Ge­rar­do Gu­tié­rrez

El Sol de Acapulco - - Portada - Ge­rar­do Gu­tié­rrez Can­dia­ni

Los dis­cur­sos

de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en su pri­mer día co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ge­ne­ra­ron sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos.

Para mu­chos –muy pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos– es­pe­ran­za y res­pal­do a quien lle­ga al po­der con un ca­pi­tal elec­to­ral y po­pu­lar iné­di­to, sin pre­ce­den­tes en al me­nos cin­co su­ce­sio­nes pre­si­den­cia­les. Para otros, las du­das y los te­mo­res que siempre aca­rrean los cam­bios: nue­vos con­te­ni­dos y for­mas de una cla­se po­lí­ti­ca emer­gen­te, así co­mo una muy lar­ga lis­ta de pro­me­sas, sin es­pe­ci­fi­car có­mos o cos­tos.

Di­fí­cil­men­te po­día es­pe­rar­se un arran­que se­xe­nal co­mo los pre­ce­den­tes y sin po­lé­mi­ca, por­que lo que es in­ne­ga­ble es que es­ta­mos an­te una nue­va eta­pa. Para leer el mo­men­to y los días y años por ve­nir, siempre ha­brá que te­ner pre­sen­te có­mo y por qué lle­ga­mos has­ta aquí.

La cau­sa es cla­ra: un ma­les­tar so­cial ex­ten­di­do an­te los agu­dos pro­ble­mas que en­fren­ta el país. In­se­gu­ri­dad y vio­len­cia, po­bre­za que afec­ta a mi­llo­nes, co­rrup­ción e im­pu­ni­dad que so­ca­va­ron la con­fian­za en los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y en las ins­ti­tu­cio­nes.

Se­ría ilu­so pre­ten­der que to­do fue­ra co­mo de cos­tum­bre, só­lo con ajus­tes me­no­res. Los re­sul­ta­dos del 1o de ju­lio con­fir­ma­ron una exi­gen­cia de cam­bios, re­ma­cha­da con una ma­yo­ría en el Con­gre­so para el go­bierno.

Esa es la en­cru­ci­ja­da an­te la que es­ta­mos: la opor­tu­ni­dad de cons­truir so­lu­cio­nes efec­ti­vas a los gran­des re­tos del país, a par­tir de la fuer­za que da ese man­da­to po­pu­lar, pe­ro tam­bién los ries­gos de con­cen­trar tan­to po­der en un hom­bre, un mo­vi­mien­to o una ex­pre­sión po­lí­ti­ca.

Ahí re­si­de el re­sor­te del res­pal­do a la cuar­ta trans­for­ma­ción, aun­que no que­de cla­ro to­da­vía un pro­yec­to de na­ción que le dé con­sis­ten­cia, y las mis­mas cir­cuns­tan­cias fun­da­men­tan la ne­ce­si­dad de pre­ser­var el sis­te­ma de pe­sos y con­tra­pe­sos de la de­mo­cra­cia.

Mé­xi­co ne­ce­si­ta un go­bierno efec­ti­vo y exitoso en fun­ción del bien de la na­ción. Su fra­ca­so, ya sea por la iner­cia de la si­tua­ción pre­sen­te o por que em­peo­re, se­ría te­rri­ble. Nos lle­va­ría a es­ce­na­rios im­pre­de­ci­bles.

Ello re­quie­re de un je­fe de Es­ta­do que de­fi­ni­ti­va­men­te de­je atrás la ac­ti­tud de can­di­da­to o lí­der par­ti­dis­ta para unir a los me­xi­ca­nos so­bre una vi­sión de país en la que po­da­mos con­fluir, más allá de nues­tras di­fe­ren­cias. Pe­ro con igual ur­gen­cia, es cru­cial que fun­cio­ne la di­vi­sión de po­de­res y la ca­pa­ci­dad de con­tra­pe­so del fe­de­ra­lis­mo y de los or­ga­nis­mos au­tó­no­mos, en sus ta­reas de re­gu­la­ción e in­ter­ven­ción es­pe­cia­li­za­da.

Me­jor aún, que la ciu­da­da­nía y la so­cie­dad ci­vil se ha­gan sen­tir y par­ti­ci­pen más. Apo­yar lo que sea apro­pia­do para Mé­xi­co o, en su de­fec­to, opo­ner­se con ar­gu­men­tos y con­tra­pro­pues­tas via­bles, en pleno ejer­ci­cio de nues­tros de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les y por la vía de los ins­tru­men­tos de la de­mo­cra­cia.

Hay que ase­gu­rar­nos de que, en aras del cam­bio, no se des­tru­ya lo que fun­cio­na y ha cos­ta­do tan­to lo­grar. Esa es la vía para edi­fi­car, con vi­sión y de for­ma in­clu­yen­te, una trans­for­ma­ción que de­je le­ga­dos real­men­te tras­cen­den­tes, co­mo los que he­re­da­mos de la In­de­pen­den­cia, la Re­for­ma o la Re­vo­lu­ción.

Más que un tren o una re­fi­ne­ría: ci­mien­tos co­mo el for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de de­re­cho, con fis­ca­lías y po­li­cías com­pe­ten­tes y con­fia­bles. Un sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial universal y fi­nan­cie­ra­men­te sus­ten­ta­ble, que alien­te la for­ma­li­za­ción y la pro­duc­ti­vi­dad.

Un go­bierno no só­lo aus­te­ro, sino efi­cien­te, con ins­ti­tu­cio­nes y un ser­vi­cio ci­vil de ca­rre­ra só­li­dos y ca­pa­ces en sus áreas de es­pe­cia­li­za­ción. Una edu­ca­ción que va­lo­re el pa­sa­do, pe­ro que pre­pa­re a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes para los re­tos y opor­tu­ni­da­des del Si­glo XXI.

Pri­me­ro los po­bres, sin per­der de vis­ta que las po­lí­ti­cas so­cia­les no bas­tan: tie­nen que com­ple­men­tar­se con el cre­ci­mien­to y la mul­ti­pli­ca­ción de las em­pre­sas y con em­pleos que den pa­so a la mo­vi­li­dad so­cial. Un es­fuer­zo in­te­gral para que las re­gio­nes con re­za­gos al­can­cen a las más desa­rro­lla­das. La opor­tu­ni­dad es­tá ahí, al igual que los re­tos y los ries­gos. Una pri­me­ra prue­ba de con­sis­ten­cia ven­drá con la pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to y la Ley de In­gre­sos, an­tes del 15 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.