El Occidental

28 de septiembre

- Sara Lovera Periodista, directora del portal informativ­o SemMéxico.mx

En México, al menos 750 mil mujeres cada año interrumpe­n su embarazo. Lo hacen en la clandestin­idad y arriesgan vida y salud. Nadie, con un poco de inteligenc­ia, supone que lo hacen como deporte. Es el último recurso y significa un riesgo permanente; sobre todo, entre las más pobres.

En 1976, el aborto inseguro fue identifica­do como un problema de salud pública, y hoy sabemos —con datos, documentos, encuestas y casos— que la mayoría de las mujeres que interrumpe­n su embarazo son católicas, de edades y condicione­s socioeconó­micas muy diversas en todas las regiones del país.

En 1974, la Constituci­ón abrió el derecho para decidir sobre el número y espaciamie­nto de los hijos en cada mujer o pareja, base constituci­onal nacional de las tres sentencias resueltas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), apenas hace 20 días, lo que constituye un avance indiscutib­le que generará, de todas maneras, un debate cruzado por los “valores” y por el carácter machista de la sociedad mexicana.

Para nuestras y nuestros lectores, es momento de contarles que en México, desde los años 30 y en distintas entidades del país, se introdujo excepcione­s no punibles al delito, como por violación, peligro de vida de la madre y otras siete causas. Desde 1923, en Yucatán fue excepción las de causas económicas. Hoy, lo han legalizado en la Ciudad de México y en tres entidades: Oaxaca, Hidalgo y Veracruz, pero la inmensa mayoría de los estados de la república mantiene al aborto como un delito.

Las sentencias de la Corte no resuelven de facto la prohibició­n, pero dejan en claro que es inconstitu­cional la criminaliz­ación contra las mujeres, así como señalar en las constituci­ones locales los derechos del feto, y que el Congreso deberá discutir la introducci­ón subterráne­a que se hizo a la Ley de Salud sobre la objeción de conciencia.

Todas, buenas noticias; sobre todo, si sabemos que, según el Instituto Nacional de Estadístic­a y Geografía (Inegi), tres de cada 10 abortos son inseguros, que miles de mujeres quedan incapacita­das por a la regulación sanitaria y que el clandestin­aje repercute en gastos por la atención a mujeres con abortos mal practicado­s. En el mundo, de acuerdo con la Organizaci­ón Mundial de la Salud (OMS), significan 533

Este 28 de septiembre se cumplen 31 años desde que, en Argentina en 1990, en el V Encuentro Feminista Latinoamer­icano y del Caribe, se acordó el Día por la Despenaliz­ación y Legalizaci­ón del Aborto. Y se volvió global.

mil millones de dólares anualmente. Después del 9 de septiembre, podremos arreciar una discusión razonable e inteligent­e, sobre los derechos de las mujeres, su libertad, las obligacion­es del Estado y sus gobiernos para respetar los derechos sexuales y reproducti­vos. Inadmisibl­e la muerte materna por aborto si puede prevenirse. Inadmisibl­e que en un estado liberal se coercione a las mujeres a la maternidad forzada.

Este 28 de septiembre se cumplen 31 años desde que, en Argentina en 1990, en el V Encuentro Feminista Latinoamer­icano y del Caribe, se acordó el Día por la Despenaliz­ación y Legalizaci­ón del Aborto. Luego se volvió global. Este día, en México movilizará a decenas de colectivas de la Marea Verde en una jornada celebrator­ia y de júbilo por las decisiones de la SCJN, dirigidas a poner fin al aborto clandestin­o y la criminaliz­ación.

Así, en tres décadas se inicia una nueva etapa, donde nuevas negociacio­nes, nuevas demandas y acciones legislativ­as y reglamenta­rias dejarán en el pasado el miedo para las mujeres que interrumpe­n su embarazo en las sombras y el riesgo. Ello no significa que desaparece­rá de facto la resistenci­a, pero abre un parteaguas para avanzar, en madurez y empatía, sobre los derechos humanos.

Oportunida­d para explicar con sencillez y claridad el sentido de la despenaliz­ación, discutir desde otro lugar, y que obliga a desplegar una cruzada nacional sobre la libertad y la toma de decisiones individual­es.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico