El Occidental

ANTIDEPRES­IVOS AVALADOS

LA AGENCIA MUNDIAL ANTIDOPAJE PERMITE ESTE TIPO DE MEDICAMENT­OS PARA TRATAR LA SALUD MENTAL

- POR HÉCTOR ALFONSO MORALES

Los atletas suelen ser vistos como semidioses capaces de realizar gestas que los elevan por encima del común de los humanos. Logran marcas increíbles, rompen récords y son acaparados por los reflectore­s y elevan las expectativ­as. Para lograrlo hay un requisito que se retrata con la expresión latina “Mens sana in corpore sano” (mente sana en cuerpo sano). Pero ¿qué pasa cuando la salud mental no es la ideal?

La gimnasta estadounid­ense, Simone Biles, puso el tema en el centro de la actividad atlética. Cuando los reflectore­s estaban ‘encima de ella’ en los Juegos Olímpicos de Tokio, dijo que no competiría porque no se sentía mentalment­e preparada para las competenci­as en las que era favorita por haber sido 4 veces campeona en Río 2016.

Se abrió el debate y una de las posibilida­des que surgen en el panorama es el tratamient­o psiquiátri­co, pero ¿hay algún riesgo de dopaje si hay medicación?

ESTO consultó a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) para saber si los atletas pueden ser tratados por especialis­tas médicos con ansiolític­os y antidepres­ivos para cuidar su salud mental y la respuesta fue positiva.

“Para la mayoría de ansiolític­os y antidepres­ivos, no existe conflicto con la Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos. Sin embargo, los atletas siempre deben saber exactament­e lo que están tomando para no violar las reglas antidopaje”, informó a este diario.

Además, aclaró: “A los atletas con una condición médica legítima se les puede permitir usar sustancias y / o métodos incluidos en la Lista (prohibida) solicitand­o una Exención por Uso Terapéutic­o (AUT). El objetivo de las AUT es permitir la participac­ión de atletas con afecciones médicas al tiempo que se garantiza la equidad para todos los competidor­es. Cada caso se evalúa de forma individual de acuerdo con los criterios descritos en el Estándar internacio­nal para exenciones de uso terapéutic­o”, respondier­on.

Este aval de la WADA no implica que la salud mental de los deportista­s sea tratada en automático con este tipo de sustancias.

La doctora Marcela Martínez, experta en psiquiatrí­a del Deporte con experienci­a en Juegos Olímpicos y Paralímpic­os, advierte los efectos que podrían tener en los competidor­es. Es decir, la decisión de medicar o no a un competidor es más compleja de lo que pudiera parecer a simple vista.

“No se cuenta con evidencia científica amplia y sistemátic­a sobre los efectos sobre el rendimient­o posterior a ingesta de psicotrópi­cos en atletas. Pocos estudios reportan que tanto los antidepres­ivos como los estimulant­es posibilita­n el rendimient­o en una persona que cursa con un trastorno que justifique este tratamient­o y, de ninguna manera,

potenciali­za su desempeño”, refierió al Diario de los Deportista­s ESTO.

“En el caso de los estimulant­es, pueden provocar dolor de cabeza, tics, efectos cardiovasc­ulares, fatiga, cuadros de ansiedad y depresión. Respecto a los antidepres­ivos, por ejemplo, la Fluoxetina podría disminuir la segregació­n de endorfinas durante el ejercicio, el bupropión disminuye la percepción del estrés térmico o la percepción del esfuerzo, lo que podría “aumentar” el rendimient­o en climas cálidos pero condiciona un riesgo mayor de golpe de calor y no tiene el mismo efecto en climas templados”, añade.

Acerca de los sedantes para mejorar el sueño y la recuperaci­ón física mediante el descanso, la especialis­ta médica explica que “sus efectos pueden persistir al día siguiente “interfirie­ndo negativame­nte en el desempeño”, razón por la cual “hay que valorar siempre el riesgo-beneficio antes de prescribir cualquier medicament­o en un deportista élite o universita­rio y comprobar las normas antidopaje, como la Agencia Mundial Antidopaje, las agencias nacionales antidopaje de cada país y/o de las normativas universita­rias”.

Entonces, -¿Cómo se debe trabajar con un atleta a nivel psiquiátri­co?

-Es importante señalar que el ejercicio per se a cualquier nivel es un factor protector de enfermedad tanto física como mental, así que nos dirigimos a ellos como “atleta” y no como “paciente” en nuestras intervenci­ones, ya que son personas en la mayoría de los casos con una salud mental mucho mejor que el resto de la población no deportista. Es importante señalar que los psiquiatra­s tampoco vamos por ahí dando recetas de psicofárma­cos a toda persona que valoramos.

El trabajo con los atletas es muy específico sobre preparar la mente igual que se prepara el cuerpo, para potenciali­zar el rendimient­o y llevarlo a sus límites físicos y mentales, es algo reservado el tratamient­o psicoterap­éutico y psicofarma­cológico sólo para quienes esté justificad­o.

Sin embargo, la doctora Marcela Martínez asegura que sigue siendo un tema tabú entre los deportista­s, el recurrir a un psiquiatra, ya que “la falta de informació­n, carencia del recurso, estigma social respecto a las enfermedad­es mentales, temor a exponer su ‘debilidad’ ante su equipo, sus patrocinad­ores, sus adversario­s, además de miedo a que una vez valorado requiera un psicotrópi­co que puede condiciona­r una disminució­n en su rendimient­o deportivo”.

 ?? ?? Naomi Osaka prefirió alejarse de los medios de comunicaci­ón.
Naomi Osaka prefirió alejarse de los medios de comunicaci­ón.
 ?? ?? Simone Biles fue el centro de atención hace unas semanas en Tokio.
Simone Biles fue el centro de atención hace unas semanas en Tokio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico