Gas­ligh­ting y cómo en­fren­tar­lo De­fi­ni­ción: Pa­trón de abu­so emo­cio­nal,

El Sol de Acapulco - - Cultur Awww. - AU­REA ARAU­JO AGUILAR

tér­mino clí­ni­co que alu­de a una for­ma muy es­pe­cial de ma­ni­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca. Aún no hay una tra­duc­ción en es­pa­ñol.

Di­cha ma­ni­pu­la­ción con­sis­te en dis­tor­sio­nar he­chos que van des­de lo más co­ti­diano has­ta los as­pec­tos más re­le­van­tes de la vi­da de una per­so­na, afec­tan­do len­ta­men­te su jui­cio y de­ján­do­la ca­da vez más ais­la­da y vul­ne­ra­ble.

Pue­de pre­sen­tar­se en es­po­sos, pa­re­ja, no­vios, fa­mi­lia­res cer­ca­nos, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, et­cé­te­ra. La for­ma en que sue­le mos­trar­se es y pue­de ser la si­guien­te:

La per­so­na cer­ca­na te ha­ce du­dar de tus pa­la­bras y ac­cio­nes. Te des­mien­te y no eres ca­paz de de­fen­der con fir­me­za tu criterio y pa­re­cer. Co­mien­zas a du­dar de tu reali­dad por­que te di­ce que no es co­mo tú lo vis­te o lo oís­te. ¡Cui­da­do! Pue­des es­tar sien­do víc­ti­ma de Gas­ligh­ting. Es­te abu­so emo­cio­nal, mu­chas ve­ces im­per­cep­ti­ble, es ca­paz de las­ti­mar tu au­to­es­ti­ma y cor­du­ra.

¡Eso no fue lo que di­jis­te! ¡Haz me­mo­ria, no pue­de ser que no te acuer­des! ¡Tú es­tás en otro la­do, vi­ves es­trés! Eres un exa­ge­ra­do, es­tás ha­cien­do una tor­men­ta en un va­so con agua, Es­tás de­li­ran­do, Lo que te di­je era una bro­ma, so­la­men­te pa­ra ver cuál era tu res­pues­ta.

To­ma en cuen­ta que el de­pre­da­dor se mos­tra­rá muy se­gu­ro de sí mis­mo, a ve­ces has­ta sor­pren­di­do de tus “du­das”, to­do pa­ra con­ven­cer­te que él o ella tie­ne ra­zón.

¿Que per­si­gue la per­so­na que ha­ce Gas­ligh­ting?

Ge­ne­rar mie­do e in­se­gu­ri­dad. In­du­cir a mal cues­tio­nar­te. Co­men­za­rás por de­cla­rar­te ol­vi­da­di­za (o), en­se­gui­da du­da­rás de tus ca­pa­ci­da­des, ca­da vez es­ta­rás más y más con­fun­di­da (o) y vul­ne­ra­ble.

Tu criterio de la reali­dad se ve­rá al­te­ra­do. Es­te ti­po de ma­ni­pu­la­ción es muy su­til, pe­ro pe­li­gro­sa, ya que lle­va a con­ti­nuar con y en re­la­cio­nes tó­xi­cas, has­ta ha­cer­te creer que la que es­tá mal eres tú, tam­bién pue­de ale­jar­te de tus se­res que­ri­dos, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, et­cé­te­ra.

Mu­chos y po­si­bles da­ños psi­co­ló­gi­cos que en­fren­ta la víc­ti­ma de Gas­ligh­ting:

Cues­tio­nas tus ideas o ac­cio­nes cons­tan­te­men­te.

Te pre­gun­ta­rás mu­chas ve­ces al día si eres muy sen­si­ble.

Te pre­gun­tas por qué no eres fe­liz, si apa­ren­te­men­te es­tán pa­san­do co­sas bue­nas en tu vi­da.

Cons­tan­te­men­te ofre­ces ex­cu­sas a tus fa­mi­lia­res o ami­gos por el com­por­ta­mien­to de tu es­po­sa (o), pa­re­ja, no­vio, ami­go, et­cé­te­ra.

Te ves a ti mis­ma ocul­tan­do in­for­ma­ción pa­ra no te­ner que ex­pli­car o dar ex­cu­sas de di­cho com­por­ta­mien­to.

Em­pie­zas a men­tir pa­ra evi­tar que te cam­bien de reali­dad. Te pre­gun­tas cons­tan­te­men­te si es­tás sien­do lo su­fi­cien­te­men­te bue­na es­po­sa (o), hi­ja, ami­ga, em­plea­da, no­via, et­cé­te­ra.

Al­gu­nas for­mas de ac­tuar del agre­sor de Gas­ligh­ting.

Se des­di­ce en tu ca­ra. Mien­te con des­ca­ro y fir­me­za so­bre lo ob­vio. Te ha­ce du­dar so­bre co­sas muy co­ti­dia­nas has­ta que lo­gra con­fun­dir­te so­bre te­mas tras­cen­den­ta­les.

Ter­gi­ver­sa los he­chos a su fa­vor pa­ra res­pal­dar sus afir­ma­cio­nes con res­pec­to a ti, ge­ne­ran­do du­das y con­fu­sión.

Des­pués de acu­sar­te se mues­tra co­mo tu sal­va­dor, siem­pre es­tá dis­pues­to a res­ca­tar­te.

Al­te­ra epi­so­dios de crí­ti­cas des­truc­ti­vas con re­co­no­ci­mien­to de for­ta­le­zas, así se po­si­cio­na en tu men­te co­mo una per­so­na dig­na de con­fian­za que bus­ca ayu­dar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.