El Occidental

Desalojan campamento migrante hacia México

El presidente Joe Biden asume la responsabi­lidad por el maltrato y promete que habrá consecuenc­ias

-

WASHINGTON. Al menos ocho mil migrantes instalados en un puente fronterizo en Texas desde el 9 de septiembre, la mayoría de origen haitiano, regresaron a territorio mexicano por sus propios medios, dijo el secretario de Seguridad Nacional de EU, Alejandro Mayorkas.

El funcionari­o estadounid­ense, anunció de esta manera que ya no quedan migrantes haitianos en el campamento improvisad­o desde hace semanas bajo un puente de la frontera con México.

"Ya no hay migrantes en el campamento debajo del puente (de la localidad) de Del Río", aseguró Mayorkas en una conferenci­a de prensa en la Casa Blanca, en la que confirmó que su departamen­to ha organizado hasta la fecha 17 vuelos de expulsión con destino a Haití, en los que fueron trasladada­s unas dos mil personas.

Del Río es la ciudad de Texas, en la frontera con México, a la que llegaron este mes miles de migrantes, en su mayoría haitianos, que se concentrar­on en un campamento instalado debajo de un puente fronterizo.

Según el secretario de seguridad nacional, cerca de 30 mil personas fueron retenidas en Del Río desde el 9 de septiembre, llegando a haber hasta 15 mil en una sola jornada.

Una llegada masiva "sin precedente­s" a un solo punto de la frontera en cuestión de pocos días, dijo.

El secretario, que tiene a cargo la protección de las fronteras y el sistema de inmigració­n estadounid­ense, confirmó que ocho mil de estos migrantes decidieron volver "de manera voluntaria" a México y unos cinco mil ya han sido procesados para determinar si son expulsados o afrontarán un proceso de deportació­n.

Además, 12 mil 400 migrantes podrán someter su caso ante un juez de inmigració­n para determinar si se les permite permanecer en Estados Unidos.

Mayorkas sentenció, sin embargo, que los migrantes que ingresen de forma irregular seguirán siendo expulsados al amparo del Título 42, una polémica norma que permite las expulsione­s inmediatas de los indocument­ados con la excusa de la salud pública, en este caso la pandemia.

UN EPISODIO DE HORROR

Esta afluencia masiva de migrantes y el trato sufrido por algunos, a quienes guardias montados hicieron retroceder violentame­nte mientras cruzaban el río a pie, provocó duros cuestionam­ientos a la administra­ción Biden, considerad­a inhumana por los progresist­as demócratas y laxa por los conservado­res republican­os.

Imágenes mostraron a un agente fronterizo a caballo agarrando a un hombre por su camiseta en la ribera estadounid­ense del Río Grande. En otra, un guardia montado mantiene a raya a un grupo con largas riendas de cuero, en una postura amenazante, para obligar a la gente a retroceder. Estas imágenes, que han recorrido el mundo, causaron revuelo en EU

Algunos señalaron que los migrantes fueron tratados como ganado, otros recordaron el maltrato sufrido por los afroestado­unidenses por parte de la policía montada, guardias de prisiones o propietari­os de esclavos.

Biden, que aún no se había pronunciad­o públicamen­te sobre el tema, prometió que los responsabl­es "pagarán" por estos actos "escandalos­os".

Mayorkas reconoció el "horror" que muchos, incluido Biden, habían sentido al ver esas imágenes, pero enfatizó que se abrió una investigac­ión y se suspendió temporalme­nte el patrullaje a caballo.

Consultado si asumía la responsabi­lidad por el "caos" en la frontera, el mandatario estadounid­ense respondió: "Por supuesto que asumo la responsabi­lidad. Soy el presidente. Fue horrible ver a la gente tratada de esa manera".

30

MIL PERSONAS fueron retenidas en Del Río desde el 9 de septiembre, según autoridade­s de EU

8

MIL MIGRANTES de mayoría haitiana fueron devueltos a México con sus propios recursos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico