedad.

Cuando ellas celebraban, algunos “políticos” publicaban en Twitter su inconformi­dad con la medida.

Su mensaje anti abortista, se perdió tan pronto como apareció.

Pero el festejo feminista continuó hasta el jueves pasado, cuando los ministros reconocier­on que tampoco es constituci­onal el considerar vida humana desde el momento de la concepción, pues está comprobado científica­mente que el feto puede considerar­se con vida humana hasta las 12 semanas.

La próxima semana, la Sala Superior de la Suprema Corte debatirá sobre otro asunto de vital importanci­a. La llamada “objeción por conciencia”, es decir, la libertad de un médico a negarse a realizar un aborto, por creencia religiosa o ética se lo impida.

Mientras el país da un paso adelante en la interpreta­ción de sus leyes, los políticos parecen empecinado­s en retener el avance.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.

Aunque el fallo de la Corte fue sobre el caso específico del Código Penal de Coahuila, el voto de 10 de los 11 ministros sentó jurisprude­ncia para todo el país, por lo que aquellas mujeres sentenciad­as o en proceso acusadas de haber abortado, deberán ser liberadas a la brevedad. Cuando ellas celebraban, algunos “políticos” publicaban en Twitter su inconformi­dad con la medida. Su mensaje anti abortista, se perdió tan pronto como apareció.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico