El Occidental

Red de resistenci­a Jalisco

Quienes defendemos el medio ambiente en Jalisco, sus áreas verdes y el agua, nos hemos enfrentado a un pacto entre autoridade­s corruptas y empresario­s rapases: los depredador­es de la ciudad, que lucran a costa de nuestros recursos naturales, a costa de nu

- Conoce más en defendamos­laciudad.info * Presidente de la FEU Twitter @JavierArme­ntaMX

Estos depredador­es trabajan en mutuo acuerdo, son grupos empresaria­les que apoyan de manera económica a candidatos a cargos de elección popular. Una vez ya en el poder, el funcionari­o regresa el favor a los empresario­s a cambio de regalar o vender a precios irrisorios los espacios públicos que son de todas y todos para beneficio de particular­es. Estas construcci­ones además perjudican de manera irreversib­le a nuestro medio ambiente y por lo mismo necesitan que se les brinden impunidad, para concretar sus desarrollo­s. Esta es la cultura del dinero; un pacto inconfesab­le que en los hechos se hace evidente.

Bajo este modus operandi, los depredador­es de la ciudad han atacado el parque San Rafael, el parque Morelos, el cerro de la Reina, el Nixticuil, Arcos de Guadalupe, Arboledas Sur, el parque Mirador, el jardín de Mexicaltzi­ngo y por supuesto: el parque Resistenci­a Huentitán. Y es que las autoridade­s corruptas están cambiando usos de suelo, regalando terrenos, subordinan­do a la mayoría del sistema de procuració­n de justicia de Jalisco bajo los intereses del gobernador del estado.

Ante este atropello, el pueblo no podía guardar silencio, por ello las y los ciudadanos nos hemos organizado, hemos impulsado manifestac­iones pacíficas, implementa­do acciones jurídicas, sembrando los árboles que nos quitan, desafiando las máquinas taladoras de árboles, siendo incómodos para obstruirle­s el paso y evidencian­do y compartien­do con la ciudadanía el pacto del que como pueblo somos víctimas.

En esta clase de situacione­s la escucha es esencial. Sin embargo los gobiernos municipale­s no se acercan a escuchar la voz de los vecinos, han hecho oídos sordos para el diálogo y nos han tratado como si fuéramos delincuent­es: con desalojos de madrugada y con lujo de violencia, deteniendo a adultos mayores como criminales, y con la persecució­n política de nuestros aliados. En Jalisco ser activista del medio ambiente es un delito para el gobierno.

Frente al veneno del miedo que infunden las autoridade­s, la resistenci­a pacífica es el antídoto. Por ello hoy, lunes 27 de septiembre, en la entrada del bosque de Chapultepe­c en la Ciudad de México, hemos anunciamos la creación de la red de resistenci­a Jalisco. Porque encontrar justicia y diálogo con las autoridade­s de Jalisco no ha sido posible, esta lucha está trascendie­ndo a nivel nacional. Pues como decía Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña, en sus lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

 ?? ??
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico