Ma­nuel com­pi­te hoy en un am­bien­te com­ple­jo, al pa­re­cer la es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta es­tá ali­nea­da con su com­pe­ti­dor, Mar­ko Cor­tés, quien pa­re­cie­ra ser el fa­vo­ri­to. El dis­cur­so con­tes­ta­ta­rio, del Gó­mez Mo­rín del si­glo XXI, ha lla­ma­do la aten­ción, so­bre to­do a

El Sol de Acapulco - - Análisis -

Que en me­dio de los pre­sa­gios de desas­tre que tie­nen abru­ma­do al mun­do, nos dé el ali­vio de com­pro­bar la po­si­bi­li­dad de que los hom­bres pue­den en­ten­der­se con leal­tad ge­ne­ro­sa, al am­pa­ro de los cla­ros va­lo­res del es­pí­ri­tu. Ma­nuel Gó­mez Mo­rín. No tu­ve la for­tu­na de co­no­cer per­so­nal­men­te a Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, el gran for­ja­dor de ins­ti­tu­cio­nes, fa­lle­ció en el año 1972, cuan­do yo te­nía so­la­men­te do­ce años, pe­ro lle­gué a leer so­bre él des­de tem­pra­na edad, y lo co­no­cí por sus obras.

Mi pa­dre, quien en su ju­ven­tud ha­bía si­do un sim­pa­ti­za­do de José Vas­con­ce­los y ad­mi­ra­ba abier­ta­men­te a Sal­va­dor Na­va Mar­tí­nez, veía con sim­pa­tía al en­ton­ces úni­co par­ti­do de opo­si­ción en Mé­xi­co, que ga­na­ba día con día ma­yo­res es­pa­cios.

Mi pa­dre, don Enrique Ca­ba­lle­ro Abur­to, me en­se­ñó a re­co­no­cer la lu­cha de­ci­di­da por la de­mo­cra­cia, la jus­ti­cia y la li­ber­tad y el va­lor de la ho­nes­ti­dad y la prudencia.

Cuan­do me ca­sé, Ar­man­do Rodríguez To­rres, pri­mo her­mano de Juan Ma­nuel Gó­mez Mo­rín To­rres, fue tes­ti­go de mi bo­da y po­cos años des­pués em­pe­cé a mi­li­tar en el PAN, gra­cias a la in­vi­ta­ción que me hi­zo don Jorge Sán­chez de la Bar­que­ra Cook, quien fue re­clu­ta­do pa­ra mi­li­tar en el PAN di­rec­ta­men­te por don Ma­nuel.

Du­ran­te mi mi­li­tan­cia pa­nis­ta, tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Juan Ma­nuel Gó­mez Mo­rín To­rres, sien­do am­bos in­te­gran­tes del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal, su cla­ri­dad de pen­sa­mien­to y fir­me­za en sus pos­tu­ras era im­pre­sio­nan­te, al igual que las de don Juan Lan­de­rre­che Gó­mez Mo­rín, con­vic­cio­nes in­que­bran­ta­bles en un par­ti­do, don­de, en ese en­ton­ces, la co­rrup­ción era inima­gi­na­ble.

Cuan­do acu­dí a la to­ma de po­se­sión de Fran­cis­co Ba­rrio Te­rra­zas, co­mo go­ber­na­dor de Chihuahua, tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Ma­nuel Gó­mez Mo­rín Mar­tí­nez del Río, hi­jo de mi com­pa­ñe­ro en el CEN y nie­to del fun­da­dor del par­ti­do. Su ca­ris­ma y su son­ri­sa fran­ca lo ha­cían ser el cen­tro de la aten­ción, su ac­ti­tud siem­pre dis­cre­ta ins­pi­ra­ba sim­pa­tía y, sin du­da, res­pe­to. “Lo lle­va en la san­gre”, de­cían al­gu­nos com­pa­ñe­ros que co­men­ta­ban so­bre él.

Hoy, Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, el Gó­mez Mo­rín del si­glo XXI, ha de­ci­di­do com­pe­tir por la di­ri­gen­cia na­cio­nal del PAN, su abue­lo fue fun­da­dor y di­ri­gen­te del PAN, de 1939 a 1949, has­ta que de­ci­dió no acep­tar otro pe­río­do en esa fun­ción y le su­ce­dió don Juan Gu­tié­rrez Las­cu­rain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.